viernes, 5 de agosto de 2016

El rock i els tupés



Diari d’estiu (8)

El rock i els tupés.

Diuen que el rock és universal, com el flamenc, el tango o el xotis, segur que sí, per això, i ja de ben petit, el meu anhel ha estat sempre el d’arribar a convertir-me en una flamant estrella del rock.

La vida, però, és molt exigent i només m’ha ofert allò pel que he estat realment capaç, que no és pas el de triomfar en la música escènica amb jaquetes de cuiro i tupés magnífics al cabell. De jaquetes de cuiro en venc, o en venia, i de tupés ja no em queda matèria primera per oferir-ne a cap perruquera.

Amb aquest panorama tan desolador he decidit que només puc pentinar el gat que no tinc i que no crec que tingui mai perquè, si m’he de comprar un animal que em faci companyia, abans em compraré una cadernera o un gos petaner que no pas un felí de mirada vertical.

El que sembla en el fons un gos petaner és en Roberto Piazza, el cantant de la banda de rock anomenada Little Bob i que es va interpretar a ell mateix en l’esplèndida pel·lícula Le Havre, de Aki Kaurismäki. Una pel·lícula on es narra la relació entre un escriptor, que ha decidit convertir-se en neteja sabates de carrer, i un nen africà que ha entrat il·legalment a França.

Vivim temps estranys on molta gent considera que té la necessitat de canviar de vida i que per aconseguir-ho s’imagina, somia i s’il·lusiona emigrant a països remots amb paisatges de fotografia. Altres, en canvi, ho fan sense passaport ni visats, i amagats a sota de grans camions o bé travessant el mar en pasteres sense garanties de navegació. O, com el protagonista de la pel·lícula, en Marcel Marx, que “emigra” a la seva pròpia ciutat i adopta l’honorable ofici d’enllustrador de sabates ambulant a l’adonar-se que mai es convertirà en un escriptor reconegut.

Aquesta pel·lícula la vam veure junts l’Albert, la Qk i un servidor un juliol a Madrid. Recordo que feia una calor terrible, una calor seca de forn diabòlic com acostuma a fer els estius a la capital d’Espanya, un bon lloc, com tants altres, per a canviar de vida. No obstant, tothom hauria de saber que, en realitat, només hi ha una manera efectiva de canviar de vida, i del que es tracte tampoc és de prendre’s seriosament la dita aquella tan famosa “de Madrid al cielo”.

En definitiva, que qui no es conforma és perquè no vol, i per a mi escoltar a Roberto Piazza cantar amb el seu grup de rock, Little Bob, m’alegra l’ànim tot i que sé que mai cantaré com ell ni mai tampoc lluiré un tupé com el seu.

M'alegra i alhora m'entristeix també perquè em fa recordar aquells dies a Madrid, uns dies que malauradament no tornaran com si d’una manera dolorosa i xocant me n’adonés de sobte que he canviat de vida.



Diario de verano (8)

El rock y los tupés.

Dicen que el rock es universal, como el flamenco, el tango o el chotis, seguro que sí, por eso, y ya de pequeño, mi anhelo ha sido siempre el de llegar a convertirme en una flamante estrella del rock.

La vida, sin embargo, es muy exigente y sólo me ha ofrecido aquello por lo que he sido realmente capaz, que no es el de triunfar en la música escénica con chaquetas de cuero y tupés magníficos en el pelo. Chaquetas de cuero vendo, o vendía, y de tupés ya no me queda materia prima para ofrecer a ninguna peluquera.

Con este panorama tan desolador he decidido que sólo puedo peinar el gato que no tengo y que no creo que tenga nunca porque, si he de comprar un animal que me haga compañía, antes me compraré un jilguero o un perro faldero que no un felino de mirada vertical.

El que parece en el fondo un perro faldero es Roberto Piazza, el cantante de la banda de rock llamada Little Bob y que se interpretó a sí mismo en la espléndida película Le Havre, de Aki Kaurismäki. Una película donde se narra la relación entre un escritor, que ha decidido convertirse en limpiabotas, y un niño africano que ha entrado ilegalmente en Francia.

Vivimos tiempos extraños donde mucha gente considera que tiene la necesidad de cambiar de vida y que para ello se imagina, sueña y se ilusiona emigrando a países remotos con paisajes de fotografía. Otros, en cambio, lo hacen sin pasaporte ni visados, y escondidos debajo de grandes camiones o bien atravesando el mar en pateras sin garantías de navegación. O, como el protagonista de la película, Marcel Marx, que "emigra" a su propia ciudad y adopta el honorable oficio de limpiabotas ambulante al darse cuenta de que nunca se convertirá en un escritor reconocido.

Esta película la vimos juntos Albert, Qk y un servidor un julio en Madrid. Recuerdo que hacía un calor terrible, un calor seco de horno diabólico como suele hacer los veranos en la capital de España, un buen lugar, como tantos otros, para cambiar de vida. Sin embargo, todo el mundo debería saber que, en realidad, sólo hay una manera efectiva de cambiar de vida, y de lo que se trata tampoco es de tomarse en serio el dicho aquel tan famoso "de Madrid al cielo".

En definitiva, que el que no se conforma es porque no quiere, y para mí escuchar a Roberto Piazza cantar con su grupo de rock, Little Bob, me alegra el ánimo aunque sé que nunca cantaré como él ni nunca tampoco luciré un tupé como el suyo.

Me alegra y al mismo tiempo me entristece también porque me hace recordar aquellos días en Madrid, unos días que desgraciadamente no volverán como si de una manera dolorosa y chocante me diera cuenta de repente que he cambiado de vida.


6 comentarios:

F.PUIGCARBÓ dijo...

Pàgines viscudes. Bones birres a la taula, i pensa que tambè hi ha qui diu Madrid me mata, i és que a l'agost a Madrid - l'hed viscut - és terrible, no eds pot ni respirar segons a quines hores i llocs.
No he vist la pel·lícula Le Havre, per tant no puc opinar, ara, el senyor aquest baixet escapat del geriatric de torn, desentona al costat d'un a banda potent, encara que discreta, cada cosa al seu temps. De jove habia anat amb un grup - WATTUSI - HO VAIG DEIXAR A L'ANAR A LA MILI, i no he volgut participar de cap revival ni actuar pels llocs amb panxa cervesera i cabells blancs, entenc que hi ha temps per a cada cosa, i no crec en els vells rockers, amb tupé o sense...

AH! Com entenc no ets el mig de la foto, has de ser el primer per l'esquerra. Oi?

salut

Tot Barcelona dijo...

La peli es simplemente preciosa, FRANCESC.
No te preocupes, que yo la tengo, tengo muchas de ese palo y de ese estilo, huyo de la violencia física, y me agradan los finales felices.
En realidad la peli es un drama, pero nada que no se produzca cotidianamente. Te la bajaré en un lápiz, házmelo recordar dentro de un par de semanas.

Y si, de acuerdo con El Peletero, en el resto del pensamiento. El tiempo hace su curso y nos debemos a él.
Un abrazo

El peletero dijo...

Estàs carregat de punyetes, Francesc, la música només es deu a la música, i és molt injust i maleducat que qualifiquis al cantant com sorgit d’una residència per a vells i esmentis el seu físic. Cap d’aquestes coses ve a compte de res, absolutament cap, a més de ser una manera molt poc elegant, de pixar fora de test.

Piazza canta de meravella i naturalment que sí que existeixen als vells rockers, és clar que sí, igual que hi ha vells que repapiegen i no saben el que es diuen, entre uns i altres es nota enseguida la diferència.

La pel•lícula és excel•lent per a moltes raons, entre d’altres per a la seva manca de supèrbia, per la seva mirada ingènua, però valenta, i perquè ens diu que també podem trobar a vells rockers entre els enllustradors de sabates.

Sí, sóc el de l’esquerra.

El peletero dijo...

Tens tota la raó, Miquel, la pel•lícula és una comèdia dins d’un drama que podem trobar en cada cantonada del carrer.

Una abraçada.

Tot Barcelona dijo...

EL PELETERO: Entiendo lo que ha querido acercar , con un comentario irónico nuestro Francesc. Te aseguro que es un tipo extraordinario, de verdad, doy mi palabra.

A veces le gusta tocar los cojones, cosa que hace con salero, pero al igual con poca gracia.
El Francesc, XAVIER, escribe de maravilla, pero como en tantas otras cosas no se entrenó.

Y como todo, depende del día y de nuestro estado de ánimo, el escribir, el entender, el componer o el lograr unos párrafos que sean legibles , entendibles y poco molestos.

Xavier...Un abrazo. Salut

El peletero dijo...

Seguro que es cierto todo lo que dices, Miquel, no tengo ninguna duda ni tampoco motivos para pensar lo contrario. Lo que sucede, si ya me conoces a mi también un poco, es que los comentarios que descalifican en general a grupos de personas sin discriminar me molestan y si, además, se hace mención a su físico o a su condición vital, muchísimo más.

La mejor manera de evitar los posibles efectos negativos de las ironías es incluirse uno mismo en ellas, de manera directa o indirecta, como, por ejemplo, la de hacer mención, frente a la pelambrera del cantante, a la calvicie de uno mismo o al deseo frustrado de llegar a ser estrella del rock.

Considero que en este caso -además de la relación con la película y de ella con aquellos días vividos en Madrid- la elección del cantante es adecuada porque en su condición está la gracia y el sentido (aparte de las referencias a su magnífico tupé que yo nunca podré lucir). No lo hubiese sido elegir a una mejor banda de rock y a un cantante jovencito, entre muchas razones porque habría sido caer en el tópico y la falta que muchos criticamos que no es otra que la glorificación banal de la juventud.

En este caso también el cantante otorga dignidad y decencia, valentía y descaro al salir a un escenario a pesar de su físico y gracias a su buena voz, virtudes que enlazan con la del protagonista de la película, este escritor fracasado (condición también en la que nosotros tres nos podemos sentir identificados) que decide emigrar a su propia ciudad convertirse en limpiabotas y ayudar a un niño africano con la épica de las personas humildes pero valerosas y honradas.

La expresión “viejo roquero” no se refiere solamente a la musical, es una condición de vida, en la que, por ejemplo, estás incluido tú, Miquel. Un estado vital de la que es partícipe el protagonista también y buena parte de sus amigos del barrio que le ayudan en ayudar.

Gracias por tu comentario, Miquel, viejo roquero, gracias por él y que nadie se moleste más allá del primer rebote, nosotros no somos espadachines florentinos, pero tampoco trabucaires, ni nadie aquí tiene ni mala fe ni mala intención, sólo ganas de charlar.

Un abrazo bien fuerte.