lunes, 31 de agosto de 2015

Converses d’estiu.


Platja de Calafell 

Diari d’estiu (16)

Converses d’estiu.

Som a les acaballes de l’estiu, però fa tanta calor com al principi i les finestres romanen encara obertes de bat a bat, des d’elles se sent tot, la televisió, els orgasmes de les noies cridaneres i les converses de la gent. Per la finestra de la cuina m’arriba la de dues de les meves veïnes. Com que tenen una mica més de setanta anys i estan mig sordes parlen alt aconseguint que  tothom se n’acabi assabentant sense voler de les seves coses. Resulta que una li comenta a l’altra que li ha sortit un pretendent, un home filipí vidu amb dos fills ja grans, que se’l veu bona persona, honrat i treballador i que va amb bones intencions, que li agrada, que el troba guapot i atractiu i és una mica més jove que ella, i tot just s’acaba de jubilar, però que ella no vol complicar-se la vida, que en realitat únicament pretén tenir amb ell una relació sexual i prou, sense lligams ni compromisos; jo només vull follar! –diu –, i que aquests filipins són molt antiquats i massa tradicionals i que fins i tot li ha parlat de matrimoni per l’Església!, t’ho pots creure!, ni parlar-me!, on anirem a parar!

Quan els hi comento als meus amics que el meu barri s’ha consolidat i en bona part salvat gràcies a les famílies filipines que hi han vingut a viure no em responen i posen una cara de pòquer que no sé què amaga, i dic amaga perquè amagar amaga molt, no sé si sorpresa, estupor o una incomprensió profunda, tel·lúrica, abissal. El meu comentari no obté eco ni retorn, queda mort en un punt indeterminat i recondit del seu cervell, m’imagino que deu penetrar en un  terreny mental i emocional ignot i desèrtic, en un buit relativista, en una mena de forat que no és pas ni negre ni blanc, sinó incolor.

Abans d’ahir vam passar el dia amb una amiga catalana-francesa, filla d’uns amics dels nostres pares que van emigrar a Paris a finals de la dècada dels cinquanta del segle passat i amb la que el meu germà i jo hem continuat l’amistat que ells van iniciar. Era obligada la pregunta sobre el que es pensa a França en relació a la demanda d’independència de Catalunya d’Espanya. Pregunta que la nostra amiga ens respon tranquil·lament dient-nos que allà ningú creu que pugui arribar a ser mai possible tal cosa, la independència de Catalunya. Per què?, li demano, perquè a França es considera que Espanya no es viable sense Catalunya, així de simple i de senzill, em contesta, res complicat d’entendre ni enrevessat, no té futur.

Ahir, el diari el País, l'expresident del govern espanyol Felipe González va escriure una carta dirigida als catalans titulada A los catalanes, on més que una carta en realitat és un avís, un advertiment acompanyada de comparacions característiques amb el nazisme alemany i el feixisme italià (és curiós, no cita el feixisme espanyol que deia que "antes roja que rota"). Em recorda al Joan, un conegut, un extremeny ja jubilat d'una família veritablement "roja", tradicional votant del PSOE, suposadament culte i preparat, mestre d'escola, psicòleg i funcionari de la Diputació de Barcelona que viu aquí des de ja fa uns trenta anys amb la seva esposa catalana i que va arribar d'Extremadura per estudiar psicologia. Doncs bé, l'altre dia ens deia cridant en un dinar d'amics, enfurismat i més vermell que un tomàquet i de forma amenaçadora que ell, quan va venir de Plasencia a Barcelona, ​​va fer un viatge d'Espanya a Espanya i que l'Espanya de Barcelona amb la qual s'havia trobat a l’arribar no era pas una Espanya com la de Plasencia, per tant era una Espanya errònia i equivocada, i que amb tots aquests anys d'autonomia la falsificació s'havia agreujat, adulterant-la encara més a causa de la mala fe del nacionalisme català, dels seus polítics, amb Jordi Pujol al capdavant, i els mitjans de comunicació i propaganda afins amb l'aquiescència miserable dels diferents governs espanyols, inclòs el de FG, que intercanviaven favors il·legítims per vots al Congrés amb els nacionalistes, tractes que perjudicaven a tot Espanya, aconseguint d'aquesta manera també manipular el criteri i la voluntat dels catalans com si fóssim criatures infantils i càndides, i que, com els darrers fets i la greu deriva independentista demostraven, al final ens havíem tornat tots nosaltres completament bojos . No ho deia de broma, n’estava convençut alhora que dolorosament ofès perquè, afirmava, li havíem robat una part d'Espanya i que no ho pensava tolerar.

Fa dos dies em va telefonar la Begoña, una amiga de Donostia molt simpàtica. Durant la conversa la vaig felicitar perquè a Euskadi no ha sortit cap cas de corrupció política i que això deu ser la conseqüència d'un nivell de civisme molt més alt per part dels bascos en relació als espanyols i catalans. Al sentir-me es va posar a riure de manera descontrolada sense poder parar, reia tant que em va amoïnar. També li vaig preguntar innocentment, i ja de passada per intentar aturar el seu riure desbocat i gairebé histèric, si la Hisenda Basca sap o amaga alguna cosa que tothom hauria de saber a Espanya. Les riallades van augmentar encara més, i jo, estúpid de mi, no se’m va acudir altra cosa que demanar-li també la seva opinió sobre la proposta del líder de Ciutadanos d'eliminar els furs basc i navarrès. Reconec que va ser un error fer aquest tipus de preguntes. Hores més tard, quan ja s'havia calmat després de prendre dos valiums i tres whiskys, em va confessar que feia anys que no reia amb tantes ganes i em va donar les gràcies per la bona estona que havia passat. Ja no em vaig atrevir a preguntar-li res més, acomiadant ràpidament amb un senzill i educat agur.

El setembre serà, diuen els meteoròlegs, més fresquet, ja era hora!, vindran les tempestes, les pluges i les tronades, les meves veïnes tancaran les finestres i jo no podré escandalitzar-me amb les seves converses de septuagenàries irreverents i desvergonyides a les que no els importa ja el que pensin d’elles. 

-----------------------------------------

Diario de verano (16)

Conversaciones de verano.

Estamos en las postrimerías del verano, pero hace tanto calor como al principio y las ventanas permanecen todavía abiertas de par en par, desde ellas se oye todo, la televisión, los orgasmos de las chicas chillonas y las conversaciones de la gente. Por la ventana de la cocina me llega la de dos de mis vecinas. Como tienen algo más de setenta años y están medio sordas hablan alto consiguiendo que todo el mundo se acabe enterando sin querer de sus cosas. Resulta que una le comenta a la otra que le ha salido un pretendiente, un hombre filipino viudo con dos hijos ya mayores, que se le ve buena persona, honrado y trabajador y que va con buenas intenciones, que le gusta, que lo encuentra guapetón y atractivo y es un poco más joven que ella, y apenas se acaba de jubilar, pero que ella no quiere complicarse la vida, que en realidad únicamente pretende tener con él una relación sexual y nada más, sin ataduras ni compromisos; yo sólo quiero follar! -dice-, Y que estos filipinos son muy anticuados y demasiado tradicionales y que incluso le ha hablado de matrimonio por la Iglesia, ¡te lo puedes creer!, ¡ni hablar!, ¡a dónde iremos a parar!

Cuando les comento a mis amigos que mi barrio se ha consolidado y en buena parte salvado gracias a las familias filipinas que han venido a vivir no me responden y ponen una cara de póquer que no sé qué esconde, y digo esconde porque esconder esconde mucho, no sé si sorpresa, estupor o una incomprensión profunda, telúrica y abisal. Mi comentario no obtiene eco ni retorno, queda muerto en un punto indeterminado y recóndito de su cerebro, me imagino que debe penetrar en un terreno mental y emocional ignoto y desértico, en un vacío relativista, en una especie de agujero que no es ni negro ni blanco, sino incoloro.

Antes de ayer pasamos el día con una amiga catalana-francesa, hija de unos amigos de nuestros padres que emigraron a París a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado y con la que mi hermano y yo hemos continuado la amistad que ellos iniciaron. Era obligada la pregunta sobre lo que se piensa en Francia en relación a la demanda de independencia de Cataluña de España. Pregunta que nuestra amiga nos responde tranquilamente diciéndonos que allí nadie cree que pueda llegar a ser nunca posible tal cosa, la independencia de Cataluña. ¿Por qué?, le pido, porque en Francia se considera que España no es viable sin Cataluña, así de simple y de sencillo, me contesta, nada complicado de entender ni enrevesado, no tiene futuro.

Ayer, en el diario el País, el ex presidente del gobierno español Felipe González escribió una carta dirigida a los catalanes titulada A los catalanes, donde más que una carta en realidad es un aviso, una advertencia acompañada de comparaciones características con el nazismo alemán y el fascismo italiano (es curioso, no cita el fascismo español que decía que "antes roja que rota"). Me recuerda a Juan, un conocido, un extremeño ya jubilado de una familia verdaderamente "roja", tradicional votante del PSOE, supuestamente culto y preparado, maestro de escuela, psicólogo y funcionario de la Diputación de Barcelona que vive aquí desde ya hace unos treinta años con su esposa catalana y que llegó de Extremadura para estudiar psicología. Pues bien, el otro día nos decía gritando en una comida de amigos, enfurecido y más rojo que un tomate y de forma amenazadora que él, cuando vino de Plasencia a Barcelona, ​​hizo un viaje de España a España y que la España de Barcelona con la que se había encontrado al llegar no era una España como la de Plasencia, por consiguiente era una España errónea y equivocada, y que con todos estos años de autonomía la falsificación se había agravado, adulterándola aún más a causa de la mala fe del nacionalismo catalán, de sus políticos, con Jordi Pujol al frente, y los medios de comunicación y propaganda afines con la aquiescencia miserable de los diferentes gobiernos españoles, incluido el de FG, que intercambiaban favores ilegítimos por votos en el Congreso con los nacionalistas, tratos que perjudicaban a toda España, consiguiendo de esta manera también manipular el criterio y la voluntad de los catalanes como si fuéramos criaturas infantiles y cándidas, y que, como muestran los últimos hechos y la grave deriva independentista, al final nos habíamos vuelto todos nosotros completamente locos. No lo afirmaba en broma, estaba convencido a la vez que dolorosamente ofendido porque, nos decía, le habíamos robado una parte de España y que no lo pensaba tolerar.

Hace dos días me llamó Begoña, una amiga de Donostia muy simpática. Durante la conversación la felicité porque en Euskadi no ha salido ningún caso de corrupción política y que esto debe de ser la consecuencia de un nivel de civismo mucho más alto por parte de los vascos en relación a los españoles y catalanes. Al oírme se puso a reír de forma descontrolada sin poder parar, reía tanto que me preocupé. También le pregunté inocentemente, y ya de paso para intentar detener su risa desbocada y casi histérica, si la Hacienda Vasca sabe o esconde algo que todo el mundo debería saber en España. Las carcajadas aumentaron aún más, y yo, estúpido de mí, no se me ocurrió otra cosa que pedirle también su opinión sobre la propuesta del líder de Ciudadanos de eliminar los fueros vasco y navarro. Reconozco que fue un error hacer este tipo de preguntas. Horas más tarde, cuando ya se había calmado después de tomar dos valium y tres whiskys, me confesó que hacía años que no se reía con tantas ganas y me dio las gracias por el buen rato que había pasado. Ya no me atreví a preguntarle nada más, despidiéndome rápidamente con un sencillo y educado agur.

Septiembre será, dicen los meteorólogos, más fresquito, ¡ya era hora!, vendrán las tormentas, las lluvias y los truenos, mis vecinas cerrarán las ventanas y yo no podré escandalizarme con sus conversaciones de septuagenarias irreverentes y desvergonzadas a las que no les importa ya lo que piensen de ellas.

8 comentarios:

Bertha dijo...

Esta poniendo nerviosos a todos este tira y afloja con la independencia:si, que tuve el privilegio de leer lo que comenta Gonzalez y la verdad que los políticos cuando les interesa arriman el ascua a su sardina...unos con razón y otros por puro oportunismo.

-Acerca de los filipinos y quien dice filipinos, cuanquier persona que arribó a una tierra de acogida como Cataluña .-En uno de mis muchos viajes a Barcelona para visitar a mis padres:en el taxi que cogí el taxista era gallego y entrando un poco en conversación me hizo un comentario con cierta amargura.Que él no era catalán, pero se sentía obligado a querer esta tierra ya que sus hijos sí y que le había dado la oportunidad de salir de la suya o tener que irse a América y eso le pasa al Pais Vasco que una mitad también son ciudadanos que salieron de sus provincias.Porque en esos momentos ellos tenian la industria.

-Yo llegué a Canarias en comisión de servicio y en todos los lugares cuecen habas...O te adaptas o te marchas y punto...

Me ha encantado esa tertulia de patio de vecinos :ahora ya se tienen que cerrar las ventanas y hasta el próximo calor.

Un abrazo me encantan tus reflexiones estan hechas con mucha sabiduría de vida.

Miquel dijo...

No debemos olvidar que las industrias se pusieron estrategicamente.
Ni la Seat está en Barcelona por casualidad, ni los Altos Hornos por que Asturias (carbón) estuviera al lado.
La demostración fue Valencia, donde no había carbón y pusieron otros hornos.
Toda la industria fue regida por los tecnócratas ayudados por EEUU . Se había de poner en donde la masa se alteraba. Así al hombre se le volvía obrero, con obligaciones y estos a su vez dudores, con hipotecas e hijos, esto los hacé más dóciles y menos alborotadores. Funcionó. Eso y la ley de Galbraiht.
Por lo demás poco que decir. F Gonzalez tampoco vive aquí y creo que para opinar se ha de vivir...y él es Marqués, y ya se sabe, la corona está mal vista en estos momentos.
salut

Marga dijo...

Bueno, yo desconfiaría si un señor, filipino o de Cuenca, pidiera mi mano a estas alturas de la vida. Todo mi apoyo a su vecina, se lo grita de mi parte.

A González no es que haya que hacerle mucho caso. Le han entrado unas ínfulas de colonialismo un tanto extrañas en los últimos tiempos, no había más que verle entrando triunfante en Venezuela hace unos meses. Se ve que se aburre y ha debido leer algo sobre la evangelización y su vigencia actual.

Pero así seguimos, cada cual arrimando el ascua a su sardina y a mí es que me gustan en lata sin puerto definido de procedencia mientras esté limpito, eso sí. Por eso entiendo poco y hago por entender cada vez menos.

Besos de vuelta!

El peletero dijo...

Gracias por su comentario, Bertha, pero no me diga eso de la sabiduría que me hace viejo y todavía no lo soy.

En todas partes cuecen habas y en algunas caldeiradas, no le quepa ninguna duda. Lo malo es cuando uno considera suyo algo que no lo es, el mando a distancia de la tele, la esposa, el automóvil de tu padre, la camisa de tu hermano, el sueldo de tu hijo, la casa del vecino, etc. Ya me entiende.

En Canarias se debe de estar de rechupete!

Besos.

El peletero dijo...


“Se había de poner en donde la masa se alteraba. Así al hombre se le volvía obrero, con obligaciones y estos a su vez deudores, con hipotecas e hijos, esto los hace más dóciles y menos alborotadores. Funcionó. Eso y la ley de Galbraiht.”

¡Vaya!, no había oído nunca hablar de eso, Miquel, que los obreros eran más dóciles por serlo. Me has dejado, como otras veces, estupefacto.

“No debemos olvidar que las industrias se pusieron estratégicamente. Ni la Seat está en Barcelona por casualidad, ni los Altos Hornos porque Asturias (carbón) estuviera al lado. La demostración fue Valencia, donde no había carbón y pusieron otros hornos.”

Eso es lo que a mí me contaban en Andalucía, que Andalucía era pobre porque Cataluña era rica y le habían dado toda la industria. Es decir, que al insulto de “España nos roba” ha habido siempre otro de “Cataluña nos roba” que llevo oyendo des de que nací. Me parece que la economía no es tu fuerte, Miquel.

“F. González tampoco vive aquí y creo que para opinar se ha de vivir”.

Eso no es cierto Miquel, ya ves que mi conocido extremeño hace más de treinta años que vive aquí y opina como mejor cree. Cada uno usa los datos que recaba, los prejuicios y la inteligencia que Dios le ha dado para llegar a conclusiones, otra cosa son las conclusiones a las que llega. Yo sólo he expuesto un caso, el de ese conocido, desgraciadamente habitual, y que cada uno opine cómo le dé la gana, allá cada cual porque cada uno es libre de desbarrar y ponerse en ridículo como mejor le parezca.

Salut.

El peletero dijo...

Bienvenida de nuevo, querida Marga, la echaba a faltar.

Ya se lo diré a mis vecinas de su parte, que en el fondo, no sé si se ha dado cuenta, también quieren emanciparse y eso del matrimonio por la Iglesia a estas alturas de su vida les parece algo así como eso que también comenta de FG y de las sardinas con denominación de origen. Ellas lo han dejado clarito, sólo quieren follar, y hacen muy bien, la verdad, y que les salga un señor, filipino o de Cuenca, que les pida la mano, pues no sé, hacen como usted y como muchos catalanes, desconfiar y decir que muchas gracias, pero que no.

Lo malo es que FG y muchos otros hacen también cada vez más esfuerzos por entender menos.

Besos de ida.

Bertha dijo...

...parece que en Cataluña es solo donde se agitan las aguas pero ese sentimiento de independencia ya le costo al lider canario;el abogado Antonio Cubillo que le pegaran un tiro y lo dejaran inválido...

Totalmente de acuerdo contigo eso de creerse que solo tienen derechos pero no obligaciones

-Eso de sabiduría lo digo por tu imparcialidad : es como deja ver los árboles del bosque.

Los fanatismos son contraproducentes y ocasionan una sordera mental que lo que hace es bloquear.En toda la extensión de la palabra...

Bueno la próxima me tuteas que si no me condicionas jajajaja.Ya que me diste permiso para poder tutearte.

Y en Canarias como en todos los sitios:lo único que el sentimiento isleño esta más arraigado y la influencia inglesa.Es lo que tiene la insularidad que la gente se agrupa y tienen ese sentimiento de parientes(...).Pero fanáticos también los hay.Si que a los peninsulares si no se adaptan los llaman godos(en sentido peroyativo).

Un abrazo y ya se finí il dolce far niente.


El peletero dijo...

Yo no soy imparcial, Bertha, no lo puedo ser ni tampoco quiero serlo, y mucho menos en este tipo de cosas. Yo quiero que mi país, Cataluña, sea un país normal como cualquier otro, es decir, emancipado e independiente, en este caso de España, y que sea tratado por ella, y por los demás países del mundo, de igual a igual, de tú a tú, con respeto pleno a su soberanía. Integrado, naturalmente, con todos los derechos y obligaciones que eso conlleva, en la comunidad de países europeos, en la llamada Unión Europea.

Otra cosa es que me embargue el temor, una prevención y una duda nada retóricas porque España actuará igual que lo ha hecho siempre, como hizo, por poner un ejemplo recurrente, con Cuba. Y así será porque no puede entender que el derecho a ser español no lleva implícito el obligar a otros a serlo. ¿Y eso?, ¿cómo se resuelve?, votando y acatando el resultado, no conozco otra manera.

Como es fácil de comprender, aquí no se habla de otra cosa.

Llámeme de usted o de tú, como le plazca, no se condicione 

Yo no he hecho vacaciones aunque he cerrado todo el mes mi tienda. Piense que no hay nada mejor que il dolce fare qualcosa.

Un abrazo.