miércoles, 16 de septiembre de 2015

Terra de cristall.



Diari d’estiu (20)

Terra de cristall.

En el proper post parlaré del David Bowie, del Chick Korea i d’el Thelonius Monk i potser, només potser,  d’en Coyote Man, però avui no, avui ho faré dels terres de cristall i que els llibres només són llibres i no pas columnes ni arbres, els llibres no aguanten pas com les pedres cap sostre capaç de protegir-nos ni del sol ni de la pluja, aquest, però, és el seu valor.

Ahir, a la Central del Raval del carrer Elisabets, em vaig comprar La nit sexual, d’en Pascal Quignard, un llibre que és una petita mostra d’imatges obscenes que el Sr. Quignard col·lecciona i que va decidir recopilar i comentar en un sol volum a rel de la llei que es va votar als USA sobre la decència que han de mantenir els mitjans de comunicació. Una llei que, em sembla a mi, molt bona part de la població europea, inclosa la progressista, puritana i d’esquerres, aprovaria també. I aquest matí, al mercat vell de llibres de Sant Antoni, i només per un trist i pansit euro, Política y literatura de l’Azorin (Alianza Editorial, 1968)

Diu Azorín que “En España el vocablo mandar ha sido siempre sinónimo de prohibir: nuestra política secular puede resumirse en las prohibiciones y en las expulsiones. Hemos expulsado a los moriscos y a los judíos; sabios economistas (como Fernández Navarrete en su Conservación de Monarquías, discurso VII) han llegado a aconsejar que se lanzase también fuera de España a los gitanos, a los irlandeses y a los extranjeros de toda suerte. No hemos ido tan lejos por esa vía; más el éxodo forzado de los moriscos no es una empresa despreciable.”

I no fa encara dos dies que els ministres espanyols d’Interior i de Justícia han manifestat que l’Estat Islàmic pot infiltrar yihadistes entre els refugiats que són assignats a Espanya. Ni fa tres dies tampoc que el Pablo Iglesias atia diferències ètniques en la societat catalana que només hi són en el seu cap ple de prejudicis d’universitari i de polític ja professional. A l’igual que les burles miserables del Fernando Savater, del Julian Marías i de bona part de la intel·lectualitat espanyola amb només unes poques excepcions. Sincerament, la demanda d’independència d’una part de la societat catalana en relació a Espanya és tant una fugida com una expulsió d’uns estrangers, els catalans que no cabem dins de la matriu castellana de l’Estat i som foragitats com si fóssim un cos aliè, estrany i perillós. Aquí, a Catalunya, sempre fem broma dels tancs que l’Exèrcit d’Espanya ens enviarà per fer callar la secessió, i que, val a dir, en realitat ja ens els ha enviat amb les darreres declaracions del ministre espanyol de Defensa a l’afirmar que no farà falta si tothom compleix amb el seu deure.

Espanya no pot ni vol saber les raons de la secessió catalana, creu viure confortable amb el seu sempitern vel que el separa de la realitat. Si volgués conèixer-les s’hauria de mirar al mirall i s’adonaria si ho fes que la independència catalana implica també la seva pròpia, la independència espanyola, al fer-se definitivament adulta. Ja sé que dit així pot semblar una impertinència o un excés de supèrbia per la meva part perquè no sóc ningú per donar consells excepte per la bandera que hi surt en el meu DNI. De l’Estat espanyol només ens arriben amenaces i burles de gent amargada, plena de rancúnia, de bilis i de ràbia com un marit que no compren que la seva esposa li demani el divorci. En les seves propostes no hi ha res d’il·lusionant, d’engrescador ni pels catalans ni tampoc pels espanyols, no hi ha ni esperança, ni goig ni horitzó comú com el que es va viure a la Meridiana de Barcelona el passat dia 11.

En el proper post, com he dit al principi, parlaré del David Bowie, del Chick Korea i d’el Thelonius Monk i potser d’en Coyote Man, però avui no, avui ho fet dels terres de cristall i de la pluja sobtada que no t’esperes i et mulla tota la roba estesa. Ahir tarda va ploure i jo tenia roba acabada d’estendre i havia d’haver obert la meva botiga a l’espera de la clientela, però em vaig declarar en vaga amb mi mateix i me’n vaig anar a caminar, va ser una passejada i una pluja lleugera que va omplir d’humitat l’atmosfera igual que en una sauna turca; els tolls d’aigua semblaven quars o diamants polits, però només era vidre, cristall que es trenca quan reflexa la realitat o li cau al damunt el cel.

----------------------

Diario de verano (20)

Suelo de cristal.

En el próximo post hablaré de David Bowie, de Chick Korea y de Thelonius Monk y tal vez, sólo tal vez, de Coyote Man, pero hoy no, hoy lo haré de los suelos de cristal y que los libros sólo son libros y no columnas ni árboles, los libros no aguantan como las piedras ningún techo capaz de protegernos ni del sol ni de la lluvia, éste, sin embargo, es su valor.

Ayer, en la Central del Raval de la calle Elisabets, me compré La noche sexual, de Pascal Quignard, un libro que es una pequeña muestra de imágenes obscenas que el Sr. Quignard colecciona y que decidió recopilar y comentar en un solo volumen a raíz de la ley que se votó en los USA sobre la decencia que deben mantener los medios de comunicación. Una ley que, me parece a mí, muy buena parte de la población europea, incluida la progresista, puritana y de izquierdas, aprobaría también. Y esta mañana, en el mercado de libros de viejo de San Antonio, y sólo por un triste y mustio euro, Política y literatura de Azorin (Alianza Editorial, 1968)

Dice Azorín que: “En España el vocablo mandar ha sido siempre sinónimo de prohibir: nuestra política secular puede resumirse en las prohibiciones y en las expulsiones. Hemos expulsado a los moriscos y a los judíos; sabios economistas (como Fernández Navarrete en su Conservación de Monarquías, discurso VII) han llegado a aconsejar que se lanzase también fuera de España a los gitanos, a los irlandeses y a los extranjeros de toda suerte. No hemos ido tan lejos por esa vía; más el éxodo forzado de los moriscos no es una empresa despreciable.”

Y no hace todavía dos días que los ministros españoles de Interior y de Justicia han manifestado que el Estado Islámico puede infiltrar yihadistas entre los refugiados que son asignados a España. Ni hace tres días tampoco que Pablo Iglesias atiza diferencias étnicas en la sociedad catalana que sólo están en su cabeza llena de prejuicios de universitario y de político ya profesional. Al igual que las burlas miserables de Fernando Savater, de Julian Marías y de buena parte de la intelectualidad española con sólo unas pocas excepciones. Sinceramente, la demanda de independencia de una parte de la sociedad catalana en relación a España es tanto una fuga como una expulsión de unos extranjeros, los catalanes que no cabemos dentro de la matriz castellana del Estado y somos expulsados ​​como si fuéramos un cuerpo ajeno, extraño y peligroso. Aquí, en Cataluña, siempre bromeamos con los tanques que el Ejército de España nos enviará para acallar la secesión, y que, vale decir, en realidad ya nos los ha enviado con las últimas declaraciones del ministro español de Defensa al afirmar que no hará falta si todo el mundo cumple con su deber.

España no puede ni quiere saber las razones de la secesión catalana, cree vivir confortable con su sempiterno velo que lo separa de la realidad. Si quisiera conocerlas debería mirarse en el espejo y se daría cuenta si lo hiciera que la independencia catalana implica también la suya propia, la independencia española, al hacerse definitivamente adulta. Ya sé que dicho así puede parecer una impertinencia o un exceso de soberbia por mi parte porque no soy nadie para dar consejos excepto por la bandera que sale en mi DNI. De España sólo nos llegan amenazas y burlas de gente amargada, llena de rencor, de bilis y de rabia como un marido que no comprende que su esposa le pida el divorcio. En sus propuestas no hay nada de ilusionante,  ni de estimulante ni para los catalanes ni tampoco para los españoles, no hay ni esperanza, ni alegría ni un horizonte común como el que se vivió en la Meridiana de Barcelona el pasado día 11.

En el próximo post, como he dicho al principio, hablaré de David Bowie, de Chick Korea y de Thelonius Monk y tal vez de Coyote Man, pero hoy no, hoy lo hecho de los suelos de cristal y de la lluvia repentina que no te esperas y te moja toda la ropa tendida. Ayer tarde llovió y yo tenía ropa recién tendida y debía de haber abierto mi tienda a la espera de la clientela, pero me declaré en huelga conmigo mismo y me fui a caminar, fue un paseo y una lluvia ligera que llenó de humedad la atmósfera al igual que en una sauna turca; los charcos de agua parecían cuarzo o diamantes pulidos, pero sólo era vidrio, cristal que se rompe cuando refleja la realidad o le cae encima el cielo.

4 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

El título me parece muy bien elegido para esta entrada.Tengo la impresión de que caminamos por tierra de cristal que no soportará el peso de nuestros pasos.
He perdido la fe en los de aquí y en los de allí y siento crujir el suelo de cristal.

Respetando tu sentir --nunca discuto los sentimientos--, hago algunas precisiones semánticas:
Las palabras de Iglesias no las percibo "etnicistas"; no se trata de etnias entre catalanes sino más bien de las distintas identidades que conforman Catalunya.

-Me parece acertado que digas "Estado", en lugar de España, porque esta es un conjunto de personas que no son hostiles a Catalunya y cuando se utiliza ese nombre para responsabilizarlos de agravios, se les está tratando injustamente.

-Y más preciso sería decir GOBIERNO en lugar de Estado, pues es el gobierno de derechas el que dicta las leyes y creo que quitándoles el Poder se solucionarían muchos problemas.

Espero tu próxima entrada con interés.
Salut.

El peletero dijo...

Bienvenido a mi casa Fanny Sinrima.

Acepto tus precisiones, bienvenidas son siempre las puntualizaciones semánticas.

Pablo Iglesias hizo mención a los orígenes y en este sentido creo que es acertado usar esa expresión de “étnico” porque aquí huimos de eso y no queremos en ningún caso que se nos asemeje al nacionalismo vasco, el catalán es cultural i civil y nada nos enorgullece y satisface más que ver a alguien de las antípodas hablar con placer catalán. La mía ha sido desde siempre una tierra de acogida y lo sigue siendo y a pesar de no tener Estado y haber recibido todo tipo de agresiones hemos sobrevivido, no todos los pueblos pueden decir lo mismo.

Él no lo sabe, pero lo que hizo Pablo Iglesias es un pecado mortal en Cataluña y había que explicárselo. A su favor hay que decir que pidió disculpas.

Cataluña es un país diverso, enormemente heterogéneo y esa es, por decirlo así, una de sus grandezas, nunca ha sido ni uniforme ni igual y yo deseo que siga siendo ese mosaico que es porque eso le confiere toda su riqueza.

Siempre procuro usar la palabra Estado, pero no siempre es posible desde el punto de vista de la escritura del texto y la palabra España, aunque imprecisa, ofrece una generalidad que es útil literariamente. En relación a eso mismo y a la diferencia que me planteas entre Estado y Gobierno es cierta, pero ya se sabe que, y los catalanes lo sabemos de sobra, lo más parecido a un español de derechas, con las debidas excepciones, es un español de izquierdas y perdona la ironía.

También siempre procuro hablar de la “parte” de la población catalana que desea la independencia, es necesario precisarlo porque es obvio que no todos los catalanes la desean, pero nadie sabe cuántos, España, su Estado o su Gobierno, no sé, no dejan que nos contemos, impiden un referéndum, nada más fácil sería, pero no hay manera, parece que estemos en tiempos de la pérdida de Cuba, se está actuando igual.

España debería saber, o su Estado o su Gobierno, que el mejor aliado que tendrá España en el mundo será Cataluña y los vínculos emocionales y de todo tipo deben mantenerse, faltaría mas!!!

En fin, sí, estamos pisando un suelo de cristal.

Bienvenido de nuevo, gracias por su comentario y muchos saludos.

Miquel dijo...

Bueno, no se si estaré a la altura. La entrada es muy buena y FANNY SINRIMA ha hecho unas precisiones fenomenales.

Estoy con ella en lo de :"He perdido la fe en los de aquí y en los de allí y siento crujir el suelo de cristal."
Por otro lado, con Pablo Iglesias discrepo en varias cuestiones, aunque es un tipo que me cae fenomenal, además de ver más que necesaria esta actitud jóven en medio de tanto carcamal (quizá es que a mís 62 años añoro la fuerza impetuosa de la juventud)
.
Estoy contigo en : " siempre procuro hablar de la “parte” de la población catalana que desea la independencia, es necesario precisarlo porque es obvio que no todos los catalanes la desean, pero nadie sabe cuántos, España, su Estado o su Gobierno, no sé, no dejan que nos contemos, impiden un referéndum, nada más fácil sería, pero no hay manera, parece que estemos en tiempos de la pérdida de Cuba, se está actuando igual."

Y en : "España debería saber, o su Estado o su Gobierno, que el mejor aliado que tendrá España en el mundo será Cataluña y los vínculos emocionales y de todo tipo deben mantenerse"

Creo que está muy bien expresado.
Salut

El peletero dijo...

Siempre estás a la altura, querido Miquel, y muchas gracias por tus palabras. Hoy en día casi todas las sociedades, los grupos humanos que conviven juntos y se dan leyes a sí mismos para convivir, son completamente diversas y heterogéneas con intereses también legítimos y contrapuestos, está situación significa una gran riqueza y al mismo tiempo es un enorme reto porque no es nada fácil lograr aunar todo ello con justicia.

En cuanto a la fe en política o con los políticos es casi tan odiosa y mema como en religión y sus dioses.

En fin, ¡qué te voy a contar que no sepas ya!

Salut.