martes, 2 de septiembre de 2014

Primers de setembre


Diari d’estiu (18)

Primers de setembre.

Acabo de sopar amb l’Alícia, m’ha convidat a fer-ho a casa seva, en l’esplèndida terrassa del seu magnífic entresol del carrer Diputació. La té molt ben decorada amb una gran taula, un para-sol de colors i moltes plantes i flors que la perfumen i vesteixen; és una eixida espaiosa en la que s’està fresc i còmode, és un lloc molt agradable, ideal per dinar o sopar amb els amics, prendre unes copes o conversar, llegir o sentir música, tot alhora o en diferent ordre.

Quan he arribat aquest vespre, al bell mig de la terrassa bessona i veïna del costat de la seva, una senyora de mitjana edat i amb trets andins estava asseguda tota sola en l’únic moble que hi havia, una simple i pelada cadira de tisora, plegable i de fusta, mentre, de dins de la casa, sortia a tot volum la música d’una òpera italiana.

El veí del costat és un metge odontòleg  retirat i malalt, rondinaire, tocat del bolet, una mica sord, que va en cadira de rodes i que té el costum, quan li ve de gust, de sentir òperes amb el volum a la màxima potència. Mentre ho fa, la senyora que el cuida, s’espera a la terrassa asseguda i de braços creuats sense fer res tota l’estona que dura l’audició, asseguda al centre geomètric del rectangle que el veí té completament nu de mobles o de vegetació decorativa.

Quan acaba la música s'aixeca, plega i se’n porta la cadira de tisora, apaga els llums i tanca la porta de la terrassa. Cal dir que la senyora no feia pas cara de sentir la música, només de deixar el temps passar. Gairebé com la cara que fa tothom a qualsevol hora del dia.

Havent sopat i al sortir de casa de l’Alícia m’he trobat al carrer amb un cambrer d’un restaurant proper, corrent i rient igual que una criatura; duia una safata plena de copes i begudes en un equilibri precari mentre un altre cambrer l’empaitava, també rient i esquitxant-lo amb cava que li llançava d’una botella com ho fan els que guanyen curses de motos o de cotxes. Els vianants i la gent de les voreres els contemplava sorpresos empaitar-se, però amb goig i tranquil·litat al veure que només era un joc entre amics. No he pogut distingir si el cava era Brut o Brut Nature.

Dues illes de casses més enllà dos nois més també s’empaitaven igual l’un a l’altre, també rient i llançant-se pel cap, en el seu cas, barres de pa sec en lloc d’esquitxar-se amb cava. Pa sec o del dia, no n’estic segur.

És evident que als barcelonins ens agradar jugar a empaitar-nos, és un joc infantil i eròtic de tota la vida. El cava és un bon auguri, en canvi, el pa sec em temo que no.

Abans, però, quan he sortit de casa meva per a anar a sopar amb l’Alícia m’he trobat amb l’Elvira, una veïna que feia temps que no veia; ens hem saludat amb alegria i ens hem preguntat per les nostres vacances. L’Elvira té més de setanta anys, a prop ja dels vuitanta, i és una dona molt peculiar per qüestions que ara no venen al cas. Avui, al veure’ns de nou, hem recordat que fa molt ens vam trobar per casualitat en una platja nudista, els dos nus com Déu ens va dur al món.

Una platja nudista és, indubtablement, un lloc com qualsevol altre, i aquesta una manera interessant i poc convencional de trobar-te amb un conegut o coneguda, en pilota picada, i tenir que, per bona educació, fer-la petar del que sigui, del temps, de política, de la crisi econòmica o del Barça, com si ens haguéssim trobat a l’ascensor de casa pujant o baixant, procurant, això sí, aguantar la distància i la mirada en els ulls de l’altre en un esforç per mantenir una actitud natural i desimbolta en una situació que, malgrat el que es pretén, no és ni natural ni desimbolta.

Parlant de nueses, aquest matí m’he comprat, a les parades provisionals del Mercat de Sant Antoni que tinc davant de casa, una camisa i uns calçotets amb tonalitats blau cels que lliguin amb els texans, ho he fet perquè la meva mare em deia sempre que sortís de casa amb els calçotets nets i nous, amb la goma tensa. També per allò dels mals temps que s’acosten, i, en conseqüència, perquè un mai no sap quan haurà de abaixar-se els pantalons  per obligació i ordre del Govern d’Espanya, per una urgència mèdica o bé haurà d’improvisar un streaptease eròtic amb un mínim de garanties i solvència, cal doncs estar preparat i que tot harmonitzi  adequadament, ja que no tinc vint anys he pensat que al menys he de procurar que els colors facin joc i no desentonin, he fet bé, oi?

-----------------------

Diario de verano (18)

Primeros de setiembre.

Acabo de cenar con Alicia, me ha invitado a hacerlo en su casa, en la espléndida terraza de su magnífico entresuelo de la calle Diputación. La tiene muy bien decorada con una gran mesa, una sombrilla de colores y muchas plantas y flores que la perfuman y visten; es una glorieta espaciosa en la que se está fresco y cómodo, es un lugar muy agradable, ideal para comer o cenar con los amigos, tomar unas copas o conversar, leer o escuchar música, todo al mismo tiempo o en diferente orden.

Cuando he llegado esta noche, en medio de la terraza gemela y vecina que hay al lado de la suya, una señora de mediana edad y con rasgos andinos estaba sentada sola en el único mueble que había, una simple y pelada silla de tijera, plegable y de madera, mientras, dentro de la casa, se oía a todo volumen la música de una ópera italiana.

El vecino de al lado es un médico odontólogo retirado y enfermo, gruñón, un poco chiflado, un poco sordo también, que va en silla de ruedas y que tiene la costumbre, cuando le apetece, de oír óperas con el volumen a la máxima potencia . Mientras lo hace, la señora que lo cuida, se espera en la terraza sentada y de brazos cruzados sin hacer nada todo el tiempo que dura la audición, sentada en el justo centro geométrico del rectángulo que el vecino tiene completamente desnudo de muebles o de vegetación decorativa.

Cuando acaba la música se levanta, pliega y se lleva la silla de tijera, apaga las luces y cierra la puerta de la terraza. Hay que decir que la señora no hacía cara de escuchar la música, sólo de dejar el tiempo pasar. Casi como la cara que hace todo el mundo a cualquier hora del día.

Después de cenar y al salir de casa de Alicia me he encontrado en la calle con un camarero de un restaurante cercano, corriendo y riendo igual que una criatura; llevaba una bandeja llena de copas y bebidas en un equilibrio precario mientras, otro camarero le perseguía, también riendo y salpicándolo con cava que le echaba de una botella como lo hacen los que ganan carreras de motos o de coches. Los peatones y la gente de las aceras los contemplaba sorprendidos perseguirse, pero con gozo y tranquilidad al ver que sólo era un juego entre amigos. No he podido distinguir si el cava era Brut o Brut Nature.

Dos manzanas de casas más allá dos chicos también se perseguían igual el uno al otro, también riendo y lanzándose por la cabeza, en su caso, barras de pan seco en lugar de salpicarse con cava. Pan seco o del día, no estoy seguro.

Es evidente que los barceloneses nos gusta jugar a perseguir-nos, es un juego infantil y erótico de toda la vida. El cava es un buen augurio, en cambio, el pan seco me temo que no.

Antes, cuando he salido de mi casa para ir a cenar con Alicia me he encontrado con Elvira, una vecina que hacía tiempo que no veía; nos hemos saludado con alegría y nos hemos preguntado por nuestras vacaciones. Elvira tiene más de setenta años, cerca ya de los ochenta, y es una mujer muy peculiar por cuestiones que ahora no vienen al caso. Hoy, al vernos de nuevo, hemos recordado que hace mucho nos encontramos por casualidad en una playa nudista, los dos desnudos como Dios nos trajo al mundo.

Una playa nudista es, indudablemente, un lugar como cualquier otro, y esta una manera interesante y poco convencional de encontrarte con un conocido o conocida, en pelota picada, y tener que, por buena educación, charlar de lo que sea , del tiempo, de política, de la crisis económica o del Barça, como si nos hubiéramos encontrado en el ascensor de su casa subiendo o bajando, procurando, eso sí, aguantar la distancia y la mirada en los ojos del otro en un esfuerzo por mantener una actitud natural y desenvuelta en una situación que, a pesar de lo que se pretende, no es ni natural ni desenvuelta.

Hablando de desnudeces, esta mañana me he comprado, en los puestos provisionales del Mercado de San Antonio que tengo delante de casa, una camisa y unos calzoncillos con tonalidades azul celeste que liguen con los vaqueros, lo he hecho porque mi madre me decía siempre que saliera de casa con los calzoncillos limpios y nuevos, con la goma tensa. También por aquello de los malos tiempos que se acercan, y, en consecuencia, porque uno nunca sabe cuándo tendrá que bajarse los pantalones por obligación y orden del Gobierno de España, por una urgencia médica o bien deberá improvisar un streaptease erótico con un mínimo de garantías y solvencia, hay pues que estar preparado y que todo armonice adecuadamente, ya que no tengo veinte años he pensado que, al menos,he de  procurar que los colores hagan juego y no desentonen, he hecho bien, ¿verdad?



6 comentarios:

Inés González dijo...

Su madre lo ha educado muy bien mi apreciado amigo, no sólo por el consejo acertado que le dio, sino en el gusto y saber elegir con maestría y delicadeza.
Mi madre nos decía algo parecido, aunque no se refería a lo que pudiera pasar y nos pillara con la intimidad desflecada, sino por el cuidado mismo de una bonita ropa interior.
Como buena y sagaz vendedora que era, nunca se le escapaba ese detalle. Criticando a las mujeres que iban elegantemente vestidas pero descuidando la ropa interior.
Una no puede ir con harapos y jirones, nos inculcaba.
Ud no sólo ha hecho bien, ha elegido correctamente sus gallumbos, son preciosos como así también el resto de los complementos.
Lo felicito!
Y le agradezco encantada estos relatos-retratos deliciosos de su barrio tan peculiar y pintoresco.
Abrazos y besos

Marga dijo...

Jajaja has hecho perfectamente!!!

Que será del mundo cuando no queden madres que nos adviertan de la necesidad de: llevar muda limpia, hacer la cama y dejar los cacharros recogidos por "si pasara algo". Que siempre pensé: y quién va a reparar en ello de pasar algo?? pero da igual, ahí lo tengo, como un tic metidito en mi cerebro! jajaja benditas madres de las de antes (no sé las de ahora, hablo por lo que me tocaba, mi madre).

En mi caso conjuntar ropa, colores y complementos se llama ir fantástico/a y es casi un juego. Me encantan los colores y me gusta cuidarlos, no sólo en la ropa.

Jo, qué suerte la de su amiga... sabe que es uno de mis mayores deseos? una terraza urbana de ese estilo, ya ve, qué tontuna, pero siempre he creído que allí sería feliz cual regaliz. De esos espacios míticos que una tiene. En fin...

Y sí, estoy con usted, no hay nada menos natural que un lugar nudista cuando te encuentras con alguien conocido, jajaja, me imagino la situación y me daría la risa. Aunque yo siempre tengo gracietas a punto para salir de apuros así, seguro que alguna se me ocurriría porque lo que nunca haría sería obviar el hecho de estar en pelotilla picá y actuar como si tal cosa. Me resultaría imposible.

Perseguir es uno de los primeros juegos que entienden los bebés. El que ahora tenemos en la familia, a punto del año, se ríe de aupa cuando lo jugamos, casi tanto como nosotros, embobados y con cara de lelos, que le observamos sin perder ripio.

Besos ratón que te pilla el gato, ratón que te va a pillar.

Isolda dijo...

Es un verdadero placer leerte. De hecho, lo hago siempre aunque no deje constancia.
Espero que no tengamos que vernos en situaciones como las que apuntas.
I has fet molt bé; les mares sempre tenen raó.
Besos

El peletero dijo...

Me alegro que le haya gustado, querida Inés.

De gayumbos los hay de muchas clases, en mi caso prefiero el tipo slip con abertura lateral, es mucho más práctico para hacer pipí, te sacas “la cosa” de manera sencilla y natural, cómoda, en lugar de hacerlo por un camal o por arriba y que te la aprisione el mismo gayumbo dificultando el tránsito en la correcta canalización y desagüe de la orina; además, sentírtela pillada y apretada por la goma mientras orinas es desagradable, pudiendo también soltarse de repente de los dedos y darte un latigazo que, como usted ya de debe saber, hace daño al ser esta una parte muy sensible y delicada de la anatomía masculina por la que la mayoría de los hombres tienen mucha querencia y estima por razones obvias que ahora no vienen exactamente al caso, pero que seguro que usted también debe imaginar y conocer perfectamente.

La comodidad esa también nos permite evitar que algunas gotas salpiquen el suelo o nuestros zapatos. Todo son ventajas!!!

En fin, pues eso, lo mejor es no ir apretado, que la cosa vaya suelta y colgando a su aire aunque recogidita, siempre es, al menos en este caso, lo mejor.

Los misterios de lo masculino también tienen su qué, su cómo y su dónde. Y hasta su porqué.

Besos educados.

El peletero dijo...

Así es, querida Marga, aquellas madres eran un tesoro. Era otro tiempo, otro mundo, otras historias en sus hombros que llevaban a cuestas. Yo, por lo menos, encuentro mucho a faltar a la mía.

La desnudez sólo se soporta, por decirlo así, cuando la distancia desaparece. Mientras permanece, aunque sean unos pocos centímetros siempre nos sentimos tensos, todo cambia cuando el gato pilla al ratón, lo deja ir y lo vuelve a perseguir.

Aquellas madres ya no están, pero ya vemos que los niños quieren seguir siendo lo que siempre han sido.

Creo que el gato me ha pillado hoy, besos de ratón.

El peletero dijo...

Gracias por sus palabras, Isolda, y muchas más gracias por leerme.

Dudo que nos encontremos en esa situación que describo en el post. Usted habrá podido ver alguna fotografía mía en mi blog que habré publicado, pero yo no tengo ninguna suya, así que no podría reconocerla por más que quisiera.

Besos.