martes, 13 de octubre de 2015

Els colors del mar


Diari de tardor (7)

Els colors del mar

Aquest començament de tardor està sent càlid tot i que a les nits refresca; si fa vent neteja l’atmosfera i si no hi ha núvols el cel espetega d’estels com si fos un cor que es trenca, dient-nos sense dir-nos que encara no hem vist res de tot el que hi ha per veure a l’univers i que és tant que no ens ho podem ni imaginar i que ni ens cabria al cap ni als ulls com els mil colors del mar.

Avui m’ha entrat a la botiga un home d’uns seixanta anys, buscava uns regals pels seus dos gendres. Per a que el pogués aconsellar m’ha ensenyat unes fotografies dels nois amb les seves filles i la resta de la família amb un parell de néts molt petits que acaben de néixer fa poc. Després de molts dubtes ha triat una polsera de cuiro per un i un barret de palla per l’altre. Al mirar les imatges he trobat a faltar a la seva esposa. Sense demanar-li m’ha dit que era divorciat perquè la dona el va deixar fa ja cinc anys quan les coses li van començar anar malament i que, ja se sap, els diners són el greix que lubrifica els engranatges de qualsevol relació amorosa i quan falten tot grinyola i les coses comencen anar malament i el que abans estava bé ara no. Era un home trist amb ganes de parlar, potser per això també i sense tampoc demanar-li m’ha fet un resum de la seva vida professional, acabada malauradament abans d’hora. Petit industrial del tèxtil declarat insolvent, empaitat pels bancs i pels treballadors que no va acomiadar degudament quan ho hagués pogut fer, ara viu de la caritat de les seves filles i dels seus gendres.

Després ha vingut un client assidu, un noi molt simpàtic magrebí, un xapero que, com la seva professió indica, es guanya la vida fent xapes, fent senyors pels bars gai del barri i en una sauna masculina que hi ha a la cantonada. M’ha comprat el que només i únicament em compra, un cinturó, li tornen bojos els cinturons i no sé per què no em compra res més, jo li ensenyo de tot, però ell només vol cinturons. Sempre està alegre i jo el miro sense que es doni compte quan es prova els cinturons i penso, tampoc sé per què, que podria ser el meu fill.

Després ha entrat una parelleta també molta jove que m’ha demanat si em podia deixar uns flayers, concretament d’una pàgina web eròtica que diuen que han fet ells, no m’ho acabo de creure però la pàgina s’anomena tuseptimocielo. Naturalment els he dit que sí i els dos m’ho han agraït amb molt d’entusiasme, tampoc sé per què, perquè tampoc n’hi havia per a tant.

Avui la Generalitat Valenciana ha entregat la seva més alta distinció a Raimón, un home vetat durant trenta anys a casa seva i ignorat per l’oficialisme de qualsevol partit a la resta de l’Estat espanyol només que per defensar l’idioma i el rerefons cultural compartit entre catalans, valencians i illencs de les Balears. Raimon hauria de ser un home homenejat i reconegut en tota la seva grandesa arreu d’Espanya orgullosa de tenir-lo, un home popular, apreciat, valorat i estimat com és aquí, en canvi, ha estat ignorat i condemnat a la més miserable indiferència i ostracisme. Algú s’estranya que passin les coses que passen?

La fotografia que encapçala el text d’avui és la Galàxia dels mil robins, anomenada també M83, es troba a 12 milions d’anys llum aproximadament de nosaltres al sud-est de la constel·lació de la Hydra i el seu radi abasta uns quaranta mils anys llum. Al fons de la fotografia es veuen altres galàxies encara més llunyanes. Contemplant aquest raconet de l’univers no puc deixar de pensar, com deia l’Ausias March a Veles e vents, que algun dia, potser quan em mori, bullirà el mar com una cassola al forn mudant el seu color natural..., mentre arriba aquest dia, o aquesta nit, que mai se sap quan serà l’hora, qui sí bull i qui sí canvia de color és la gent que també es mor poquet a poquet i sense adonar-se’n igual que ho fa el setè cel que en aquests moments contemplo des d’una finestra de casa.

-------------------------------

Diario de otoño (7)

Los colores del mar

Este comienzo de otoño está siendo cálido aunque por las noches refresca; si hace viento limpia la atmósfera y si no hay nubes el cielo estalla de estrellas como si fuera un corazón que se rompe, diciéndonos sin decirnos que todavía no hemos visto nada de todo lo que hay que ver en el universo y que es tanto que no nos lo podemos ni imaginar y que ni nos cabría en la cabeza ni en los ojos como los mil colores del mar.

Hoy ha entrado en mi tienda un hombre de unos sesenta años, quería comprarles unos regalos a sus dos yernos. Para que lo pudiera aconsejar me ha enseñado unas fotografías de los chicos con sus hijas y el resto de la familia con un par de nietos muy pequeños que acaban de nacer hace poco. Tras muchas dudas ha elegido una pulsera de cuero para uno y un sombrero de paja para el otro. Al mirar las imágenes he echado de menos ver a su esposa. Sin preguntárselo me ha dicho que era divorciado porque su mujer lo dejó hace ya cinco años cuando las cosas le empezaron a ir mal y que, ya se sabe, el dinero es la grasa que lubrica los engranajes de cualquier relación amorosa y cuando falta todo chirría y las cosas empiezan a ir mal y lo que antes estaba bien ahora no. Era un hombre triste con ganas de hablar, tal vez por eso también y sin tampoco pedírselo me ha hecho un resumen de su vida profesional, acabada desgraciadamente antes de hora. Pequeño industrial del textil declarado insolvente, perseguido por los bancos y por los trabajadores que no despidió debidamente cuando lo hubiera podido hacer, ahora vive de la caridad de sus hijas y de sus yernos.

Después ha venido un cliente asiduo, un chico muy simpático magrebí, un chapero que, como su profesión indica, se gana la vida haciendo chapas, haciendo señores por los bares gay del barrio y en una sauna masculina que hay en la esquina. Me ha comprado lo que sólo y únicamente me compra, un cinturón, le vuelven locos los cinturones y no sé por qué no me compra nada más, yo le enseño de todo, pero él sólo quiere cinturones. Siempre está alegre y yo lo miro sin que se dé cuenta cuando se prueba los cinturones y pienso, tampoco sé por qué, que podría ser mi hijo.

Luego ha entrado una parejita también muy joven que me ha pedido si podía dejar unos flayers, concretamente de una página web erótica que dicen que han hecho ellos, no me lo acabo de creer pero la página se llama tuseptimocielo. Naturalmente les he dicho que sí y los dos me lo han agradecido con mucho entusiasmo, tampoco sé por qué, porque tampoco era para tanto.

Hoy la Generalitat valenciana ha entregado su más alta distinción a Raimón, un hombre vetado durante treinta años en su casa e ignorado por el oficialismo de cualquier partido en el resto de España sólo por defender el idioma y el trasfondo cultural compartido entre catalanes, valencianos e isleños de las Baleares. Raimon debería ser un hombre homenajeado y reconocido en su grandeza en toda España orgullosa de tenerlo, un hombre popular, apreciado, valorado y querido como es aquí, en cambio, ha sido ignorado y condenado a la más miserable indiferencia y ostracismo. ¿Alguien se extraña de que pasen las cosas que pasan?

La fotografía que encabeza el texto de hoy es la Galaxia de los mil rubíes, llamada también M83, se encuentra a 12 millones de años luz aproximadamente de nosotros en el sureste de la constelación de la Hydra y su radio abarca unos cuarenta mil años luz. Al fondo de la fotografía se ven otras galaxias aún más lejanas. Contemplando este rinconcito del universo no puedo dejar de pensar, como decía Ausias March en Veles e vents, que algún día, tal vez cuando me muera, hervirá el mar como una cazuela al horno mudando su color natural..., mientras llega ese día, o esa noche, que nunca se sabe cuándo será la hora, quien sí hierve y quien sí cambia de color es la gente que también se muere poco a poco y sin darse cuenta al igual que lo hace el séptimo cielo que en estos momentos contemplo desde una ventana de casa.

8 comentarios:

Miquel dijo...

Podrías escribir un diario con las personas que conoces en la tienda...
Buena narración.
Salut

Enric H. March dijo...

Poder observar com passa la vida davant teu és un privilegi. No permet amidar la realitat (sempre tan diversa) per sí que ajuda a relativitzar-la.

Marga dijo...

Pues sí, opino como Miguel, todo un crisol sus clientes, personajes.

Recuerdo cantar a Raimon de bien chica, imitando a mis hermanos mayores con sus guitarras. Tan lejanos esos tiempos como la Galaxia M83, años luz parecen muchas cosas ya. Preciosa imagen, señor Peletero.

Besos y destellos.


El peletero dijo...

Eso es lo que hago en buena parte, Miquel. A lo largo de tantos años las personas son como las estrellas que brillan y se apagan con su propia historia que a veces roza la mía.

Gracias.

El peletero dijo...

La vida passa i diuen que la vida et fa perdre la vida, Enric, cadascú la viu com millor sap, creu o pot. Una botiga és un aparador a la inversa, són ells, els meus clients, qui se’m mostren a mi i entrant per a comprar-me alguna cosa no fan més que posar-se a la venda ells mateixos sense saber-ho. La vida és relativa, és a dir, és relativa a quelcom o algú, però per a cadascú de nosaltres és absoluta, la tenim tota i la perdem tota.

Salut.

El peletero dijo...

Como le digo a Miquel, querida Marga, mis clientes/personajes son barcos en la noche, unas lucecitas, unas voces lejanas, quizá también un poquito de música, y poco más.

Si no tuviéramos a Raimon lo habríamos de inventar como se inventan los caminos y los puentes, y habríamos de hacerlo como una especie de deber para con nosotros mismos, pese a quien pese aunque a muchos, al otro lado del puente, les pese demasiado, ellos sabrán de qué está hecha su dignidad y su vergüenza.

Besos entre velas y vientos

Bertha dijo...

No tienes tiempo para la rutina y el aburrimiento y eso hoy en día es un privilegio.También porque les dejas que se sinceren.Hoy en día la gente va a contrarreloj y poco tiempo para conversaciones, por eso hay tanto fracaso en la convivencia no se habla y eso es una llama que alimenta la buena armonía.

Tienes razón que hay mucha injusticia y sobre todo cuando les pueden hacer sombra, cuando estos mismos que los arrinconan cuando los necesitan para sus campañas bien que los muestran como si fuera un circo.

Un abrazo

El peletero dijo...

Bueno, querida Bertha, también es un mérito saber no aburrirse, encontrar tiempo para uno mismo y no perder la curiosidad por la cosas de este mundo, que yo sepa el Gobierno a mí no me privilegia regalándome una subvención o jubilándome a los sesenta años, yo, como tantos otros, hemos de saber administrar bien las 24 horas del día.

El caso de Raimon es el ejemplo perfecto de la indiferencia que siente una parte del país hacia la otra parte, una indiferencia característica de España y de su ADN que desprecia lo que ignora y que nunca ha sido capaz de ver más allá de su nariz, y, cuando por casualidad ve algo, lo considera hostil.

A mí, la verdad, lo que hacen o dejan de hacer las instituciones me preocupa menos que aquello que hace o deja de hacer la gente, esa gente normal que se disculpa a sí misma considerándose víctima.

Un abrazo muy fuerte.