jueves, 4 de junio de 2015

A train of thought.


Bàrbara Bel Geddes i James Steward interpretant els papers de Midge i Scottie a Vertigen


Diari de primavera (19)

A train of thought.

En la pel·lícula Vertigen de l’Alfred Hitchcock l’Scottie li pregunta a la Midge com és la seva vida amorosa i ella li respon ambiguament que la seva vida amorosa és normal, that's following a train of thought, que està seguint el tren dels “pensaments”, una frase feta per a dir que està en un estat reflexiu que acompanya de manera natural el curs dels esdeveniments íntims del seu cor i el tren dels seus sentiments.

Ell, però, insisteix demanant-li si es pensa tornar a casar i ella li contesta que ja sap que en la seva vida només hi ha un home.

El beneït de l’Scottie no se n’adona que ella s’està referint, precisament, a ell que, pobre, es troba  a punt de caure en les urpes d’una dona fatal, millor dit, de dues dones fatals en una de sola, la Madeleine/Judy, un personatge doble que interpreta la extraordinària Kim Novak i que sacsejarà la seva vida com només ho pot fer un terratrèmol de nivell 10 en l’escala de Richter.

Segons la Viquipèdia un pont en mènsula (en anglès cantilever bridge) és un pont en el qual una o més bigues principals treballen com una mènsula o voladís. És l’estructura bàsica també dels ponts penjants i, pel que sembla, és igualment el fonament dels sostenidors femenins que està dissenyant la Midge i que, segons ella mateixa li explica al bocabadat Scottie, el va inventar un enginyer aeronàutic espavilat en els seu temps lliure. Meravella a la que ell només sap afegir l’estúpid comentari de: Uh-huh!, quin hobby més plaent!

Els homes podem arribar a ser tant simples i infantils com el detectiu John 'Scottie' Ferguson davant d’un prodigi de la enginyeria sustentadora que evita que les coses caiguin i es sotmetin a la inexorable Llei de la Gravetat que va formular el llegendari Isaac Newton a l’Anglaterra del 1687 sota d’un pomer que tenia les pomes madures.

Per aquesta raó el meu programa de TV preferit és "Com es fa" de la cadena Discovery Max on expliquen de manera molt didàctica com es fan les coses. Res a veure amb les explicacions infantils i sense contingut de la majoria dels artistes expressant amb aire de superioritat el buit de les seves obres.

Per aquest motiu també fa pocs dies vaig anar al recent inaugurat Museu del disseny de Barcelona per a contemplar la seva bona col·lecció de sostenidors femenins de la que mostro al final una fotografia.

No hi ha res com les arts i les ciències aplicades tot i que ni les primeres ni les segones, malgrat ser ambdues ponts sòlids al servei dels trens que per elles circulen, ens eviten descarrilar i caure irremediablement a l’abisme de les esquerdes que s’obren en el pitjor dels terratrèmols possibles que no es pas cap altre que un earthquake of thought.

Al final i després de la fotografia també adjunto un fragment del guió de Vertigen que es va subtitular D’entre els morts i un vídeo referits ambdós a l’escena que esmento.

------------------------------------------------------------

Diario de primavera (19)

A train of thought.

En la película Vértigo de Alfred Hitchcock Scottie le pregunta a Midge cómo es su vida amorosa y ella le responde ambiguamente que su vida amorosa es normal, that's following a train of thought, que está siguiendo el tren de los "pensamientos", una frase hecha para decir que está en un estado reflexivo que acompaña de manera natural el curso de los acontecimientos íntimos de su corazón y el tren de sus sentimientos.

Pero él insiste pidiéndole si piensa volver a casarse y ella le contesta que ya sabe que en su vida sólo hay un hombre.

El tonto de Scottie no se da cuenta de que ella se está refiriendo, precisamente, a él que, pobre, se encuentra a punto de caer en las garras de una mujer fatal, mejor dicho, de dos mujeres fatales en una sola, Madeleine/Judy, un personaje doble que interpreta la extraordinaria Kim Novak y que sacudirá su vida como sólo lo puede hacer un terremoto de nivel 10 en la escala de Richter.

Según la Wikipedia un puente en ménsula (en inglés cantilever bridge) es un puente en el que una o más vigas principales trabajan como una ménsula o voladizo. Es también la estructura básica de los puentes colgantes y, al parecer, es igualmente el fundamento de los sujetadores femeninos que está diseñando Midge y que, según ella misma le explica al boquiabierto Scottie, lo inventó un ingeniero aeronáutico avispado en su tiempo libre. Maravilla a la que él sólo sabe añadir el estúpido comentario de: ¡Uh-huh!, ¡qué hobby más placentero!

Los hombres podemos llegar a ser tan simples e infantiles como el detective John 'Scottie' Ferguson ante un prodigio de la ingeniería sustentadora que evita que las cosas caigan y se sometan a la inexorable Ley de la Gravedad que formuló el legendario Isaac Newton en la Inglaterra del 1687 debajo de un manzano que tenía las manzanas maduras.

Por esta razón mi programa de TV preferido es "Cómo se hace" de la cadena Discovery Max donde explican de manera muy didáctica cómo se hacen las cosas. Nada que ver con las explicaciones infantiles y sin contenido de la mayoría de los artistas expresando con aire de superioridad el vacío de sus obras.

Por este motivo también hace pocos días fui al recién inaugurado Museo del diseño de Barcelona para contemplar su buena colección de sujetadores femeninos de la que muestro al final una fotografía.

No hay nada como las artes y las ciencias aplicadas aunque ni las primeras ni las segundas, a pesar de ser ambas puentes sólidos al servicio de los trenes que por ellas circulan, nos evitan descarrilar y caer irremediablemente en el abismo de las grietas que se abren en el peor de los terremotos posibles que no es otro que un earthquake of thought.

Al final y después de la fotografía también adjunto un fragmento del guión de Vértigo que se subtituló De entre los muertos y un vídeo referidos ambos a la escena de la que hago mención.

---------------------------------------------------------------


Scottie
What's this do-hickey here?

(he turns the brassiere over with his stick)

Midge
It's a brassiere. You know about those things. You're a big boy, now.

Scottie
I've never run across one like that.

Midge
It's brand new. Revolutionary uplift. No shoulder straps, no back straps, but does everything a brassiere should do. It works on the principle of the cantilever bridge.

Scottie
(impressed)

Uh-huh!

Midge
An aircraft engineer down the peninsula designed it. He worked it out in his spare time.

Scottie
What a pleasant hobby.

(He wanders back to the chair and watches her work for a long moment. Then)

Scottie
How's your love life, Midge?

Midge
That's following a train of thought.

Scottie
Well?

Midge
Normal.

Scottie
Aren't you ever going to get married?

Midge
(lightly)
You know there's only one man in the world for me, johnny-o.


4 comentarios:

Miquel dijo...

Poco que añadir.

Creo que somos despiste en todas sus faces.
En cuanto a la película, me quedo con la Novak, siempre me gustó, bueno, ella y la Ana Galiena, una desconocida que hizo una de las pelis que más me han cautivado (el marido de la peluquera), se trata de Ana Galiena ( https://www.google.es/webhp?sourceid=chrome-instant&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=ana+galiena ).

Por lo del programa, también lo observo, ese y uno de dos mecánicos ingleses que hacen coches y que los reparan explicándote los secretos. Me gusta la mecánica aunque no entiendo nada.
PD: te he puesto un comentario sobre el libro en Tot. A ver si te va bien te lo deje el miércoles (tengo clase en la F de Teología) a las 6,30 de la tarde.
Un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy buena la película «Vértigo», y muy bien hilado el post con los sujetadores y esa exposición que viste (por cierto, qué armatostes se ponían antaño).
En cuanto a ser «manitas», lo dejo para otros, porque yo soy una absoluta manazas.
Abrazos.

El peletero dijo...

Kim Novak era una preciosidad y Bárbara Bel Geddes una verdadera monada, pero al final caí en manos de Ana Galiena y terminé siendo, por sorprendente que pueda parecer, el marido de la peluquera, no es broma, así fue.

Salut Miquel.

El peletero dijo...

La cuestión, creo, Isabel, no es ser o no un o una manazas, sino en tener o no tener interés y curiosidad por saber cómo se hacen las cosas y encontrar en ese quehacer un elogio al buen hacer en el amplio sentido del término. Unas pinzas de tender la ropa a mí me parecen verdadera poesía en su forma y en su función, pinzas que tenían, cuando era pequeñito, la extraordinaria capacidad, con un par de sencillos cambios, de convertirse en pistolas y disparar huesos de cerezas.

Un abrazo.