jueves, 18 de junio de 2015

Be water my friend, be water, paraula de Bruce Lee.



Spirited Away  (El viatge de Chihiro) 2001-  Hayao Miyazaki


Diari de primavera (23)

Be water my friend, be water, paraula de Bruce Lee.

Un vell mestre zen que vaig conèixer quan vaig exercí d’eunuc durant la dinastia Ming m’explicava que l’aigua sempre acaba trobant una sortida malgrat que se l’hi tanquin les portes i es taponin les clavegueres i desaigües, una circumstància, deia, que els arquitectes obliden sovint al no dotar als edificis de la necessària xarxa de canonades que canalitzin degudament l’aigua de pluja que acaba, quan plou fort o de manera persistent i sostinguda, inundant de mala manera soterranis, baixos, patis i degotant de sostres esquerdats i foradats. Al sexe i al diner, em recordava també el mestre, els hi passa el mateix, sempre suren encara que moltes vegades ho facin sortint-se de mare.

Entre copa i copa de cervesa –no li agradaven el vi ni els licors forts–, afirmava que quan es gasta més del que es guanya es produeix una diferència entre ingressos i despeses que els experts anomenen dèficit. Aquest dèficit únicament es pot finançar a través dels estalvis o del deute perquè encara que es vulgui, insistia, no és pas una realitat que es pugui ignorar igual com quan et deixes una aixeta oberta i al tornar a casa la trobes inundada.

Quan s’acaben els estalvis és com quan s’acaba el combustible d’un avió en ple vol, només pots que planejar si en saps. El deute és diferent però similar, és com un globus que s’infla bufada rere bufada fins que explota després que, de tant bufar, t’hagis quedat sense bufera. Jo no he volat mai, ni amb avió ni amb globus, però sí que m’he fumat les meves bones pipes d’opi, acabava afirmant segur i contundent amb uns ulls grisos cada vegada més petits i humits.

Lapidar els estalvis és trist però és simple, em deia amb la seva senzillesa i facilitat naturals per explicar les coses. Augmentar el deute, en canvi, no ho és, no et càpiga cap dubte, recorda-ho sempre, és trist també però no és pas senzill, embolica més del convenient la troca i genera interessos deutors que no fan altra cosa que augmentar la despesa i que no solucionen mai el dèficit en el seu origen ni en el seu final, només el posposen agreujant-lo com un constipat mal curat que acaba amb una pneumònia que et mata.

Altra cosa molt diferent, m’explicava, és que el crèdit demanat sigui per a fer inversions productives que augmentin els ingressos que permetin tres coses. Primera: pagar els interessos generats pel deute. Segona: pagar el principal del deute. I tercera: reduir el dèficit que ha obligat demanar un crèdit.

El mestre Zen m’estava parlant d’economia?, d’arquitectura?, de lampisteria?, evidentment no; em parlava d’avions o de globus?, tampoc!, aleshores?, de què em parlava?, què dimonis era aquest dèficit i aquest deute? No ho sé pas, però estic segur que em parlava de la seva pròpia pobresa, dels seus deutes no pagats ni cobrats i del paraigües transparent ribetejat de blanc de la meva botiga ZEL, marca Cacharel, que li vaig regalar per a que no es mullés quan plogués.

Avui en dia el deute públic espanyol no ha fet altra cosa que augmentar sense aturador fins a prop del 100 % del PIB malgrat les retallades de tota mena que hi hagut aquests darrers temps en els serveis i sous públics; el mestre Zen, però, em repeteix encara avui en dia com una lletania rastafari que no m’amoïni, que romangui tranquil, que sigui feliç, que mediti una mica, tot prenent la posició del lotus o la de la magnòlia, perquè el Japó, per posar un exemple proper a ell, acumula un dèficit de quasi el 250 % del seu PIB i no passa res en absolut, o sí.

L’aigua que avui cau del cel, em deia finalment abans de quedar-se adormit pensant que levitava, és la mateixa que ja va caure fa temps, les mateixes gotes de llavors, d’aquell dia recordat, han travessat la terra, el mar i el cel després d’un llarg viatge i ara se’m despleguen de nou davant dels ulls com una cortina de saga mig transparent. 

---------------------------------------------------

Diario de primavera (23)

Be water my friend, be water, palabra de Bruce Lee.

Un viejo maestro zen que conocí cuando ejercí de eunuco durante la dinastía Ming me contaba que el agua siempre acaba encontrando una salida a pesar de que se le cierren las puertas y se taponen las alcantarillas y desagües, una circunstancia, decía, que los arquitectos olvidan a menudo al no dotar a los edificios de la necesaria red de tuberías que canalicen debidamente el agua de lluvia que termina, cuando llueve fuerte o de forma persistente y sostenida, inundando de mala manera sótanos, bajos, patios y goteando de techos agrietados y agujereados. Al sexo y al dinero, me recordaba también el maestro, les sucede lo mismo, siempre afloran aunque muchas veces lo hagan saliéndose de madre.

Entre copa y copa de cerveza no le gustaban el vino ni los licores fuertes, afirmaba que cuando se gasta más de lo que se gana se produce una diferencia entre ingresos y gastos que los expertos llaman déficit. Este déficit únicamente se puede financiar a través de los ahorros o de la deuda porque aunque se quiera, insistía, no es una realidad que se pueda ignorar igual como cuando te dejas un grifo abierto y al volver a casa la encuentras inundada.

Cuando se acaban los ahorros es como cuando se acaba el combustible de un avión en pleno vuelo, no puedes más que planear si sabes. La deuda es diferente pero similar, es como un globo que se hincha soplo tras soplo hasta que explota después de que, de tanto soplar, te hayas quedado sin fuelle. Yo no he volado nunca, ni en avión ni en globo, pero sí que me he fumado mis buenas pipas de opio, acababa afirmando seguro y contundente con unos ojos grises cada vez más pequeños y húmedos.

Lapidar los ahorros es triste pero es simple, me decía con su sencillez y facilidad naturales para explicar las cosas. Aumentar la deuda, en cambio, no lo es, no te quepa ninguna duda, recuérdalo siempre, es triste también pero no es sencillo, envuelve más de lo conveniente la madeja y genera intereses deudores que no hacen más que aumentar el gasto que no solucionan nunca el déficit en su origen ni en su final, sólo lo posponen agravándolo como un resfriado mal curado que termina con una neumonía que te mata.

Otra cosa muy diferente, me contaba, es que el crédito solicitado sea para hacer inversiones productivas que aumenten los ingresos que permitan tres cosas. Primera: pagar los intereses generados por la deuda. Segunda: pagar el principal de la deuda. Y tercera: reducir el déficit que ha obligado pedir un crédito.

¿El maestro Zen me estaba hablando de economía?, ¿de arquitectura?, ¿de fontanería?, evidentemente no; ¿me hablaba de aviones o de globos?, ¡tampoco!, ¿entonces?, ¿de qué me hablaba?, ¿qué demonios era ese déficit y esa deuda? No lo sé, pero estoy seguro de que me hablaba de su propia pobreza, de sus deudas no pagadas ni cobradas y del paraguas transparente ribeteado de blanco de mi tienda ZEL, marca Cacharel, que le regalé para que no se mojara cuando lloviera.

Hoy en día la deuda pública española no ha hecho más que aumentar sin cesar hasta cerca del 100% del PIB pese a los recortes de todo tipo que ha habido estos últimos tiempos en los servicios y sueldos públicos; el maestro Zen, sin embargo, me repite aún hoy en día como una letanía rastafari que no pierda el sueño, que permanezca tranquilo, que sea feliz, que medite un poco, tomando la posición del loto o la de la magnolia, porque Japón, por poner un ejemplo cercano a él, acumula un déficit de casi el 250% de su PIB y no pasa nada en absoluto, o sí.

El agua que hoy cae del cielo, me decía finalmente antes de quedarse dormido pensando que levitaba, es la misma que ya cayó hace tiempo, las mismas gotas de entonces, de aquel día recordado, han atravesado la tierra, el mar y el cielo después de un largo viaje y ahora se me despliegan de nuevo ante los ojos como una cortina de saga medio transparente.



Bruce Lee

 (San Francisco, 27 de novembre de 1940 - Hong Kong, 20 de juliol de 1973) 

2 comentarios:

Miquel dijo...

Me ha gustado el simil del agua con del sexo y el dinero.
Es una gran verdad, siempre fluirá por algún lado.
Por lo del PIB, ya ves, ningún economista se pondrá de acuerdo. El país más endeudado del mundo y menos pagador no es Grecia, es EEUU y ya ves.
Un abrazo y que vendas muchos Cacharel....
Salut

El peletero dijo...

Gracias Miquel, eres muy amable, pero dime, ¿de dónde has sacado que los USA sean el país más endeudado del mundo y que no paga sus deudas y que Grecia si?

Una buena página de datos económicos de todo el mundo donde puedes hacer todas las comparaciones entre países que quieras:

http://www.datosmacro.com/


Si no vendo paraguas no como.

Salut