martes, 11 de agosto de 2015

Pravda


                                 Pravda la Survireuse                           Françoise Hardy




Jodelle                            Silvie Vartan


Diari d’estiu (11)

Pravda.

L’altre dia deia que el meu pare mai va ser Superman, ni falta que li feia, i ara me n’adono que jo tampoc vaig arribar a ser ni tan sols un modest dibuixant de tebeos, però ell sí que ajudava al meu germà a fer els dibuixos dels deures de l’escola per a que anys més tard el meu germà també m’ajudés a mi.

En un vell manual per a dibuixar historietes d’Edicions AFHA de l’any 1962 es recomana per a facilitar i augmentar la producció del dibuixant la simplificació en la creació de la fesomia dels personatges, la dels principals a l’igual que la dels secundaris, “si vostè inventa una figura complicada, recordar les seves característiques pròpies cada vegada que hagi de dibuixar equival a treballar lentament. A més, corre el risc de desfigurar-la insensiblement com no tingui una cura extraordinària. No obstant això, si parteix de la seva imatge mental estàndard del que és una figura -masculina o femenina-, aquest punt de partida fàcil li resultarà d'una ajuda extraordinària per mantenir la semblança”.

Mentre Roy Lichtenstein feia servir aquesta mena de rostres estàndard, arquetípics i anònims del còmic per adornar les parets dels museus, Guy Pellaert, en canvi, utilitzava  a dues cantants famoses, Françoise Hardy i Silvie Vartan, per a fer-ne heroïnes feministes en la jove tradició dels súper herois, l’única aportació genuïna del còmic a la cultura universal.

Mentre Pravda Пра́вда, que en català significa veritat, va ser entre els anys  1918 i 1991 l’òrgan oficial del Comitè Central del Partit Comunista de la Unió Soviètica, Pravda la Survireuse fou un d’aquests personatges de còmic creat el 1967 per Guy Pellaert, una variant de la seva anterior Jodelle de l’any 1966.

El rostre de Pravda la Survireuse és un fidel retrat de Françoise Hardy, igual que Jodelle ho és també de Silvie Vartan. Ambdues són una molt bona mostra de Pop Art i exemple perfecte de readymade, el fonament del Pop, una interpretació artística de la cultura del reciclatge, en aquest cas del reciclatge estètic molt abans que fes aparició l’art pobre, l’art dels outsiders i el menjar escombraria; readymade per endur a casa igual que una pizza precuinada, i fer-ho juntament amb l’ecologia com una ideologia característica de la factoria Walt Disney amb una ètica Bambi perfecta per a la cultura infantil i sentimental de les masses i les diferents variants cursis i kitsch que vesteixen i alimenten el glamour de les “reines del poble”, els concursos de bellesa i l’estètica del lífting i la silicona als llavis, excel·lents protagonistes de les revistes i programes del “cor”, i que ja ocupen també espais cada vegada més amplis en la premsa generalista, suposadament seriosa i de caire més polític. L’estètica i la grafia d’aquestes “bandes dessinées” de Guy Pellaert s’anticipa a la de la famosíssima pel·lícula Yellow submarine, dirigida i animada pel canadenc George Dunning l’any 1968 i dibuixada per Heinz Edelman.

Silvie Vartan i Françoise Hardy formaven, juntament amb France Gall, un triangle femení bàsic de la cançó juvenil francesa dels anys seixanta guanyant aquesta última el Festival d’Eurovisió de l’any 1965 gràcies a una composició d’un dels pares del pop musical a França, el desmanyotat i sempre mal afaitat Serge Gainsbourg que va saber enamorar i casar-se amb la bonica Jane Birkin. Totes elles, la Silvie, la Françoise, la France i la Jane, gairebé clòniques les unes de les altres.

Jodelle va aparèixer per primera vegada a les pàgines de la revista satírica Hara-Kiri i més tard en les edicions d’Eric Losfeld que juntament amb el gran Goscinny es va convertir en un dels responsables i promotors de l’època d’or dels tebeos a França gràcies a les seves publicacions de Le terrain Vague i al conjunt de sèries que va integrar en el seu famós llibre Barbarella del que la censura francesa va prohibir la seva primera edició. En ell pareixen per primera vegada Jodelle de Guy Pellaert i les extraordinàries aventures de Lone Sloane de Philippe Druillet que anys més tard van donar lloc a la inoblidable saga de Les humanoides associés.

En aquells anys jo era un jovenet i malgrat que les persones estem també fetes de trossos i restes d’escombraries, les imatges sexuals, misterioses i esplendoroses de Pravda i de Jodelle, al igual que les de Barbarella i les seves dobles en la vida real o irreal mai van ser per a mi cap figura ni estàndard ni arquetípica, tot el contrari, eren de carn i ossos i tenien noms i cognoms de la mateixa manera que els han tingut els que he conegut en tots aquests anys i encara que això hagi suposat esforç i demanat atenció i mirament i que de molts ells, igual que li succeïa al meu pare, em sàpiga greu no poder recordar de què em sonen.

------------------------------

Diario de verano (11)

Pravda.

El otro día decía que mi padre nunca fue Superman, ni falta que le hacía, y ahora me doy cuenta que yo tampoco llegué a ser ni siquiera un modesto dibujante de tebeos, pero él sí que ayudaba a mi hermano a hacer los dibujos de los deberes de la escuela para que años más tarde mi hermano también me ayudara a mí.

En un viejo manual para dibujar historietas de Ediciones AFHA de 1962 se recomienda para facilitar y aumentar la producción del dibujante la simplificación en la creación de la fisonomía de los personajes, la de los principales al igual que la los secundarios, " Si usted inventa una figura complicada, recordar sus características propias cada vez que tenga que dibujarlas equivale a trabajar lentamente. Además, corre el riesgo de desfigurarla insensiblemente como no tenga un cuidado extraordinario. Sin embargo, si parte de su imagen mental estándar de lo que es una figura –masculina o femenina–, ese punto de partida fácil le resultará de una ayuda extraordinaria para mantener el parecido".

Mientras Roy Lichtenstein utilizaba este tipo de rostros estándar, arquetípicos y anónimos del cómic para adornar las paredes de los museos, Guy Pellaert, en cambio, utilizaba a dos cantantes famosas, Françoise Hardy y Silvie Vartan, para hacer heroínas feministas en la joven tradición de los superhéroes, la única aportación genuina del cómic en la cultura universal.

Mientras Pravda Правда, que en castellano significa verdad, fue entre los años 1918 y 1991 el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, Pravda la Survireuse fue uno de esos personajes de cómic creado en 1967 por Guy Pellaert , una variante de su anterior Jodelle de 1966.

El rostro de Pravda la Survireuse es un fiel retrato de Françoise Hardy, al igual que Jodelle lo es también de Silvie Vartan. Ambas son una muy buena muestra de Pop Art y ejemplo perfecto de readymade, el fundamento del Pop, una interpretación artística de la cultura del reciclaje, en este caso del reciclaje estético mucho antes de que hiciera aparición el arte pobre, el arte de los outsiders y la comida basura; readymade para llevar a casa al igual que una pizza precocinada, y hacerlo junto con la ecología como una ideología característica de la factoría Walt Disney con una ética Bambi perfecta para la cultura infantil y sentimental de las masas y las diferentes variantes cursis y kitsch que visten y alimentan el glamour de las "reinas del pueblo", los concursos de belleza y la estética del lifting y la silicona en los labios, excelentes protagonistas de las revistas y programas del "corazón", y que ya ocupan también espacios cada vez más amplios en la prensa generalista, supuestamente seria y de carácter más político. La estética y la grafía de estas "bandes dessinées" de Guy Pellaert anticipa a la de la famosísima película Yellow submarine, dirigida y animada por el canadiense George Dunning en 1968 y dibujada por Heinz Edelman.

Silvie Vartan y Françoise Hardy formaban, junto con France Gall, un triángulo femenino básico de la canción juvenil francesa de los años sesenta ganando esta última el Festival de Eurovisión de 1965 gracias a una composición de uno de los padres del pop musical en Francia, el desaliñado y siempre mal afeitado Serge Gainsbourg que supo enamorar y casarse con la bella Jane Birkin. Todas ellas, Silvie, Françoise, France y Jane, casi clónicas unas de otras.

Jodelle apareció por primera vez en las páginas de la revista satírica Hara-Kiri y más tarde en las ediciones de Eric Losfeld que junto con el gran Goscinny se convirtió en uno de los responsables y promotores de la época de oro de los tebeos en Francia gracias a sus publicaciones de Le terrain Vague y al conjunto de series que integró en su famoso libro Barbarella que la censura francesa prohibió en su primera edición. En él parecen por primera vez Jodelle de Guy Pellaert y las extraordinarias aventuras de Lone Sloane de Philippe Druillet que años más tarde dieron lugar a la inolvidable saga de Les humanoides associés.

En aquellos años yo era un jovencito y pese a que las personas estamos también hechas de trozos y restos de basura, las imágenes sexuales, misteriosas y esplendorosas de Pravda y de Jodelle, al igual que las de Barbarella y sus dobles en la vida real o irreal nunca fueron para mí ninguna figura ni estándar ni arquetípica, todo lo contrario, eran de carne y hueso y tenían nombres y apellidos de la misma manera que los han tenido los que he conocido en todos estos años y aunque esto haya supuesto esfuerzo y exigido atención y esmero y que de muchos ellos, al igual que le sucedía a mi padre, me sepa mal no poder recordar de qué me suenan.

4 comentarios:

Bertha dijo...

Aunque no hayamos nacido en esa época siempre estos mitos son parte y culpa de una movida pasada que gracias a ellos después de una España encerrada en sus tradiciones fueron un chupito de aire fresco.-Recuerdo a los hermanos de mi madre que eran unos fans,fans y tenían un montón de discos y después iban a hacer cambios a los encantes de comics y de vinilos los domingos por la mañana según nos cuentan.-Eran realmente unas innovadoras todas las novias de esa época se vistieron igual y sobre todo me encanta y valoro muchísimo ese cariño y respeto hacia la figura de tu progenitor. Que aunque no haya sido Supermán pero si, que era una persona que ha marcado tu vida y esos recuerdos son irrepetible.

Unos tiempos que la gente se superaba y tenían unas ganas enormes de aprender y salir de
esa mediocridad:que después de una posguerra tan larga ya comenzaban a divisar el horizonte y a salir un poco de ese atrapamiento.

Un abrazo feliz día.


Miquel dijo...

Me viene a la memoria la Janette y su "soy rebelde", que era lo más aproximado a las dos cándidas criaturas que nos pones.
De la vieja escuala, y aunque me salga del tema, siempre me gustarosn la Ann Margret y la Kim Novak...
Y ahora me pirro por la Binoché...uffff y otra que nadie conoce, que hizo una peli llamada "el marido de la peluquera"...Anna Galiena
En fin...
Salut

El peletero dijo...

Así es, querida Bertha, yo tengo la suerte de vivir cerca de esos encantes y que la tradición de muchos de mis domingos sea darme una vuelta por ellos.

En esa España que comentas en buena parte se conocía el grado de la ignorancia, se sabía lo que se ignoraba y en consecuencia muchos intentaban paliarlo aprendiendo.

Ahora, en cambio, se sabe mucho más, más cosas, pero se desconoce también mucho más lo que se ignora, y eso es una tragedia, o a mí, al menos, me lo parece.

Un abrazo también para ti y que tengas igualmente un feliz día.

El peletero dijo...

A Anna Galiena muchos la conocemos Miquel, sobre todo yo que estuve, precisamente, casado con ella porque mi novia era peluquera y puedo decir con orgullo y satisfacción que fui también El marido de la peluquera.

Salut