jueves, 8 de octubre de 2015

Catalunya i Espanya



Diari de tardor (6)

Catalunya i Espanya

Tots els meus amics i amigues, familiars i companys que s’han divorciat m’expliquen el mateix. Un dia, al despertar-se al dematí, troben que a l’altra costat del llit dorm un desconegut o desconeguda. Com és possible, es pregunten sorpresos?, què ha succeït?, què ha anat malament?, on és l’error?, és en mi o en el desconegut o desconeguda que dorm a l’altre costat del meu llit?  

O és potser que l’altre costat del meu llit té poders sobrenaturals, paranaturals  o súpernaturals per canviar les persones que hi jeuen per unes altres com si fos el teletransportador de Star Trek? Aquest o aquesta que contemplo que ronca plàcidament amb la boca oberta com si no hagués trencat mai cap plat qui és?, com es diu?, d’on ha sortit?, és un alien que em vol mal?

El més greu, però, no és pas això, no és trobar-se a un desconegut a l’altre costat del llit –que segons com t’ho miris pot tenir fins i tot una certa gràcia, tothom sap que el llit és un bon lloc per a fer noves amistats–, sinó trobar-te’l a l’altra banda del mirall quan ens mirem badallant  mig adormits de bon matí, despentinats i encara amb el pijama posat, malgirbat i arrugat amb la seva característica olor a llençols usats. Com és possible?, què ha passat?, qui dimonis és aquest que em mira?, on és l’error?, què ha anat malament?, soc jo o és el mirall el que s’ha espatllat? Es pot espatllar un mirall? Si avui és dilluns quin és el meu nom?, si jo em dic Joan com et dius tu que m’observes amb aquesta cara de terror des de l’altre costat de l’univers?

Una amiga em comenta que aquestes situacions no es poden donar en els matrimonis de conveniència perquè directament et cases amb un desconegut i problema resolt, matrimonis on l’única tragèdia que pot passar és que amb el temps el desconegut agafi confiança i esdevingui en conegut i aleshores sí, aleshores la conveniència i la convivència se’n vagin en orris i tot s’espatlli com sempre s’espatllen les coses en les que hi posem entusiasme, sentiments i ni una engruna de racionalitat o interès. Jo li responc que no sé, que la seva manera de pensar em trasbalsa, que no m’ha acaba de convèncer la seva lògica cartesiana i el que em diu de les conveniències sense sentiments, que tot plegat em recorda allò que li passa al somni de la raó quan es somia a sí mateix, que només produeix monstres.

Fixa’t en Espanya, m’assenyala, s’està despertant mica en mica del llarg somni del franquisme sociològic –que atrapa a tant a dretes i a esquerres sense distincions–, i s’ha trobat a l’altre costat del llit amb una Catalunya desconeguda per a ella, amb una Catalunya que mai havia pogut imaginar que existís ni en els seus pitjors malsons, amb una Catalunya rara, que diu coses encara més rares com una dona insatisfeta que veu al seu marit vell, insípid i avorrit, que contempla com se li escapa el temps i la joventut: "vull una vida nova, vull anar a esquiar, vull anar a ballar, vull anar a la platja, vull fer un viatge per Europa en motocicleta, vull actuar, vull viure, vull participar, mai riem junts!”, una Catalunya que s'assembla més a Flandes que a Extremadura. Com és possible?, què ha passat?, què ha anat malament, on és l'error?, a Espanya o a Catalunya?, a Flandes o a Extremadura?

Totes les històries de divorcis acaben de dues maneres que en el fons és la mateixa i una de sola, o ell se’n va de casa a buscar aixopluc a la dels seus pares o a la d’un amic samarità, o ella li posa les seves coses en maletes, i si no hi ha maletes en bosses de les escombraries, al replà com últim recurs per a fer-li entendre d’una punyetera vegada que ha de fotre el camp. El cas, però, que m’esmenta la meva amiga, una dona amb una llarga experiència en divorcis com advocada tot i ser soltera,  no és pas el mateix perquè en l’afer entre Espanya i Catalunya no hi ha replà de casa on deixar les coses ficades ni en maletes ni en bosses de l’escombraries.

La meva amiga, com és evident, desbarra i no sap el que es diu, però sí hi ha una cosa clara claríssima i que no és pas cap altra que Espanya i Catalunya han deixat  de riure juntes si és que alguna vegada ho van fer, cosa que, sincerament, no crec pas que hagi mai succeït i, ja se sap, les parelles que no riuen juntes acaben malament. La ironia és essencial per sobreviure en el dia a dia i en l’ahir i en el demà, mantenir el cap clar, el judici encertat i el cor valent per prendre les decisions correctes com ara tenir sempre a ma unes maletes com cal i no haver de recórrer a unes miserables bosses d’escombraries de pena quan la parenta et foti fora de casa.

Aquesta ironia, i bon sentit de l’humor en front del desastre més imminent, precisament i malaurada, és el que dubto que Espanya tingui en les seves reserves emotives, malgrat la gran escola d’humoristes que es deu remuntar més enllà del Quixot perquè encara no s’ha mirat bé al mirall. Ai el dia que ho faci!

En fi... al fer fora els jueus es va perdre, entre moltes altres coses, una bona font d'inspiració en l'humor intel·ligent i irònic com Woody Allen demostra: "Per què m’ha de preocupar tant el divorci?, què dimonis! Fins i tot pot ser que estigui millor sense ella, per què no?, sóc jove, tinc bona salut, una bona feina, potser és aquesta l'oportunitat que em diverteixi una mica. He, he, si ella es vol divertir jo també!, hum, convertiré això en un night club, ja veuran les noies que portaré aquí, ja veuran!, ballarines, trapezistes, nimfòmanes, protèsiques dentals, si ella no em vol no l’obligaré per la força".

------------------------------------

Diario de otoño (6)

Cataluña y España

Todos mis amigos y amigas, familiares y compañeros que se han divorciado me cuentan lo mismo. Un día, al despertarse por la mañana, encuentran que al otro lado de la cama duerme un desconocido o desconocida. ¿Cómo es posible, se preguntan sorprendidos?, ¿qué ha sucedido?, ¿qué ha ido mal?, ¿dónde está el error?, ¿está en mí o en el desconocido o desconocida que duerme al otro lado de mi cama?

O es quizás que el otro lado de mi cama tiene poderes sobrenaturales, paranaturales o supernaturales para cambiar las personas que yacen por otras como si fuera el teletransportador de Star Trek? ¿Éste o ésta que contemplo que ronca plácidamente con la boca abierta como si no hubiera roto jamás un plato quién es?, ¿cómo se llama?, ¿de dónde ha salido?, ¿es un alien que me quiere mal?

Lo más grave, sin embargo, no es esto, no es encontrarse a un desconocido al otro lado de la cama -que según se mire puede tener incluso una cierta gracia, todo el mundo sabe que la cama es un buen lugar para hacer nuevas amistades-, sino encontrártelo al otro lado del espejo cuando nos miramos bostezando medio dormidos de buena mañana, despeinados y aún con el pijama puesto, desaliñado y arrugado con su característico olor a sábanas usadas. ¿Cómo es posible?, ¿qué ha pasado?, ¿quién demonios es ése que me mira?, ¿dónde está el error?, ¿qué ha ido mal?, ¿soy yo o es el espejo el que se ha estropeado? ¿Se puede estropear un espejo? ¿Si hoy es lunes cuál es mi nombre?, ¿si yo me llamo Juan cómo te llamas tú que me observas con esa cara de terror desde el otro lado del universo?

Una amiga me comenta que estas situaciones no pueden darse en los matrimonios de conveniencia porque directamente te casas con un desconocido y problema resuelto, matrimonios donde la única tragedia que puede ocurrir es que con el tiempo el desconocido coja confianza y se convierta en conocido y entonces sí, entonces la conveniencia y la convivencia se vayan a pique y todo se estropee como siempre se estropean las cosas en las que ponemos entusiasmo, sentimientos y ni una migaja de racionalidad o interés. Yo le respondo que no sé, que su manera de pensar me trastorna, que no me acaba de convencer su lógica cartesiana y lo que me dice de las conveniencias sin sentimientos, que todo ello me recuerda lo que le pasa al sueño de la razón cuando se sueña a sí mismo, que sólo produce monstruos.

Fíjate en España, me señala, se está despertando poco a poco del largo sueño del franquismo sociológico -que atrapa tanto a derechas y a izquierdas sin distinciones-, y todavía en pijama se ha encontrado al otro lado de la cama con una Cataluña desconocida para ella, con una Cataluña que nunca había podido imaginar que existiera ni en sus peores pesadillas, con una Cataluña rara, que dice cosas todavía más raras como una mujer insatisfecha que ve a su marido viejo, soso y aburrido, que contempla cómo se le escapa el tiempo y la juventud: “quiero una vida nueva, quiero ir a esquiar, quiero ir a bailar, quiero ir a la playa, quiero hacer un viaje por Europa en motocicleta, quiero actuar, quiero vivir, quiero participar, ¡nunca nos reímos juntos!”, una Cataluña que se parece más a Flandes que a Extremadura. ¿Cómo es posible?, ¿qué ha pasado?, ¿qué ha ido mal, donde está el error?, ¿en España o en Cataluña?, ¿en Flandes o en Extremadura?

Todas las historias de divorcios acaban de dos maneras que en el fondo es la misma y una sola, o él se va de su casa a buscar refugio en la de sus padres o en la de un amigo samaritano, o ella le pone sus cosas en maletas, y si no hay maletas en bolsas de basura, en el rellano como último recurso para hacerle entender de una puñetera vez que tiene que largarse. El caso, sin embargo, que menciona mi amiga, una mujer con una larga experiencia en divorcios como abogada a pesar de ser soltera, no es el mismo porque en el asunto entre España y Cataluña no hay rellano de casa donde dejar las cosas metidas ni en maletas ni en bolsas de la basura.

Mi amiga, como es evidente, desbarra y no sabe lo que se dice, pero sí hay una cosa clara clarísima y que no es otra que España y Cataluña han dejado de reír juntas si es que alguna vez lo hicieron, algo que, sinceramente, no creo que haya nunca sucedido y, ya se sabe, las parejas que no ríen juntas terminan mal. La ironía es esencial para sobrevivir en el día a día y en el ayer y en el mañana, mantener la cabeza clara, el juicio acertado y el corazón valiente para tomar las decisiones correctas como tener siempre a mano unas maletas como es debido y no tener que recurrir a unas miserables bolsas de basura de pena cuando la parienta te eche de casa.

Esta ironía, y buen sentido del humor frente al desastre más inminente, precisa y desgraciadamente, es lo que dudo que España tenga en sus reservas emotivas, a pesar de la gran escuela de humoristas que se debe remontar más allá del Quijote porque todavía no se ha mirado como es debido al espejo. ¡Ay el día que lo haga!

En fin… al echar a los judíos se perdió, entre muchas otras cosas, una buena fuente de inspiración en el humor inteligente e irónico como Woody Allen demuestra: “¿Por qué tiene que preocuparme tanto el divorcio?, ¡qué demonios! Hasta puede que esté mejor sin ella, ¿por qué no?, soy joven, tengo buena salud, un buen trabajo, quizá sea ésta la oportunidad de que me divierta un poco. Je, je, ¡si ella quiere divertirse yo también!, hum, convertiré esto en un night club, ya verán las chicas que traeré aquí, ¡ya verán!, bailarinas, trapecistas, ninfómanas, protésicas dentales, si ella no me quiere no voy a obligarla por la fuerza”. 

2 comentarios:

Miquel dijo...

De monent no puedo hablar.
LLevo 42 años de casado y si, en alguna ocasión he querido separarme... pero no encontraré algo diferente, eso no, será algo similar, cambiado, pero al fin y a la postre algo similmente igual.
Ya estoy bien , no quiero más mujeres...más dolores de cabeza.
Salut

El peletero dijo...

Me parece muy bien tu decisión Miquel, entre otras cosas porque no es la mía, la mía sería muy diferente a la tuya. En cualquier caso la cosa está cuando te dejan para ir a hacer un viaje por Europa en motocicleta, ¿qué hacer entonces, Miquel?, no creo, como pretende Woody Allen, que lo mejor sea invitar a casa a protésicas dentales, aunque nunca se sabe.

Salut.