lunes, 4 de abril de 2016

Tintín barbut i els tresors del nou món.


Diari de primavera (3)

Tintín barbut i els tresors del nou món.

Fa ja molt temps, un antic proveïdor de bijuteria que va viure pels Mars del Sud m’explicà una vella anècdota australiana de la que els diaris s’han fet moltes vegades ressò, una anècdota que no sé si és del tot certa o únicament una llegenda.

Segons em deia, els australians són com nens que encara conserven l’esperit pioner, i que en el desert, cada 300 kilòmetres hi ha un assentament. Que en un d’ells, al veure que el camió de la cervesa no arribava, el van anar a buscar i el van trobar colgat per la sorra, a 10 kilòmetres del poble. Com no el podien desenterrar van traslladar el poble fins el camió i no a l’inrevés. Tothom i tot, iaios i nens, cases i mobles, bens i conills, van canviar de lloc, tot es va poder traslladar menys l’estació del telègraf que encara avui en dia es troba en el seu emplaçament original. Però es clar, qui envia telegrames en els temps que corren? A la plaça principal de la nova colònia van erigir un monument en honor al camió de la cervesa. 

Aquesta historieta ve a compte d’una altra que la Vanguardia va publicar el 18 d’agost passat i que ens parla de l’heroic rescat, a l’illa d’Eriskay, a les Hèbrides escoceses, d’una part important de les 260.000 botelles de whisky que s’havien enfonsat en un vaixell el febrer de 1941.

El rescat, poc després de l’enfonsament, va ser protagonitzat espontàniament i de manera molt entusiasta per part de la població autòctona i en contra de la voluntat expressada amb gran rotunditat per un funcionari de duanes excessivament primmirat que pretenia confiscar tot el carregament i així salvaguardar la legítima propietat.

Però la gent del llogaret, i la que va venir de tot arreu d’Escòcia a l’estendre’s la notícia com el llamp, va aconseguir amb mil argúcies i disfresses burlar la vigilància de les autoritats fins l’extrem que aquest funcionari zelós, al veure que no podia aturar-los ni confiscar efectivament el carregament, va demanar i obtenir de Londres el permís per dinamitar completament el vaixell enfonsat destruint tot el que duia, el whisky i la resta, i que va ser conegut com el Tresor de les illes Hèbrides.

Tresor que no puc deixar de comparar amb el famós Tresor de Rackham el Roig i que tan bé va narrar Hergé dins de la seva famosa sèrie d’aventures del Tintín.

No relataré de nou la història que igualment va seduir a Steven Spielberg i que va portar al cinema en una versió molt sui generis, però sí diré que el tresor de joies i d’or l’acaben finalment trobant gairebé a la darrera vinyeta de la història del segon àlbum, però l’autèntica joia, el veritable tresor estava enfonsat juntament amb el vaixell del segle XVII que va pertànyer a un avant passat del capità Haddock, i que no consistia en altra cosa que en un munt de botelles de rom que el capità s’encarregà de rescatar amb gran entusiasme i dedicació del fons del mar gràcies al mini submarí en forma de tauró que havia inventat el professor Tornassol.

I com una cosa porta a l’altra no he pogut evitar tampoc pensar en els personatges de l’Hergé que han aparegut plorant aquests darrers dies arran dels atemptats de Brussel·les. Però també en un llibret molt trist d’un gran amic de l’Hergé, en Frederic Tuten, titulat Tintín al nou món, 1993, Muchnik editors.

En aquesta ficció d’una ficció, Tintín és un ésser real, de carn i ossos, però està encallat en l’adolescència, no envelleix i encara que el temps passa tot sembla petrificat en un instant intemporal. Les aventures s’han acabat i ell, al costat de Haddock, convivint a Moulinsart, viuen ara una vida pacífica i absolutament desproveïda d’ensurts i, en conseqüència, d’interès. Però Tintín vol créixer, vol abandonar aquest estat de beatífica infantesa, vol fer-se adult, deixar Moulinsart i sortir al món, el que serà veritablement el nou món, per això el seu amic, el capità Haddock, li diu un dia: “Tintín, minyó, si aprenguessis a beure whisky escocès i a estimar les dones, tindries també records engrescadors a la vellesa!”.

I així és, així succeeix, Tintín torna a les aventures descobrint, el noiet espavilat de cabells rossos que és, el misteri de la vida, l’amor, la por i el sexe, perquè, gràcies a la literatura, ja no és un personatge dibuixat sinó un esser real com qualsevol de nosaltres que suposadament sabem que el món també és fosc i tenebrós, no pas per a sí mateix sinó per algunes persones que l’habiten.

Alguns diuen que van veure a Tintín a l’estuari del Tocantins, dalt d’una piragua vermella que bordejava el corrent fangós. Barbut i colrat pel sol, amb un mocador de seda verda (el color de la muralla de pluja de la selva) al voltant del coll, s’havia tornat un camaleó. Sota una llum determinada tenia la pell com la mel i el coure; sota una altra, tenia un color groc pàl·lid; i a l’ombra d’un arbre o al costat de la paret d’una cabana de riu feta amb fang era de color negre porprat”. (Tintín al nou món)




Diario de primavera (3)

Tintín barbudo y los tesoros del nuevo mundo.

Hace ya mucho tiempo, un antiguo proveedor de bisutería que vivió por los Mares del Sur me explicó una vieja anécdota australiana de la que los periódicos se han hecho muchas veces eco, una anécdota que no sé si es del todo cierta o únicamente una leyenda.

Según me decía, los australianos son como niños que aún conservan el espíritu pionero, y que en el desierto, cada 300 kilómetros hay un asentamiento. Que en uno de ellos, al ver que el camión de la cerveza no llegaba, lo fueron a buscar y lo encontraron enterrado en la arena, a 10 kilómetros del pueblo. Como no podían desenterrarlo trasladaron el pueblo hasta el camión y no al revés. Todo el mundo y todo, abuelos y niños, casas y muebles, ovejas y conejos, cambiaron de lugar, todo se pudo trasladar menos la estación del telégrafo que aún hoy en día se encuentra en su emplazamiento original. Pero claro, ¿quién envía telegramas en los tiempos que corren? En la plaza principal de la nueva colonia erigieron un monumento en honor al camión de la cerveza.

Esta historieta viene a cuenta de otra que la Vanguardia publicó el 18 de agosto pasado y que nos habla del heroico rescate, en la isla de Eriskay, en las Hébridas escocesas, de una parte importante de las 260.000 botellas de whisky que se habían hundido en un barco en febrero de 1941.

El rescate, poco después del hundimiento, fue protagonizado espontáneamente y de manera muy entusiasta por parte de la población autóctona y en contra de la voluntad expresada con gran rotundidad por un funcionario de aduanas excesivamente puntilloso que pretendía confiscar todo el cargamento y así salvaguardar la legítima propiedad.

Pero la gente de la aldea, y la que vino de todas partes de Escocia al extenderse la noticia como el rayo, consiguió, con mil argucias y disfraces, burlar la vigilancia de las autoridades hasta el extremo de que este funcionario celoso, al ver que no podía detenerlos ni confiscar efectivamente el cargamento, pidió y obtuvo de Londres el permiso para dinamitar completamente el barco hundido destruyendo todo lo que llevaba, el whisky y el resto, y que fue conocido como el Tesoro de las islas Hébridas.

Tesoro que no puedo dejar de comparar con el famoso tesoro de Rackham el Rojo y que tan bien narró Hergé en su famosa serie de aventuras de Tintín.

No relataré de nuevo la historia que igualmente sedujo a Steven Spielberg y que llevó al cine en una versión muy sui generis, pero sí diré que el tesoro de joyas y de oro acaban finalmente encontrándolo casi en la última viñeta de la historia del segundo álbum, pero la auténtica joya, el verdadero tesoro, estaba hundido junto con el barco del siglo XVII que perteneció a un antepasado del capitán Haddock, y que no consistía en otra cosa que en un montón de botellas de ron que el capitán se encargó de rescatar del fondo del mar con gran entusiasmo y dedicación gracias al mini submarino en forma de tiburón que había inventado el profesor Tornasol.

Y como una cosa lleva a la otra no he podido evitar tampoco pensar en los personajes de Hergé que han aparecido llorando estos últimos días a raíz de los atentados de Bruselas. Pero también en un librito muy triste de un gran amigo de Hergé, Frederic Tuten, titulado Tintín en el nuevo mundo, 1993, Muchnik editores.

En esta ficción de una ficción, Tintín es un ser real, de carne y hueso, pero está atascado en la adolescencia, no envejece y aunque el tiempo pasa todo parece petrificado en un instante intemporal. Las aventuras se han acabado y él, junto a Haddock, conviviendo en Moulinsart, viven ahora una vida pacífica y absolutamente desprovista de sustos y, en consecuencia, de interés. Pero Tintín quiere crecer, quiere abandonar este estado de beatífica niñez, quiere hacerse adulto, dejar Moulinsart y salir al mundo, el que será, verdaderamente, el nuevo mundo, por eso su amigo, el capitán Haddock, le dice un día: "Tintín, muchacho, si aprendieras a beber whisky escocés y a amar a las mujeres, tendrías también recuerdos estimulantes en la vejez".

Y así es, así sucede, Tintín vuelve a las aventuras descubriendo, el muchacho espabilado de cabellos rubios que es, el misterio de la vida, el amor, el miedo y el sexo, porque, gracias a la literatura, ya no es un personaje dibujado sino un ser real como cualquiera de nosotros que supuestamente sabemos que el mundo también es oscuro y tenebroso, no por sí mismo sino por algunas personas que lo habitan.

"Algunos dicen que vieron a Tintín en el estuario del Tocantins, en una piragua roja que bordeaba la corriente fangosa. Barbudo y curtido por el sol, con un pañuelo de seda verde (el color de la muralla de lluvia de la selva) alrededor del cuello, se había vuelto un camaleón. Bajo una luz determinada tenía la piel como la miel y el cobre; bajo otra, tenía un color amarillo pálido; y en la sombra de un árbol o junto a la pared de una cabaña de río hecha con barro era de color negro púrpura". (Tintín en el nuevo mundo)

10 comentarios:

Bertha dijo...

Cuanto tiempo sin aparecer, cuantas entradas con tus estupendas reflexiones:ya me he puesto al día y las he disfrutado.Esa es la ventaja de poder leer cuando una dispone de un poco de sosiego. La vida es un constante equilibrio y cada uno es responsable de sus palabras...

Estimado Peletero, sino he entendido mal estas un poquito indispuesto, espero que todo sea solo un susto.


-Tintín y su eterna adolescencia.

Un abrazo muchos ánimos.



Tot Barcelona dijo...

Es cierto, Tintín nunca envejece. Quizá por eso nos guste tanto sus historias, porque nos hace sentir jóvenes.
Un abrazo.
A mejorarse.
Salut

El peletero dijo...

Me alegro mucho de volver a verla por aquí, Bertha. Esperemos que el sosiego continúe y puedas seguir leyéndome. Gracias, y gracias por tus palabras. Sólo un poquitín, sólo un resfriado, como bien dices, nada más, no hagas caso de las mentiras de la gente que escribe.

Un abrazo.

El peletero dijo...

Tintín nos gusta por eso, Miquel, y por muchas más cosas asociadas a él.

Gracias.

Madeleine De Cubas dijo...

Me encanta esa versión de Tintín en el Nuevo mundo, cuando se lanzó a descubrir la vida, y experimentó el miedo,el amor, etc. Obviamente vivir tiene su precio y de la experiencia nadie sale incólume...siempre llevamos las huellas. Buena forma de supervivencia convertirse en un camaleón.

No sabía que estuvieras indispuesto, pero me alegro que se trate apenas de un resfrío. Espero que estés ya recuperado del todo. Bsos.

El peletero dijo...

Los camaleones, querida Madeleine, son los seres más inteligentes del mundo y la manera más colorida de ser invisible cuando se desea serlo.

Algunas enfermedades o indisposiciones son solamente literarias, únicamente estan en el papel, pero como decía en el post, a los peces, eso, no les importa lo más mínimo.

Besos Madeleine.

Marga dijo...

Leyendo sus historias me acordé de un libro de relatos que leí el año pasado: El koala asesino, de un escritor australiano, Kenneth Cook. Me reí de lo lindo con sus historietas extrañas y absurdas sobre australianos y la relación con su entorno. Se lo recomiendo encarecidamente, reir siempre es sano y este libro logra la carcajada.

Sobre Tintín ya puedo decir menos, de peque ,y no tanto, fui una compulsiva lectora de historietas pero sin saber la razón Tintín se me atragantó y nunca fui capaz de leer más allá de alguna de sus historias de forma aislada. No conseguimos conectar, qué le vamos a hacer...

Lo de "tesoro" me hace gracia. En mi familia se estilaba mucho llamar así a los niños. Me da que son expresiones que se van perdiendo.

Besos, tesoro, jeje.

El peletero dijo...

Para este Sant Jordi, querida Marga, me lo pido, no le quepa duda.

Tintín, como todo, gusta o no, yo no fui especialmente un seguidor de él, ni mucho menos, pero la obra, las historias y los personajes tienen su qué y valen la pena, el capitán, el profesor, los hermanos policías, Milú... Y lo más curioso es que, para mí, tal vez el menos interesante de todos sea el propio Tintín que es demasiado un personaje dibujado en la estela de esos héroes de una sola pieza, sin fisuras, sin esquinas. Por eso, "Tintín en el nuevo mundo" tiene su valor al convertirlo en adulto y permitir que le crezca la barba.

Tintín tiene muy buenas historias, pero, para mi también, la mejor es una de las últimas, "Las joyas de la Castiafore", una pequeña obra de arte en la que en realidad no ocurre nada y todo transcurre en Moulinsart, es un perfecto guión para una obra de teatro y un anticipo de esa vida petrificada que deberá vencer el personaje.

Besos, joya!

Enric H. March dijo...

És la història a la inversa. Normalment som nosaltres els ésser camalònics que ens mudem en personatges llibrescs i acceptem com a real el món dels llibres per viure'ls amb intensitat. Però des de dins la realitat és fora. Però això només ho sap Haddock i, gràcies a Frederic Tuten (en aquest cas vicàriament gràcies a tu), alguns iniciats.

El peletero dijo...

La realitat sembla una mala ficció, com si fos de baixa qualitat, de segona divisió, però és tot el contrari perquè, com tots ja sabem, la segona, per més que ho intenti, mai supera a la primera; qui sap si aquesta és la raó per a la que el Tintín, en el llibre de Frederic Tuten, acaba entrant al nou món que no és pas altra que el més vell de tots.