miércoles, 23 de diciembre de 2015

Jocs infantils



Diari d’hivern (1)

Jocs infantils

Hi ha un joc infantil que consisteix en preguntar què series en concret si fossis tal cosa en general, per exemple, si fossis un arbre quin arbre series?, un pi mediterrani o un avet nòrdic? I si fossis un ocell?, series un aligot o bé una cadernera?

Es pot preguntar el que es vulgui, si fossis una muntanya, si fossis un riu, si fossis... Fins i tot coses com quina mena de taula series si en fossis una?, rodona, quadrada, rectangular?, de fusta, metàl·lica, de plàstic?, de despatx, de menjador?, una tauleta de centre o una simple tauleta de nit?, una taula per estudiar o una per a celebrar banquets?, per a dues persones o per a dotze?

O en lloc d’una taula convencional series un taulell d’artesà com ara el d’un pelleter?

Si fossis un soldat en quin exèrcit militaries o de quin exèrcit desertaries?, i no val respondre que s’és pacifista. I si fossis un revolucionari a quin rei guillotinaries?  no es permet indicar que no aproves la violència. Si fossis un rei en quin país t'agradaria regnar?, prohibit dir que ets anarquista. I si fossis un súbdit a quin rei t’agradaria servir?, tampoc s'accepta afirmar que ets republicà.

D’aquestes preguntes es pot passar després a jugar a altres jocs innocents també, com demanar que els companys endevinin el que estàs mirant començant per donar només la pista del seu color, és el famós “miro, miro”, què mires?, una cosa, de quin color?, negre!, completament negre!, el futur?, el carbó que et duran els Reis d’Orient?, les nits sense lluna?, el meu cor?

O amb gestos únicament aconseguir que encertin el títol d’una pel·lícula, per exemple una de les dues que emmarquen el meu post d’avui. O bé no faries pas res de tot plegat i et tombaries només, solitari i mandrós, a l’hora de la migdiada, a la gespa del jardí que no tens ni mai tindràs, a trobar formes en els núvols del cel, o...

Si acabes de conèixer i enamorar-te de la Tarita Teriipia en una illa dels Mars del Sud i estàs sotmès a la fèrria disciplina de la Marina Britànica de primers del segle XIX i saps que mai més tornaràs a veure-la, com faries per doblegar el destí al que estàs lligat per jerarquia, contracte, honor i paraula donada i poder-la abraçar de nou? Acceptaries amb naturalitat que no pots viure sense ella i tornaries als seus braços nedant, o t’inventaries una excusa humanitària i declararies un motí al vaixell?

Si la dona de la teva vida preferís al teu germà què faries? Et fotries un tret al cap directament sense pensar-t’ho gaire o t’allistaries voluntari en una guerra a combatre per una causa perduda i a ulls del món injusta a veure si la bala d’un altre acaba amb tu el més aviat possible?

I si la filla que vas tenir amb ella, i que passa a ulls de tothom per ser només la teva neboda, la raptessin uns comanxes, la buscaries durant deu anys per rescatar-la?, o ho deixaries estar tot i et tornaries a allistar en una altra guerra qualsevol que tampoc és teva com mai ho va ser la teva filla?

Ha començat l’hivern i encara que el canvi climàtic impedeix que arribi el fred, no pot evitar que glaci.

---------------------------------------

Diario de invierno (1)

Juegos infantiles

Hay un juego infantil que consiste en preguntar qué serías en concreto si fueras tal cosa en general, por ejemplo, ¿si fueras un árbol qué árbol serías?, ¿un pino mediterráneo o un abeto nórdico? ¿Y si fueras un pájaro?, ¿serías un aguilucho o un jilguero?

Se puede preguntar lo que se quiera, si fueras una montaña, si fueras un río, si fueras... Incluso cosas como ¿qué tipo de mesa serías si fueras una?, ¿redonda, cuadrada, rectangular?, ¿de madera, metálica, de plástico?, ¿de despacho, de comedor?, ¿una mesa de centro o una simple mesita de noche?, ¿una mesa para estudiar o para celebrar banquetes?, ¿para dos personas o para doce?

¿O en lugar de una mesa convencional serías un tablero de artesano como el de un peletero?

¿Si fueras un soldado en qué ejército militarías o de qué ejército desertarías?, y no vale responder que se es pacifista. ¿Y si fueras un revolucionario a qué rey guillotinarías?, no se permite indicar que no apruebas la violencia. ¿Si fueras un rey en qué país te gustaría reinar?, prohibido decir que eres anarquista. ¿Y si fueras un súbdito a qué rey te gustaría servir?, tampoco se acepta afirmar que eres republicano.

De estas preguntas se puede pasar después a jugar a otros juegos inocentes también, como pedir que los demás adivinen lo que estás mirando empezando por dar sólo la pista de su color, es el famoso "veo, veo", ¿qué ves?, algo, ¿de qué color?, ¡negro!, ¡completamente negro!, ¿el futuro?, ¿el carbón que te traerán los Reyes de Oriente?, ¿las noches sin luna?, ¿mi corazón?

O con gestos únicamente conseguir que acierten el título de una película, por ejemplo una de las dos que enmarcan mi post de hoy. O bien no harías nada de todo ello y te tumbarías solamente, solitario y perezoso, a la hora de la siesta, en el césped del jardín que no tienes ni nunca tendrás, a encontrar formas en las nubes del cielo, o…

Si acabas de conocer y enamorarte de Tarita Teriipia en una isla de los Mares del Sur y estás sometido a la férrea disciplina de la Marina Británica de primeros del siglo XIX y sabes que nunca más volverás a verla, ¿cómo harías para doblegar el destino al que estás ligado por jerarquía, contrato, honor y palabra dada y poder abrazarla de nuevo? ¿Aceptarías con naturalidad que no puedes vivir sin ella y regresarías a sus brazos nadando, o inventarías una excusa humanitaria y declararías un motín en el barco?

¿Si la mujer de tu vida prefiere a tu hermano qué harías? ¿Te pegarías un tiro en la cabeza directamente sin pensártelo mucho o te alistarías voluntario en una guerra a combatir por una causa perdida y a los ojos del mundo injusta a ver si una bala de otros termina contigo lo antes posible?

Y si la hija que tuviste con ella, y que pasa a ojos de todos por ser sólo tu sobrina, la raptan unos comanches, ¿la buscarías durante diez años para rescatarla?, ¿o lo dejarías estar todo y te volverías a alistar en otra guerra cualquiera que tampoco es tuya como nunca lo fue tu hija?

Ha comenzado el invierno y aunque el cambio climático impide que llegue el frío, no puede evitar que hiele.


4 comentarios:

Miquel dijo...

Caramba...yo la única pregunta de este estilo que siempre he hecho a los chicos del Proyecto REIS es : ¿ tu te casarías contigo mismo/a ?

Las respuestas suelen ser muy curiosas y las excusas también.
Salut

Enric H. March dijo...

Sí que comença glaçat l'hivern... No sé si els jocs infantils en preparen per ser adults o si hi ha adults que actuen com si estiguessin jugant sense adonar-se de la transcendència de les seves accions.

El peletero dijo...

Muy buena pregunta Miquel, tan buena que la mejor respuesta ya la dio Groucho Marx cuando dijo que él no formaría parte de ningún club en el que lo admitieran.

Saludos.

El peletero dijo...

Aquest és un glaç que no depèn de la temperatura Enric, com ja saps. En els jocs, com en la bona literatura, no hi ha jocs infantils ni jocs d’adults, tots són la mateixa classe de jocs, en tots ens hi va la vida.

Una abraçada.