martes, 2 de mayo de 2017

El pa nostre de cada dia.

Grup camorrista de Navy Street, Nova York. Fotògraf desconegut.




Diari de primavera (9)

El pa nostre de cada dia.

…El nostre pa de cada dia,
doneu-nos, Senyor, el dia d'avui.
I perdoneu les nostres culpes,
així com nosaltres NO perdonem els nostres deutors…



“Como en todos los clanes de la Camorra, los TTT dan a la extorsión el lugar prioritario en su lista de actividades: el control del territorio pasa siempre por el pizzo, en parte para sustituir la autoridad del Estado por la de la Camorra. Los hombres del clan lo imponen de manera sistemática. En parte también porque la gestión de la maquinaria organizativa cuesta, y la necesidad de liquidez es permanente.

En Mondragone, el clan crea trabajo; trabajo delictivo y sucio, pero que asegura decenas y decenas de sueldos. Cuando no lo ofrecen directamente con sus actividades, consiguen encontrarlo incluso en la administración municipal, a la que condicionan tanto a nivel político como administrativo.

Ninguna investigación había documentado de manera tan precisa la organización del trabajo en el seno de un clan como la que ha conducido a la orden de detención de los hombres de éste. Sorprende hasta la obsesión por la puntualidad en el pago de los sueldos a fin de mes. Casi una gestión “ilustrada y social”, de “respeto” a los derechos de los “trabajadores”. Incluso hacen llegar el sueldo mensual a un afiliado encarcelado en el extranjero, QB.

La paga se hace cada día 20 de cada mes. TTT, hablando con su primo, AAA, se muestra obsesionado por ese compromiso: “¿A cuánto estamos hoy, a 11? Entonces hay que empezar dentro de tres o cuatro días, ya que hemos de acabar el 20 de setiembre”.

El dinero que se necesita no es poco: los jefes ganan cinco millones (liras) al mes; las bases, entre dos y tres millones. También cobra un sueldo quien, aún sin ser afiliado, trabaja de forma estable para el clan. Y además hay que pagar a los abogados por los numerosos miembros que están en la cárcel o con procesos en curso.

“Empezar”, en su jerga, significa iniciar la recogida de fondos para pagar los sueldos: cobrar el pizzo, ingresar el dinero del trapicheo de la droga, y pasar a visitar a las empresas vinculadas y a las numerosas personas que, por razones diversas, tienen que dar su dinero al clan a intervalos regulares. Asimismo, el pago de los sueldos tiene una escala de prioridades.

Le explica TTT a AAA, que ha estado fuera del territorio y no ha gestionado directamente este aspecto de la maquinaria organizativa: “La regla te la digo yo… el dinero se manda primero a los que están fuera, los prófugos… luego, a continuación, se lo llevan los que están fuera y a continuación va a los presos… Y ésta es la regla… A los presos hasta ahora no les ha faltado de nada, AAA… ahora, estás tú y ya no nos falta absolutamente nada más, no falta ni un ápice”.

AAA ha conocido la cárcel, y TTT sabe muy bien que toca una fibra sensible. De hecho, el carácter “social” de la dirección de la organización había llevado a ésta a establecer también una especie de mutualidad, que TTT describe así al nuevo capo: “…tenemos el fondo de tesorería que se utiliza precisamente para las cosas urgentes… enfermedades y todas estas cosas…

No sólo las extorsiones y el control de las contratas ocupan la lista de actividades de TTT. Como en todo clan que se precie de serlo, su principal fuente de ingresos es la droga. Y ellos gestionan todas sus plazas de venta, que se extienden a lo largo de la costa Domicia.

(…)

El clan ingresa mucho dinero entre las extorsiones y la droga. Tiene, pues, necesidad de invertir, de comprar inmuebles, de adquirir participaciones en empresas. Es un guión que apenas cambia de un clan a otro, de una mafia a otra.”

-------------------

Mafia Export, Francesco Forgione, Anagrama, Barcelona, 2010. Citando a:

Ministerio fiscal de Nápoles, dirección de Distrito Antimafia. Petición de orden de prisión preventiva presentada por los fiscales Maria Di Mauro y Raffaele Cantone el 29 de mayo de 2002, y orden de prisión preventiva emitida el 2 de enero de 2003 por el Tribunal de Nápoles, Oficina del Juez de Investigaciones Preliminares, Pierluigi Di Stefano.



4 comentarios:

Francesc Puigcarbó dijo...

És el modus operandi de Pp o CDC, entre altres, fins i tot dins la mafia hi ha alguna honestedat i solidaritat interna,

Enric H. March dijo...

L'estat dins l'estat. Se'm talla la digestió entre tants homes.

El peletero dijo...

Bàsicament, Francesc, aquesta és la manera d’actuar de qualsevol organització, sigui la família, el club de la petanca del barri, una banda de la Camorra, un partit polític o el mateix Estat. Els diferència només un petit detall, el grau de criminalitat de les seves activitats.

És sabut que l’èxit i l’estabilitat de qualsevol d’aquestes organitzacions depèn de com els seus membres gaudeixen d’aquest èxit i com els “bens” i els “sacrificis” en són distribuïts en això que se’n diu “solidaritat interna”.

Amb la corrupció passa el mateix, l’estructura que la fomenta i que es beneficia depèn igualment del nombre de beneficiaris. Es diu que bona part de l’esclat de tots aquests cassos de corrupció que darrerament omplen les planes dels diaris és també conseqüència de la crisi econòmica al disminuir l’objectiu econòmic a ser corromput i provocar per tant, lluites i guerres internes davant de l’escassetat de “matèria primera”, trencant els equilibris interns entre els corruptors i els corromputs.

En fi, però això només són teories.

Una abraçada.

El peletero dijo...

Sí, Enric, l’Estat dintre de l’Estat com si fos una nina matrioshka sense fons.

Mastega molt i a poc a poc, ajuda a pair.

Una abraçada.