martes, 8 de diciembre de 2015

Les mentides i el destí



Diari de tardor (20)

Les mentides i el destí.

Espanya es troba de nou en  campanya electoral, i quan hi ha eleccions, a Espanya o a Nova Zelanda, hom sempre es pregunta en què consisteixen exactament les mentides dels polítics, si tenen alguna característica especial que les diferència de la resta o són com totes les mentides que les persones ens diem les unes a les altres.

Avui, l’Antoni Puigverd parlant de Zapatero, de Carmen Chacón i de l’extinció dels dinosaures, ens fa una interpretació del què són les mentides dels polítics, diu: “Zapatero no serà mai perdonat perquè la gran mentida que li va donar la segona victòria sobre Rajoy (2008) era la mentida que la ciutadania exigia. A saber: que la crisi no era una crisi. Els últims anys de José Luís Zapatero van ser tan grotescos que mai votant algun voldrà reconèixer que va tenir alguna cosa a veure amb aquell tipus.” És a dir, hi ha mentides que l’enganyat demana i necessita, que gairebé exigeix, perquè, com tothom sap, o hauria de saber, les mentides protegeixen d’alguna cosa a qui les diu i a qui se les creu. De què protegia aquesta mentida a Zapatero i al poble espanyol?

El meu germà Albert em pregunta retòricament amb motiu de l’anunci de que la Universitat Rei Joan Carles de Madrid impartirà un curs superior de formadors de reiki. Com s'arriba a assolir una ignorància profunda? Cosa de naixement? Neurones malaltes? Com entenen aquestes persones el món i quines relacions estableixen amb ell? Li responc amb una de les seves frases preferides dient-li que el caràcter és el destí.

Aquests darrers dies a Catalunya s’ha parlat molt del FLA com a conseqüència de la intervenció jurídicament encoberta de les finances de la Generalitat i de la situació en la que es troben els farmacèutics que estan obligats per llei a dispensar els medicaments malgrat no cobrar la part subvencionada d’aquest medicament. ¿Què és el FLA? A algú li importa saber-ho a Espanya? La resposta és que no, si els importés el President de la Xunta de Galícia no gosaria dir que ara Galicia paga i Catalunya demana.

Ni a Espanya ni tampoc a Catalunya els interessa saber-ho, ho he de reconèixer, a casa meva molts estan també satisfets amb l’estat de les coses i l'explicació oficial, com si fossin practicants de reiki o pacients de metges homeòpates. Com s'arriba a assolir una ignorància profunda? Cosa de naixement? Neurones malaltes? Com entenen aquestes persones el món i quines relacions estableixen amb ell? Deu ser cosa de caràcter.

Per la meva banda el que sí puc fer és recordar que fa molts anys quan a casa anàvem a vendre pelleteria fina per tota Espanya i Portugal, els clients ens demanaven sempre bons terminis de pagament, quant més llargs millor, en alguns cassos fins a sis mesos, una barbaritat; tots feien igual i si no els hi donaves no aconseguies vendre res, el crèdit que haurien d’haver demanat ells al banc el demanaven al proveïdor, que, indefectiblement, ell sí, havia d’anar al banc a obtenir-lo amb la diferència i les conseqüències notables que això significa. 

Aquests terminis es concretaven gràcies a les lletres de crèdit on nosaltres érem els lliuradors  a càrrec de les vendes i gràcies a la línia de descompte que ens proporcionava el banc i per a la qual ens cobrava els corresponents interessos que havíem de revertir en els preus. Per a cada remesa que presentàvem al descompte el banc també ens retenia un cinc per cent afegit que ingressava en un compte especial per el que pràcticament no pagava cap interès, i que no es podia fer efectiu perquè estava bloquejat i el capital retingut com a garantia del risc que el banc deia que assumia, oblidant que la garantia ja la cobria el nostre patrimoni i els avals exigits tal i com s’indicava i s’establia en les clàusules del contracte.

Aquestes retencions que ens practicaven disminuïen, com és evident, la nostra liquiditat i ens obligaven a tenir que demanar, per obtenir circulant suficient, nous crèdits al banc que no feien altra cosa que augmentar el passiu i el deute, crèdits, aquests sí, que ens cobraven amb interessos de mercat. És a dir, en realitat, pel mateix servei ens cobraven dues vegades en un cercle viciós que ens va dur directament a la fallida quan les vendes van afluixar. Cobrar dues vegades pel mateix servei té un nom que jo no diré.

Sigui com sigui, cal recordar, en honor a la veritat, que el senyor Zapatero no té pas cap cas de corrupció que li pugui enfosquir la seva trajectòria política, és d’agrair en els temps que corren, potser per això recordo sense poder-lo oblidar l’indult concedit a un famós banquer en el darrer Consell de Ministres del seu govern. Em reafirmo, el caràcter és el destí. 

-----------------------------------------

Diario de otoño (20)

Las mentiras y el destino.

España se encuentra de nuevo en campaña electoral, y cuando hay elecciones, en España o Nueva Zelanda, uno siempre se pregunta en qué consisten exactamente las mentiras de los políticos, si tienen alguna característica especial que las diferencia del resto o son como todas las mentiras que las personas nos decimos las unas a las otras.

Hoy, Antoni Puigverd hablando de Zapatero, de Carmen Chacón y de la extinción de los dinosaurios, nos hace una interpretación de lo que son las mentiras de los políticos, dice: "Zapatero nunca será perdonado porque la gran mentira que le dio la segunda victoria sobre Rajoy (2008) era la mentira que la ciudadanía exigía. A saber: que la crisis no era una crisis. Los últimos años de José Luís Zapatero fueron tan grotescos que nunca votante alguno querrá reconocer que tuvo algo que ver con aquel tipo."Es decir, hay mentiras que el engañado pide y necesita, que casi exige, porque, como todo el mundo sabe, o debería saber, las mentiras protegen de algo a quien las dice y a quién se las cree. ¿De qué protegía esta mentira a Zapatero y al pueblo español?

Mi hermano Albert me pregunta retóricamente con motivo del anuncio de que la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid impartirá un curso superior de formadores de reiki. ¿Cómo se llega a alcanzar una ignorancia profunda? ¿Cosa de nacimiento? ¿Neuronas enfermas? ¿Cómo entienden estas personas el mundo y qué relaciones establecen con él? Le respondo con una de sus frases preferidas diciéndole que el carácter es el destino.

Estos últimos días en Cataluña se ha hablado mucho del FLA como consecuencia de la intervención jurídicamente encubierta de las finanzas de la Generalitat y de la situación en la que se encuentran los farmacéuticos que están obligados por ley a dispensar los medicamentos a pesar de no cobrar la parte subvencionada de este medicamento. ¿Qué es el FLA? ¿A alguien le importa saberlo en España? La respuesta es que no, si les importara el Presidente de la Xunta de Galicia no osaría decir que ahora Galicia paga y Cataluña pide.

Ni en España ni tampoco en Cataluña les interesa saberlo, lo tengo que reconocer, en mi casa muchos están también satisfechos con el estado de las cosas y la explicación oficial, como si fueran practicantes de reiki o pacientes de médicos homeópatas. ¿Cómo se llega a alcanzar una ignorancia profunda? ¿Cosa de nacimiento? ¿Neuronas enfermas? ¿Cómo entienden estas personas el mundo y qué relaciones establecen con él? Debe ser el carácter.

Por mi parte lo que sí puedo hacer es recordar que hace muchos años cuando en casa vendíamos peletería fina por toda España y Portugal, los clientes nos pedían siempre buenos plazos de pago, cuanto más largos mejor, en algunos casos hasta seis meses, una barbaridad; todos hacían igual y si no se los dabas no vendías, el crédito que deberían haber pedido ellos al banco lo pedían al proveedor, que, indefectiblemente, él sí, tenía que ir al banco a obtenerlo con la diferencia y las consecuencias notables que esto significa.

Estos plazos se concretaban gracias a las letras de crédito donde nosotros éramos los libradores a cargo de las ventas y gracias a la línea de descuento que nos proporcionaba el banco y para la que nos cobraba los correspondientes intereses que teníamos que revertir en los precios. Para cada remesa que presentábamos al descuento el banco también nos retenía un cinco por ciento añadido que ingresaba en una cuenta especial para la que prácticamente no pagaba ningún interés, y que no se podía hacer efectiva porque estaba bloqueada y el capital retenido como garantía del riesgo que el banco decía que asumía, olvidando que la garantía ya la cubría nuestro patrimonio y los avales exigidos tal y como se indicaba y se establecía en las cláusulas del contrato.

Estas retenciones que nos practicaban disminuían, como es evidente, nuestra liquidez y nos obligaban a tener que pedir, para obtener circulante suficiente, nuevos créditos al banco que no hacían otra cosa que aumentar el pasivo y la deuda, créditos, estos sí, que nos cobraban con intereses de mercado. Es decir, en realidad, por el mismo servicio nos cobraban dos veces en un círculo vicioso que nos llevó directamente a la quiebra cuando las ventas aflojaron. Cobrar dos veces por el mismo servicio tiene un nombre que yo no voy a decir.

Sea como sea, hay que recordar, en honor a la verdad, que el señor Zapatero no tiene ningún caso de corrupción que le pueda oscurecer su trayectoria política, es de agradecer en los tiempos que corren, quizá por eso recuerdo sin poderlo olvidar el indulto concedido a un famoso banquero en el último Consejo de Ministros de su gobierno. Me reafirmo, el carácter es el destino.

4 comentarios:

Enric H. March dijo...

Que bé que ho defineix tot plegat: "El caràcter és el destí".

País de pícars i enganyats que aspiren que un dia els toqui la loteria. Un paisatge somiat per Goya.

El peletero dijo...

Hi ha una dita, Enric, que mereixeria ser del rabí Hillel, que afirma que no es pot enganyar a la veritable persona honesta.

La dita destaca una veritat crua i despietada que ens ve a dir en el fons que en la famosa estafa de l’estampeta trobem l’esquema bàsic en els que es fonamenten tots els enganys i l’èxit de les mentides.

Una abraçada.

Marga dijo...

Yo tambien me reafirmo, el carácter es el destino, ajá.

Lo de la Rey Juan Carlos es "para echarlos de comer aparte" que dirían mis mayores. Tengo amigos trabajando allí, entre el personal docente y en bibliotecas, y si yo le contara... le aseguro que lo del reiki no es lo peor aunque reconozco que se las trae, jajaja. Lo de esa Universidad y su connivencia con el gobierno de la Comunidad daría para escribir un libro de varios volúmenes y todos vergonzosos. Y su carácter viene marcado por esa derecha provinciana, ignorante y chulesca como no podía ser de otra forma. Conocimiento? que es lo qué??

De Zapatero sé poco y lo que sé no me gusta. Y sí, el indulto bastaría para tachar a un gobierno de. Pues eso, carácter poco y en venta, gracias.

De los bancos y sus tejemanejes me suena todo lo que dice aplicado a otro tipo de empresa. Todo un carácter y este muy parecido al del señorito que se limpia los pies en tu espalda asegurando que es necesario por el bien de tu hernia discal y luego ya negociamos la operación y me pagas. Sigo echando de menos un juicio como en Islandia y no, no lo verán nuestros ojos. De carácter estrábico los míos por el pasmo, no sé los suyos.

Que sí, que yo también me reafirmo.

Besos con carácter!

El peletero dijo...

Las relaciones de la Universidad pública con el poder político darían para escribir una historia de varios volúmenes. ¿No hay casos de corrupción en las Universidades?, los universitarios parecen vascos, en Euskadi no ha aparecido ninguno, alguna cosilla en algún ayuntamiento pequeño, pero poquita cosa, minucias.

Sea como sea, ya sabe, querida Marga, que mezclo las cosas porque alguna relación siempre guardan y la razón del post ya conoce también cuál es aunque usted no quiera decir nada sobre ello, cosa que respeto escrupulosamente.

Los besos sin carácter no son besos ni son nada, así que ahí van también los míos para usted con mi destino pegado en los labios.