miércoles, 9 de marzo de 2016

Sóc xarnego i independentista



Diari d’hivern (19)

Sóc xarnego i independentista

Molta gent no pot entendre com algú pot ser alhora un xarnego i un independentista català com va proclamar, amb la seva parsimoniosa manera d’expressar-se, Gabriel Rufián l’altre dia al Congrés dels Diputats. No entendre-ho se’n diu racialisme com bé ens explica a l’Ara Vicenç Villatorro; una nova expressió aquesta que en poques paraules ve a dir que les races i els orígens són rellevants en les nostres creences polítiques i que, en conseqüència, s’han de remarcar i deixar-ne constància explícita i pública, no ocultar-les, i que contradir-les, com sembla que va fer el Sr. Rufián, és trampós perquè, segons els racialistes, no es pot ser xarnego i independentista a la vegada, igual que tampoc es pot ser el contrari, ni molt menys negre, com el Michael Jackson, de qui parlava en l’anterior post, i no defensar la causa de la negritud. En aquests moments a França hi ha un intens debat sobre aquestes qüestions on cal remarcar el fet de l’existència d’un racialisme d’extrema dreta i un altre d’extrema esquerra, preàmbuls ambdós del clàssic racisme de sempre que nega a l’individu i que alhora foragita als immigrants que busquen a casa nostra una nova oportunitat de dur una vida digna.

A Espanya aquests assumptes ens vénen potser de nou perquè aquí encara estem en l’Espanya sacrosanta o en les dues Espanyes enfrontades. O en l’Espanya on alguns anuncien la bona nova del naixement d’una tercera a la que se li suposa totes les virtuts que les altres dues no tenen. Aquesta tercera Espanya seria la del centre polític representada per l’Albert Rivera i el Pedro Sánchez com en el seu moment ho va ser la del Sr. Suárez i el Sr. González.

En la Vanguardia de Barcelona, en Kepa aulestia, ens explica una cosa que a mi sempre m’ha semblat evident i de sentit comú, que “En la narració dels esdeveniments polítics predomina la idea que els partits operen seguint una estratègia molt precisa i deliberada en els seus òrgans de direcció. És un mite que resulta útil tant als actors polítics com als intèrprets de les seves decisions. En realitat, la política partidària respon a patrons bastant simples, de perpetuació o supervivència, de polarització instintiva, de predisposicions reactives, encara que les majors improvisacions són després saludades amb lloances a la sagacitat o a la prudència. És més que dubtós que Pedro Sánchez tingués una idea precisa de la situació en què es trobaria la nit en què el recompte electoral va concedir 90 escons als socialistes. Com és improbable que sigui avui capaç de planejar detalladament el que el seu propi partit farà fins a la data límit del 2 de maig.”

En el seu recent llibre El món, un escenari, Jordi Balló i Xavier Pérez ens parlen de la tècnica narrativa anomenada in media res. “Es tracta d’un tret avui irrenunciable en un percentatge molt alt  dels productes audiovisuals que es facturen anualment arreu del món, els personatges, en la primera seqüència, parlen entre ells com si la història ja hagués començat, o estan implicats en una acció que fa temps que tenen preparada. L’espectador sent que la vida flueix, que tot ja existia abans que connectés amb l’escena que s’acaba d’il·luminar davant seu, que el relat engegat no l’espera, per bé que el reclama. Però el principi en què es fonamenta aquest afortunat sistema d’iniciar la història ha acompanyat la cultura de la ficció des dels seus orígens . I van tenir en l’edat d’or del teatre isabelí la seva plasmació més influent i paradigmàtica.”  

També hi ha altres sistemes per fer desenvolupar una narració com el famós flashback on habitualment es narren els fets heroics del passat que expliquen el present, o una manera de veure aquest  present, que en alguns moments està acolorit, altres emboirat o emblanquinat per la llum de la clarividència i la valentia del Sr. Suárez o per la cal viva. En alguns altres cassos, com ens explica en Jordi Balló i en Xavier Pérez, el truc consisteix en començar la narració el més tard possible com una manera “d’accelerar l’acció, i una mostra de confiança en el fet que és en la mateixa construcció dels personatges on es trobaran finalment les referències al passat”.

Aquesta és precisament la sensació que tinc, que la historia espanyola d’avui és clarament una història improvisada i escenificada on els protagonistes busquen en primer lloc la seva perpetuació i la seva supervivència amb una retòrica de club de la comèdia per explicar un relat que fa servir, per a ser representat, un in media res i que alhora també ha començat el més tard possible en la confiança que la mateixa construcció dels personatges en el seu dia a dia ens donarà les claus del passat, una interpretació plausible del present i un pla de ruta per encarar un futur que tothom tem perquè no és capaç de comprendre.

En tot cas, en la frase del Sr. Rufián, sóc xarnego i alhora independentista,  hi trobem aquestes tres coses, passat, present, però un futur, agradi o no, encarat amb coratge i sense temor, inclou un flashback, és un in media res i, en realitat, comença quasi pel final quan la història està ja molt avançada.

--------------------------------------

Diario de invierno (19)

Soy charnego e independentista

Mucha gente no puede entender cómo alguien puede ser a la vez un charnego y un independentista catalán como proclamó, con su parsimoniosa manera de expresarse, Gabriel Rufián el otro día en el Congreso. No entenderlo se llama racialismo como bien nos explica en el Ara Vicenç Villatoro; una nueva expresión ésta que en pocas palabras viene a decir que las razas y los orígenes son relevantes en nuestras creencias políticas y que, en consecuencia, se deben destacar y dejar constancia explícita y pública, no ocultarlas, y que contradecirlas, como parece que hizo el Sr. Rufián, es tramposo porque, según los racialistas, no se puede ser charnego e independentista a la vez, al igual que tampoco se puede ser lo contrario, ni mucho menos negro, como Michael Jackson, de quien hablaba en el anterior post, y no defender la causa de la negritud. En estos momentos en Francia hay un intenso debate sobre estas cuestiones donde hay que destacar el hecho de la existencia de un racialismo de extrema derecha y otro de extrema izquierda, preámbulos ambos del clásico racismo de siempre que niega al individuo y que a la vez ahuyenta a los inmigrantes que buscan en nuestro país una nueva oportunidad de llevar una vida digna.

En España estos asuntos nos vienen quizá de nuevo porque aquí todavía estamos en la España sacrosanta o en las dos Españas enfrentadas. O en la España donde algunos anuncian la buena nueva del nacimiento de una tercera a la que se le suponen todas las virtudes que las otras dos no tienen. Esta tercera España sería la del centro político representada por Albert Rivera y Pedro Sánchez como en su momento lo fue la del Sr. Suárez y el Sr. González.

En la Vanguardia de Barcelona, ​​Kepa Aulestia, nos cuenta algo que a mí siempre me ha parecido evidente y de sentido común, que " En la narración de los acontecimientos políticos predomina la idea de que los partidos operan siguiendo una estrategia muy precisa y deliberada en sus órganos de ­dirección. Es un mito que resulta útil tanto a los actores políticos como a los intérpretes de sus decisiones. En realidad, la política partidaria responde a patrones bastante simples, de perpetuación o supervivencia, de polarización instintiva, de predispo­siciones reactivas, aunque las mayores improvisaciones son luego saludadas con ­loas a la sagacidad o a la prudencia. Es más que dudoso que Pedro Sánchez tuviera una idea precisa de la situación en que se iba a encontrar la noche en que el recuento electoral concedió 90 escaños a los socialistas. Como es improbable que sea hoy ­capaz de planear en detalle lo que su propio partido hará hasta la fecha límite del 2 de mayo."

En su reciente libro El món, un escenari, Jordi Balló y Xavier Pérez nos hablan de la técnica narrativa llamada in media res. "Se trata de un recurso hoy irrenunciable en un porcentaje muy alto de los productos audiovisuales que se facturan anualmente en todo el mundo, los personajes, en la primera secuencia, hablan entre ellos como si la historia ya hubiera comenzado, o están implicados en una acción que hace tiempo que tienen preparada. El espectador siente que la vida fluye, que todo ya existía antes que conectara con la escena que acaba de alumbrarse delante de él, que el relato marcha, no lo espera, aunque lo reclama. Pero el principio en que se fundamenta este afortunado sistema de iniciar la historia ha acompañado a la cultura de la ficción desde sus orígenes. Y tuvo en la edad de oro del teatro isabelino su plasmación más influyente y paradigmática."

También hay otros sistemas para hacer desarrollar una narración como el famoso flashback donde habitualmente se narran los hechos heroicos del pasado que explican el presente, o una manera de ver este presente, que en algunos momentos está coloreado, otros nublado o blanquecino por la luz de la clarividencia y la valentía del Sr. Suárez o por la cal viva. En algunos otros casos, como nos explica Jordi Balló y Xavier Pérez, el truco consiste en comenzar la narración lo más tarde posible como una manera "de acelerar la acción, y una muestra de confianza en el hecho de que es en la misma construcción de los personajes donde se encontrarán finalmente las referencias al pasado".

Esta es precisamente la sensación que tengo, que la historia española de hoy es claramente una historia improvisada y escenificada donde los protagonistas buscan en primer lugar su perpetuación y su supervivencia con una retórica de club de la comedia para contar un relato que usa, para ser representado, un in media res y que a la vez también ha empezado lo más tarde posible en la confianza que la misma construcción de los personajes en su día a día nos dará las claves del pasado, una interpretación plausible del presente y un plan de ruta para encarar un futuro que todos temen porque no son capaces de comprender.

En todo caso, en la frase del Sr. Rufián, soy charnego e independentista, encontramos estas tres cosas, pasado, presente, i un futuro, guste o no, encarado con coraje y sin temor, incluye un flashback, es un in media res y, en realidad, comienza casi al final cuando la historia está ya muy avanzada.

8 comentarios:

Tot Barcelona dijo...

Hay una salvedad. La palabra charnego sólo se usa en Catalunya con referencia al resto de españoles no nacidos en ninguna de las cuatro provincias y cuya línea de consanguiniedad tampoco lo son.
En ningún lugar de España un señor de Jaén es considerado charnego por vivir en La Coruña y no ser gallego, o serlo de adopción.
Hay una salvedad, en ciertas zonas del País Vasco.
Aquí, la palabra charnega se utilizaba a las personas de Murcia (mineros/barrenadores) que vinieron ha hacer los túneles de la linea I del Metro de Barcelona cuando la exposición del 29.
Siempre ha sido una palabra despectiva.
Nuestro poroblema no es querer ser independientes, lo entienden a la perfección desde cualquier lugar de españa, el problema fundamental es ser nacionalistas, porque todos los nacionalismos anteponen patria a cultura, y es ahí y sólo ahí en donde se yerra, porque a partir de esa premisa se antepone "la cosa material" a cualquiera otra manera racional de diálogo.
Por otra parte, el Sr Rufián no es de mí gusto. Quizá, cuando hable mirando a los ojos, cuando hable sin ese todo despectivo de superioridad por haber "descubierto la verdad", cuando hable sin las manos en los bolsillos y fijamente, sin temor a ocultar nada, dejaré de prejuzgarle y pasaré a escucharle como creo que se merece, pero como creo yo que me merezco de parte de otra persona al hablarme y al exponer sus ideas.
Mientras tanto, este señor, nieto e hijo de andaluces que NO hapasado ninguna transición y que no ha visto la miseria como si la ha visto el que suscribe, mientras tanto, digo, se me hace difícil aceptar su discurso como garantía de verdad.

Salut

El peletero dijo...

Ahí queda tu opinión, Miquel, y como tú dices, también tu prejuicio.

No diré nada más porque entre otras cosas desconozco cuáles han sido los males, miserias o desgracias que el Sr. Rufián puede haber sufrido a lo largo de su vida como pareces saberlo tú.

Lo que sí añadiré es que no encuentro nada bien que haya que dar certificados de sufrimiento y de miseria, de edad provecta, de haber pasado transiciones o transposiciones para que algunas personas puedan expresar su sentir y a otras les sea fácil aceptar el discurso de alguien. Si fuera así muchísimos españoles no podrían abrir su boca porque su opinión no merecería ser tenida en cuenta en una nueva clase de ese racialismo que, precisamente, denuncio.

Ah, no creo que la patria y la cultura sean algo material.

Y gracias por tu optimismo al decir que desde cualquier lugar de España entienden a la perfección el porqué muchos catalanes, quieren ser independentistas. ¡Menos mal que es así! , me sacas un peso de encima. Supongo que también entenderán el porqué muchos otros catalanes no lo quieren ser.

En fin.

Salut.

Enric H. March dijo...

I millor que la sensació sigui d'estar "in media res", perquè tant els flashbacks com les cròniques històriques treuen a la superfície una història protagonitzada per Agustina de Aragón, els Reis Catòlics, el Cid o Viriato ("invicto caudillo lusitano", que ens ensenyaven a l'escola) i el retrat continua sent el mateix que va dibuixar Goya.

Jo no sé si la independència és una solució o no. De fet ni m'ho plantejo perquè el discurs dels polítics més ben igual. Jo no sóc nacionalista i el senyor Rufián tampoc ho és. Ell és un exemple dels que han fet la reflexió que la societat s'ha d'organitzar d'una altra manera i que no pot ser al costat dels reaccionaris estiguin en el partit que estiguin. Jo estic al costat dels que volen canviar aquest estat de coses, sigui amb independència o dinamitant la constitució. A aquestes alçades hi ha gent que no la vull asseguda a la meva taula.

El peletero dijo...

Crec, Enric, que tens tota la raó, deixem a l’Agustina de Aragó tranqui-la, però jo no volia parlar ni de solucions ni dels problemes que aquestes solucions pretenen resoldre, el meu no és pas un blog polític.

Les coses que actualment estan succeint se m’escapen de les mans i de l’enteniment, i no em fa recança ni vergonya reconèixer que no sé què dir ni pretenc tampoc conèixer els remeis. Ni pretenia que el Sr. Rufián fos una mena d’esquer trampa del meu text on tothom s’hi aboqués oblidant la resta.

De vegades és bo fer una mica de ironia i de surrealisme o projectar una mirada, com es diu ara, transversal a la cosa, no entrar com un ariet. Per això tampoc he parlat de nacionalisme ni de banderes ni volia fer un escrit fonamentat amb els meus prejudicis que com tothom també tinc i que a ningú importen ni ajuden a trobar solucions. Ni desqualificar a ningú.

La frase del Sr. Rufián ha estat una sorpresa pertorbadora i molesta per a molts espanyols que no se la podien ni imaginar, i en les seves virtuts i defectes, virtuts i defectes de la frase en sí mateixa, ha estat aquesta interpel•lació sobre el ser i la identitat que ha provocat reaccions de tota mena, a favor i en contra, a l’igual que la seva pròpia persona, frase que, naturalment, té la seva contracara, com ens recorda constantment el Sr. Rivera. I també aquesta estructura narrativa apel•lant amb només quatre paraules, només quatre, un verb, una conjunció i dos substantius, al passat, al present i al futur.

Les qüestions relacionades amb la identitat sempre desperten guspires fins i tot en els que pomposament s’autotitulen de no nacionalistes i que creuen que s’han alliberat dels seus mals. La individualitat i els sentiments de pertinença a col•lectius omplen milions de pàgines, la seva història, les seves arrels i el seu present, fins i tot fem història de les pedres, dels carrers, dels barris i de les ciutats que és una manera extraordinària també de parlar de la gent que hi va viure i que encara hi viu.

Espanya és Espanya i en molt bona part l’Espanya actual la vam veure, com no podia ser d’una altra manera, representada l’altre dia al Congrés, representada i escenificada i on tothom va interpretar molt correctament el seu paper que cadascú ha triat per pròpia voluntat, en un relat que, indubtablement, tenia un in media res, hi havia uns quants flashbacks i, també, era una història que començava molt tard, tant que per a molts ja és una història tan caduca com un iogurt.

Tot Barcelona dijo...

Te envío, con tu permiso, una entrada de Francesc Puigcarbó tratando el mismo tema:

http://blocfpr.blogspot.com.es/2016/03/un-charnego-que-no-ho-es.html

El peletero dijo...

No entender la frase es triste, es lastimoso, es decepcionante y es grave, porque es no comprender el sentido político, repito, ¡político! de la expresión, muy parecida, aunque no igual, a la que la que usó J.F. Kennedy cuando se autoproclamó berlinés en Berlín.

Seguro que entonces, como ahora con el Sr. Rufian, le preguntarían a Kennedy: ¿Qué clase de berlinés?, ¿berlinés que estuvo afiliado al partido nazi o berlinés judío?, ¿berlinés capitalista o comunista? Y lo acusarían de mentiroso deleznable por autoproclamarse berlinés cuando todo el mundo sabe, dirían los esencialistas, que era de origen irlandés y católico.

Frases, querido Miquel, como "el Sr. Rufian no sabe ni lo que es "no hacen más que insistir en ese" racialismo "que denunciaba y que explicaba muy bien Villatoro en el Ara, que es el preámbulo inconsciente del racismo de siempre, racismo de derecha o de izquierda, racismo de ricos o racismo de pobres, racismo de los que tienen estudios y racismo de los ignorantes, racismo que nace de los prejuicios, de los juicios de valor y de las descalificaciones de los que no piensan igual que uno y de las personas por causa de su vestido, su físico o su mirada, tópicos donde los haya!! Eso es actuar como inquisidores modernos que reparten carnets de identidad.

Él solamente ha usado una de las acepciones aceptadas de la palabra, y ha conseguido su objetivo, soliviantar los espíritus, provocar rabia, mucha rabia, y poner en evidencia a muchos, como demuestran los ríos de tinta que ha desencadenado. ¡Todo un éxito! El resto es lo que hacen siempre los esencialistas y los nacionalistas, apelar a los orígenes, hablar de Agustina de Aragón o de Viriato. Una pena.

Pero te repito lo que le decía a Enric, que mi alusión a él no pretendía ser un cebo, olvidando el resto del texto, para entrar como un ariete. Y que a veces es bueno proyectar una mirada transversal alejada de los prejuicios porque esos prejuicios, ni los míos ni los tuyos ni los de cualquiera, interesan a nadie, y suponer que sí es una falta grave de presunción. Ni interesan absolutamente a nadie ni ayudan a encontrar soluciones a los problemas,

Tot Barcelona dijo...

Yo sólo te he enviado un texto trantando del mismo tema, que por lo que se ve, da para mucho.
Perticularmente intento no poner nada de individuos que no me dicen nada, pero eso es mí opinión, que como casi siempre suele estar errada.
salut

El peletero dijo...

Pues por no decirte nada has dicho mucho, aquí y en casa de tu amigo, y es bueno que así sea si así lo has creído conveniente.

Cada uno es responsable de sus palabras y de sus opiniones expresadas en público y es bueno que así sea también y es bueno defenderlas o criticarlas, no debe de haber ningún problema en ello. Y no se trata de tener o no tener razón o de esperar que a uno se la den.

Salut.