domingo, 20 de diciembre de 2015

La propera festa.


Museu d'Història Natural de Nova York

Diari de tardor (22)

La propera festa.

Els pessebres i els diorames sempre m’han fet fantasiejar amb l’experiència de tenir el món al palmell de la ma com si fos Déu mirant el pou de la vida. Però aquestes representacions són un món immòbil, petrificat que no canvia, un fotograma o, com diuen ara, una captura de pantalla. Però el món sí canvia, qui no ho fa és Déu, o sí? Ell canvia i el món no? Dins d’algun armari de casa hi deu haver més d’una capsa amb fotografies grogues com la que encapçala aquest post, jo al costat d’óssos, bisons i dofins antics, tots, incloent-me a mi, fossilitzats i somrients com si estiguéssim en una festa.

Tot això ve a compte d’una vella polèmica que he mantingut de manera recorrent al llarg dels anys amb molta gent i especialment amb una amiga, si les persones poden canviar en el transcurs de la seva vida o si tal cosa és més una il·lusió que una fantasia. Ella es posava a sí mateixa com a exemple de que era perfectament possible fer-ho, i jo, en canvi i paradoxalment, la posava també a ella com a exemple que no, fora de fer servir disfresses físiques i psicològiques com ara anar a la perruqueria per canviar de pentinat.

Per aquesta raó em vaig inventar un relat on una de les seves protagonistes era una noia jueva de Leipzig, de bona família, que per la seva inconsciència juvenil va quedar atrapada a la Alemanya nazi havent tingut l’oportunitat d’escapar amb els seus germans, però que sortosament al final va aconseguir sobreviure als camps d’extermini. Aquesta noia deia de sí mateixa en una carta que: “He de confessar que em va saber greu que fos jo i no pas els meus germans, molt més espavilats, i per els que no sentia gaire estimació, la atrapada en la ratera nazi; la festa en la que vivia permanentment immersa hagués hagut de continuar per a mi, no acabar-se mai, poder seguir mirant-me al mirall i no veure’m, lliure com un bitllet fals. Perdoni la meva ironia i el meu cinisme, però em vaig perdre una guerra colossal, oi?, la millor festa a la qual jo podia aspirar per seguir sent el que em donés la gana; malauradament, com ja sap, tot va acabar sumit en una immensa i pudenta fossa comuna, en un pou negre en el que em va tocar viure uns quants anys. El temps passa, amic meu, però una segueix sent la mateixa persona i fa les coses també d’igual manera encara que aquestes coses siguin altres. Ara no sóc una joveneta boja i perillosa de la que s’enamoraven tots els homes i que tenia el món al palmell de la ma, ara només sóc una revolucionària i una terrorista boja i perillosa, he canviat l'amor a mi mateixa per l'amor a les multituds, no hi ha pas cap diferència, no li càpiga dubte. El cas és que no puc ni vull perdre’m la propera festa.”

Ahir, en Luis Racionero va publicar un article a la Vanguardia on recorria a diverses cites de  l’Ortega i Gasset per expressar la similitud d’aquells temps en els que va viure el filòsof espanyol amb els actuals. Esmentava que Ortega i Gasset va entrar “en política el 23 de març de 1914 amb una conferència al teatre de la Comèdia -el mateix en què va parlar José Antonio Primo de Rivera- titulada Vella i nova política, el text està publicat al primer volum de les obres completes.” I on diu, entre moltes altres coses que: "Assistim a la fi de la crisi de la Restauració, crisi dels seus homes, dels seus partits, dels seus diaris, dels seus procediments, de les seves idees, de la seva gent i fins del seu vocabulari; en aquests anys, en aquests mesos, conclou la Restauració la liquidació del seu aixovar; i si s'obstina a no morir definitivament, jo us diria que la nostra bandera hauria de ser aquesta: la mort de la Restauració".

Han passat cent anys des de llavors  i quaranta de la mort del Dictador i continuem parlant de transició i de franquisme, per què?, perquè el franquisme és molt anterior a Franco, en realitat el franquisme només és la conseqüència d’una cosa precedent que viu i es reprodueix dins d’un d’aquests pous negres, foscos i estranys com un mirall; quan treus el cap i mires l’aigua bruta que hi ha al fons també tens la curiosa sensació, com en les boles de vidre de les endevinadores i els diorames del Museu d’Història Natural de Nova York, de tenir el món al palmell de la ma.

------------------------------------

Diario de otoño (22)

La próxima fiesta.

Los pesebres i los dioramas siempre me han hecho fantasear con la experiencia de tener el mundo en la palma de la mano como si fuera Dios mirando el pozo de la vida. Pero estas representaciones son un mundo inmóvil, petrificado que no cambia, un fotograma o, como dicen ahora, una captura de pantalla. Pero el mundo sí cambia, quien no lo hace es Dios, ¿o sí? ¿Él cambia y el mundo no? Dentro de algún armario de casa debe de haber más de una caja con fotografías amarillas como la que encabeza este post, yo junto a osos, bisontes y delfines antiguos, todos, incluyéndome a mí, fosilizados y sonrientes como si estuviéramos en una fiesta.

Todo ello viene a cuento de una vieja polémica que he mantenido de manera recurrente a lo largo de los años con mucha gente y especialmente con una amiga, si las personas pueden cambiar en el transcurso de su vida o si tal cosa es más una ilusión que una fantasía. Ella se ponía a sí misma como ejemplo de que era perfectamente posible hacerlo, y yo, en cambio y paradójicamente, la ponía también a ella como ejemplo de que no, fuera de usar disfraces físicos y psicológicos como ir a la peluquería para cambiar de peinado.

Por esta razón me inventé un relato donde una de sus protagonistas era una chica judía de Leipzig, de buena familia, que por su inconsciencia juvenil quedó atrapada en la Alemania nazi habiendo tenido la oportunidad de escapar con sus hermanos, pero que afortunadamente al final consiguió sobrevivir a los campos de exterminio. Esta chica decía de sí misma en una carta que: "Tengo que confesar que me supo mal que fuera yo y no mis hermanos, mucho más avispados, y para los que no sentía mucho aprecio, la atrapada en la ratonera nazi; la fiesta en la que vivía permanentemente inmersa hubiera tenido que seguir para mí, no acabarse nunca, poder seguir mirándome en el espejo y no verme, libre como un billete falso. Perdone mi ironía y mi cinismo, pero me perdí una guerra colosal, ¿verdad?, la mejor fiesta a la que yo podía aspirar para seguir siendo lo que me diera la gana; desgraciadamente, como ya sabe, todo terminó sumido en una inmensa y maloliente fosa común, en un pozo negro en el que me tocó vivir varios años. El tiempo pasa, amigo mío, pero una sigue siendo la misma persona y hace las cosas también de igual manera aunque estas cosas sean otras. Ahora no soy una jovencita loca y peligrosa de la que se enamoraban todos los hombres y que tenía el mundo en la palma de la mano, ahora sólo soy una revolucionaria y una terrorista loca y peligrosa, he cambiado el amor a mí misma por el amor a las multitudes, no hay ninguna diferencia, no le quepa duda. El caso es que no puedo ni quiero perderme la próxima fiesta."

Ayer, Luis Racionero publicó un artículo en la Vanguardia donde recurría a varias citas de Ortega y Gasset para expresar la similitud de aquellos tiempos en los que vivió el filósofo español con los actuales. Mencionaba que Ortega y Gasset entró "en política el 23 de marzo de 1914 con una conferencia en el teatro de la Comedia -el mismo en el que habló José Antonio Primo de Rivera- titulada Vieja y nueva política, el texto está publicado en el primer volumen de sus obras completas." Y donde dice, entre otras muchas cosas que: "Asistimos al fin de la crisis de la Restauración, crisis de sus hombres, de sus partidos, de sus diarios, de sus procedimientos, de sus ideas, de su gente y hasta de su vocabulario; en estos años, en estos meses, concluye la Restauración la liquidación de su ajuar, y si se empeña en no morir definitivamente, yo os diría que nuestra bandera debería ser ésta: la muerte de la Restauración".

Han pasado cien años desde entonces y cuarenta de la muerte del Dictador y seguimos hablando de transición y de franquismo, ¿por qué?, porque el franquismo es muy anterior a Franco, en realidad el franquismo sólo es la consecuencia de algo precedente que vive y se reproduce dentro de uno de estos pozos negros, oscuros y extraños como un espejo; cuando te asomas y miras el agua sucia que hay en el fondo también tienes la curiosa sensación, como en las bolas de cristal de las adivinas y los dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York, de tener el mundo en la palma de la mano.


Museu d'Història Natural de Nova York

10 comentarios:

Miquel dijo...

Completamente de acuerdo desde el penúltimo punto y aparte.

Salut .

Enric H. March dijo...

Anem de miratge en miratge. Aquesta és la nostra realitat. Una realitat disfressada de novetat, però que repeteix els mateixos contes de sempre. I malament si trenquem el fil perquè sense conte tornem a les tenebres. El relat ens salva, com a la noia de Leipzig.

Fanny Sinrima dijo...

Esta entrada da mucho qué pensar. Creo que las personas, como individuos podemos cambiar, pero la sociedad es menos cambiante; hay hábitos mentales, tendencias, formas de convivir, ancladas en la conciencia colectiva.Y estamos en un momento histórico en que evidenciarán los atavismos sociales y los egos individuales.

Bon Nadal, Peletero.

Un amistoso abrazo.

Bertha dijo...

Si que es cierto, que se repiten los mismos giros , solamente se cambia el decorado...y ahora después de estas elecciones vamos a ver en que espejo nos vemos mejor reflejados...?

Después de una intenso claustro de profesores, me voy a zambullir en el espíritu de la Navidad,aunque solo sea por mis enanas que lo disfrutan.

¡FELIZ NAVIDAD!¡BON NADAL!

Un abrazo con mis mejores deseos.





¡

El peletero dijo...

Bueno, punto y aparte más o menos, algo es algo, Miquel.

Salut.

El peletero dijo...

Viure permanentment entre miratges ni és bo ni és sa, Enric, algun contacte amb la realitat cal tenir, i els relats sempre haurien de procurar fer una descripció precisa de la realitat i no pas suplantar-la com passa en la majoria dels cassos buscant, normalment, excuses als nostres errors i oblits. La noia de Leipzig el que fa en aquesta carta de la que només he transcrit un trosset molt curt, és, precisament, no buscar excuses. De joveneta feia mal, i de gran també, el feia als altres i a sí mateixa.

El peletero dijo...

No sé qué decirle, Fanny, y no sé tampoco qué pensar, me hago preguntas y no sé responder ninguna.

Saludos y Bon Nadal també per a tu.

El peletero dijo...

Felices fiestas, Bertha, cuide mucho a sus enanas que recordarán siempre la magia de estos días gracias a usted, a la vez que usted i la magia les servirán, cuando sean mayores, de refugio en los malos momentos.

Felices Fiestas para usted y sus enanas, de todo corazón.

Isabel Barceló Chico dijo...

El mundo, creas tenerlo en la palma de la mano o esté bajo la bota de alguien, se mueve siempre por las mismas pasiones. Esas pasiones que están inscritas en el ser humano (no sé de qué manera, pero lo están)y son (o parecen ser)inmutables. Nuestros posibles cambios individuales radicarían, quizá, en sujetar o en canalizar esas pasiones, orientarlas de una manera más positiva o más brutal. Por insignificante que parezca, puede cambiar una vida. Pero las pasiones vuelven a nacer con cada criatura que nace... Has hecho una reflexión muy interesante y de permanente actualidad. La realidad nos confirma que "los nuevos" utilizan los mismos recursos, las mismas estrategias que "los viejos" pero con mucho más cinismo. O, al menos, esa es mi apreciación. Besazos, querido amigo.

El peletero dijo...

Gracias Isabel, Feliz año,

Es cierto, todo vuelve a empezar con cada persona que nace, para ella no hay pasado ni historia, no tiene ni memoria ni experiencia y todo es tan nuevo como si nunca nada hubiera existido antes.

Un abrazo.