viernes, 9 de septiembre de 2016

Uns pantalons estripats.

La QK a Quintela

Diari d’estiu (14)

Uns pantalons estripats.

Cada dematí em desperten els ocells, les orenetes i els pardals que sobrevolen l’illa sense mar en la que visc. Sense línia d’horitzó i sense platges, sense palmeres ni cocos, una perfecta illa triangular on tothom conviu amb qualsevol, vegetals, animals o persones, tots barrejats. Un tros de Barcelona on hi deuen viure més d’un miler d’éssers amb els seus fantasmes corresponents.

L’agost del 2012 era a Camponaraya amb la QK i família. Ella va decidir amb tota la raó que em calia roba, així que vam anar a El Rosal a comprar-me un parell de pantalons i algunes samarretes. Un dels pantalons em venia llarg i la Conxa mare es va prestar a escurçar-me’l. Ara, en aquests pantalons se m’ha fet un estrip a l’alçada de la butxaca dreta. És un estrip que té difícil solució, però jo no me’n vull desprendre, em porten bons records i tenen un color beige preciós. Pensant en un remei fàcil avui m’he fet, quasi per casualitat, un tall al dit obrint una llauna de tonyina. Al posar-me l’esparadrap Leukopor, que sembla de paper me n’he adonat que el seu color és igual al dels pantalons, així que, he tapat l’estrip amb un trosset d’esparadrap que ni es nota al quedar completament mimetitzat i dissimulat. Em resisteixo a abandonar aquests pantalons malgrat el seu estrip i els molts estrips que després vindran.

Aquesta tarda, però, el Quique m’ha dit que s’havia mort la Celiña, una de les tres germanes que vivien a la casa del costat de la dels seus pares, d’ell i de la QK, a Quintela, a prop de Balboa. Amb aquesta mort un món s’acaba i amb ell tota una època. Un món que jo vaig tenir la fortuna de conèixer tot i que fou en la seva part final. Abans que jo arribés havia tingut una vida esplendorosa que encara vaig poder gaudir, una vida que em va regalar la Qk i la seva família. Un món que, tot i desaparegut, ressona com els cants dels ocells quan em desperten cada dematí.

-------------------------------------------

 Diario de verano (14)

Unos pantalones rotos.

Cada mañana me despiertan los pájaros, las golondrinas y los gorriones que sobrevuelan la isla sin mar en la que vivo. Sin línea de horizonte y sin playas, sin palmeras ni cocos, una perfecta isla triangular donde todos conviven con cualquiera, vegetales, animales o personas, bien mezclados. Un trozo de Barcelona donde deben de habitar más de un millar de seres con sus fantasmas correspondientes.

En agosto de 2012 estaba en Camponaraya con QK y familia. Ella decidió con toda la razón que necesitaba ropa, así que fuimos a El Rosal a comprarme un par de pantalones y algunas camisetas. Uno de los pantalones me venía largo y Concha madre se prestó a acortármelos. Ahora, en estos pantalones se me ha hecho un desgarro a la altura del bolsillo derecho. Es una rotura que tiene difícil solución, pero yo no quiero desprenderme de ellos, me traen buenos recuerdos y tienen un color beige precioso. Pensando en un remedio fácil hoy me he hecho, casi por casualidad, un corte en el dedo abriendo una lata de atún. Al ponerme el esparadrapo Leukopor, que parece de papel, me he dado cuenta que su color es igual al de los pantalones, así que, he tapado el roto con un trocito de esparadrapo que ni se nota al quedar completamente mimetizado y disimulado. Me resisto a abandonar estos pantalones a pesar de su desgarro y los muchos desgarros que después vendrán.

Esta tarde, sin embargo, Quique me ha dicho que había muerto Celiña, una de las tres hermanas que vivían en la casa de al lado de la de sus padres, de él y de QK, en Quintela, cerca de Balboa. Con esta muerte un mundo se acaba y con él toda una época. Un mundo que tuve la fortuna de conocer aunque fue en su parte final. Antes de mi llegada había tenido una vida esplendorosa que yo todavía pude disfrutar, una vida que me regaló Qk y su familia. Un mundo que, a pesar de desaparecido, resuena como los cantos de los pájaros cuando me despiertan cada mañana.

4 comentarios:

F.PUIGCARBÓ dijo...

hi ha records punyents, amb regust aspre que no es poden dissimular amb un tros d'esparadrad. Cada dia se'ns acaba un tros d'algun món, d'algún paisatge que hem ocupat i del que n'hem gaudit.

salut

Tot Barcelona dijo...

El caso es, que con los que se van, se va un trozo de nosotros.
Así, ese pantalón "curado" con una tirita, ya tiene otro recuerdo cada vez que te lo pongas, porque lo primero que te vendrá al pensamiento es la persona que ya no está.
Lo único que nos separa de la muerte son días.
Estamos en la cola.

El peletero dijo...

Així és, Francesc. Gràcies i salut.

El peletero dijo...

Así és, Miquel, es un pantalón "curado" con viejos y ahora nuevos recuerdos asociados a él.

Sí Miquel, estamos en fila que no siempre es una fila "india", a veces nos vamos en tropel.

Una abrazo y salut.