sábado, 23 de enero de 2016

EVA, Extra Vehicular Activity.


Timothy Kopra

Diari d’hivern (8)

EVA, Extra Vehicular Activity.

Avui m’he llevat amb el cos glaçat tot i que no fa fred, però l’humitat  barcelonina i els dies de cels grisos uniformitzen els colors i els somnis, les distàncies cromàtiques s’escurcen i els desitjos s’esmunyen pels forats de les butxaques que no cosim; no hi ha ombres i no trobo el paperet amb la llista de coses que he de comprar al supermercat, on dimonis l’he guardat? Obro la nevera i ensopego amb uns pantalons i una camisa que havia de haver planxat la setmana passada, el iogurt continua caducat i els canalons congelats segueixen congelats tot i que no fa fred, però l’humitat  barcelonina i els dies de cels grisos fa que la roba estesa tardi més a assecar-se encara que la nevera sigui “no frost”. He de llegir un munt de correu i contestar-lo degudament, i de vegades no sé si faig una cosa o l’altre, tot es barreja perquè les preguntes i les respostes, el remitent i el destinatari, acaben sent la mateixa cosa malgrat que no fa fred, però, per sort, l’humitat  barcelonina i els dies de cels grisos no provoquen les fuites d’aigua que, en canvi, sí que es donen, posant en perill les vides dels astronautes, en l’EMU-3011, el vestit que fan servir els nord americans per fer els seus passejos per l’espai, les famoses EVA, Extra Vehicular Activity, es diuen en anglès.

Tens raó, és molt bo l’article de la Bonet, Riot GRRRLS, quina diferència entre aquestes dones joves i combatives de les que parla, independents,  intel·ligents i amb personalitat i, i aquelles Bibianes de l'època Zapatero. Un pot estar totalment en desacord amb la seva ideologia, però això no és l’important, aquestes tenen criteris ben formats, són àgils i fermes com els cérvols de gènere femení. I si les comparem amb l’Arrimadas, pobreta, queda com una Barbie pija i ja passada de moda, una ignorant, una llesta que no sap res. Els que tampoc saben res de res són els nens dels veïns que tenen una pilota per cap. A la seva vida només hi ha futbol, i a vegades futbol també. Sempre que surten a passejar, sols o amb el pare, van acompanyats d'una pilota. Ara se'ls ha afegit la Laika, una bonica gossa, estranyament i per sort silenciosa, un silenci estratosfèric.

Ja saps que únicament et confirmo, una vegada més, el que ja et vaig dir fa poc: que de sobres sé com es comporta la gent i no em sorprèn en absolut, sóc molt escèptic i no em deixo entabanar, però al mateix temps m'il·lusiono enseguida per les coses i se'm posen les orelles vermelles breument, forma part del meu temperament. Recorda el que deia el papa, no et refiïs gens ni mica dels amics. Tenia raó, no me’n refio. En una de les converses, després del cinema, tot parlant de política vaig treure a relluir la bona traça de l'humorista Mota, ja que uns dies abans em va enviar un sketch d'ell sobre la Colau que tenia molta gràcia. Al comentar-li el fenomen de Polònia, em va dir que al País Basc també en fan un de similar (Qué mala Semana!!, em sembla que es diu). Li vaig contestar que segur que sí, però que és posterior al Polònia que fa molt anys que dura. Llavors em va comentar un sketch d'aquest programa de la ETB, que consistia en una paròdia del procés independentista català i d'en Mas, representat tot com a "Braveheart"..., buenísimo!!!... No vaig voler continuar perquè m'hagués enfadat. Recoi!!! però si els Braveheart són els bascos!!! Té collons la cosa. Però és que la gent no pensa? No tenen memòria? En aquest fenomen del procés català, s'estan donant canvis espectaculars, una autèntica revolució, realment una nova Transició que necessita urgentment un nom i que aviat el tindrà (naming). Translació estaria bé.

Pensa que tothom compara la situació present amb la que es va viure a Espanya a la mort del dictador. Fins i tot l’altre dia, en l’entrevista de la Mónica Terribas, el nou i 130é President de la Generalitat de Catalunya, en Carles Puigdemont, va esmentar la famosa frase, “de llei a llei” del Torcuato Fernández Miranda, falangista de pro i de reconeguda fidelitat franquista. En Puigdemont volia remarcar que la independència de Catalunya s’hauria de fer de manera legal i pactada. El Fernández Miranda va voler advertir una cosa similar, que les lleis del Fuero de los españoles donarien pas a una Constitució Democràtica, és a dir, el suïcidi de la legalitat franquista per a permetre que naixés una de nova. Així va ser, però tothom oblida que els franquistes aquells havien jurat lleialtat i fidelitat a Franco i que aquest jurament es transmetia de manera automàtica al rei de les espanyes. La gràcia és que això, aquesta obediència de gos, militar, en lloc de ser un inconvenient va resultar ser tot el contrari, un gran benefici. Quan la gent t’obeeix com un gos, sense fer preguntes, els hi pots demanar qualsevol cosa, que afusellin a qui et convé, que es fotin un tret a l’estómac, o, fins i tot, que d’un dia per l’altre, de cop i volta, deixin de ser feixistes i es facin demòcrates, així de fàcil i així va ser. Ara, però, la cosa és diferent.

Avui, al CCCB no feien res que no hagi vist. A la llibreria tenien el darrer llibre del Jordi Balló, però eren 20 euros, esperaré. Després he anat per la Rambla del Raval fins el Paral·lel. He passat per davant de l'hospital Pere Camps on el doctor Bada visitava a la mama, i on vaig portar el papa d'urgències quan va caure al Palau de la Generalitat el mateix dia que l’ETA va assassinar a l'Ernest Lluch,el 21 de novembre del 2000. I m'he posat trist. Té conya caure per l’escales principals del Palau de la Generalitat després que t’hagin donat un premi, el diploma de Mestre Artesà pelleter.  Recordo que, a ell i a uns quants més, els hi va donar el guardó al Saló de Sant Jordi, el que en aquell moment era el Conseller de Comerç, l’Antoni Subirà. Jo hagués preferit al President Jordi Pujol, però no va poder ser. Recordo que després de l’acte els hi van fer una foto que l’endemà va sortir en algun diari. Tots mirant a càmera i somrient menys el papa que mirava al sostre amb cara de pòquer. El passat dimarts, el del nomenament d’en Carles Puigdemont, em vaig fixar que el pobre Pascual Maragall era l’únic que, despistat també, mirava al sostre mentre tothom seguia molt atent la cerimònia d’investidura.

He parlat amb l’Esteve que, com ja saps, és un home ansiós, molt necessitat i afamat d’èpica i de dones apassionades i amoroses, però no té ni una cosa ni l’altra. També ha vingut l'Anna, que, a la seva manera, necessita les mateixes coses, sobre tot homes apassionats; m’ha donat records per a tu. Diu que la seva vida va fatal, que tot li surt malament, que és un desastre i que ha de fer un canvi total. Ara, m’ha explicat, s'està dedicant 10 hores al dia a intentar vendre el que té a casa. Vendre-ho tot, o gairebé tot. Les pintures, les joies, la plata, les col·leccions, inclosa aquella tan bonica de botelles de perfum d’art Decó, mobles, tot. Però que no ven res, que ningú li compra ni una trista aquarel·la. M’ha dit també que la seva vida és tot un decorat. Jo li he donat ànims, però ja saps que no he entès mai aquesta expressió tan manida de: “vull canviar la meva vida”. És que no sé a què dimonis es refereixen. Li he preguntat com els havia anat el viatge a Roma i si li havia agradat, m’ha dit que sí, que molt, però que no el van poder gaudir del tot perquè la seva filla, que va anar amb ells, de quinze anys, s'avorria, es va avorrir com una marmota, i es clar, ella, la mare, la va tenir que acompanyar a fer passejos per el centre comercial fins que van anar a parar a una botiga H&M a comprar, com si estiguessin en plena Gran Via madrilenya.

Tornant cap a casa, aquest vespre, a la Ronda Sant Pau, a l'alçada de la plaça on hi ha el Milà i Fontanals, he vist gent empaitant a un lladre que fugia, i a un matrimoni pakistanès que tot passejant s’ho mirava i que m'ha preguntat si l'havien atrapat. Era una parella amb un nen petit als braços, els dos de mitjana edat, molt humils, amb unes gavardines antiquades, velles, atrotinades, era una imatge sorgida dels anys setanta o de més lluny, i he pensat en els papes i en això que deia el tiet Eduard de que totes les generacions necessiten una guerra per fer net, i m'he posat trist una altra vegada.

No fa fred, però l’humitat  barcelonina i els dies de cels grisos provoquen que el sistema solar necessiti un nou planeta que segons els càlculs que s’han fet ha de tenir un periheli de dues-centes UA i un afeli de quasi mil!! Una barbaritat en l’estat actual de la nostra tecnologia per poder-lo visitar. Mentre tant, però, jo no penso fer altra cosa que obrir Zel, la meva botiga, a veure si venc alguna cosa, escriure tonteries, deixar que el meu iogurt segueixi caducat i els canalons congelats, planxar els pantalons i la camisa de la nevera, contemplar la lluna i veure com el serveis municipals poden els arbres del carrer, només els plàtans, que, pobrets, s’han quedat tan nus com aquell rei del conte, i com sempre ho hem estat tots nosaltres des del dia en que la nostra mare ens va portar al món.


Laika

Diario de invierno (8)

EVA, Extra Vehicular Activity.

Hoy me he levantado con el cuerpo helado aunque no hace frío, pero la humedad barcelonesa y los días de cielos grises uniformizan los colores y los sueños, las distancias cromáticas se acortan y los deseos se deslizan por los agujeros de las bolsillos que no cosemos; no hay sombras y no encuentro el papelito con la lista de cosas que tengo que comprar en el supermercado, ¿dónde demonios lo he guardado? Abro la nevera y tropiezo con un pantalón y una camisa que tenía que haber planchado la semana pasada, el yogur continúa caducado y los canalones congelados siguen congelados aunque no hace frío, pero la humedad barcelonesa y los días de cielos grises hacen que la ropa tendida tarde más en secarse aunque el refrigerador sea "no frost". Tengo que leer un montón de correo y contestar debidamente, y a veces no sé si hago una cosa o la otra, todo se mezcla porque las preguntas y las respuestas, el remitente y el destinatario, acaban siendo la misma cosa aunque no hace frío, pero, por suerte, la humedad barcelonesa y los días de cielos grises no provocan las fugas de agua que, en cambio, sí se dan, poniendo en peligro las vidas de los astronautas, en la EMU-3011, el traje que usan los norteamericanos para hacer sus paseos por el espacio, las famosas EVA, Extra Vehicular Activity, se llaman en inglés.

Tienes razón, es muy bueno el artículo de la Bonet, Riot GRRRLS, qué diferencia entre estas mujeres jóvenes y combativas de las que habla, independientes, inteligentes y con personalidad, y aquellas Bibianas de la época Zapatero. Uno puede estar totalmente en desacuerdo con su ideología, pero eso no es lo importante, estas tienen criterios bien formados, son ágiles y firmes como los ciervos de género femenino. Y si las comparamos con la Arrimadas, pobrecita, queda como una Barbie pija y ya pasada de moda, una ignorante, una lista que no sabe nada. Los que tampoco saben nada de nada son los niños de los vecinos que tienen un balón por cabeza. En su vida sólo hay fútbol, y a veces fútbol también. Siempre que salen a pasear, solos o con el padre, van acompañados de una pelota. Ahora se les ha añadido Laika, una bonita perra, extrañamente y por suerte silenciosa, un silencio estratosférico.

Ya sabes que únicamente te confirmo, una vez más, lo que ya te dije hace poco: que de sobra sé cómo se comporta la gente y no me sorprende en absoluto, soy muy escéptico y no me dejo engatusar, pero al mismo tiempo me ilusiono enseguida por las cosas y se me ponen las orejas rojas brevemente, forma parte de mi temperamento. Recuerda lo que decía papá, no te fíes lo más mínimo de los amigos. Tenía razón, no me fío. En una de las conversaciones, después del cine, hablando de política saqué a relucir la buena maña del humorista Mota, ya que unos días antes me envió un sketch de él sobre la Colau que tenía mucha gracia. Al comentarle el fenómeno de Polonia, me dijo que en el País Vasco también hacen uno similar (¡¡Qué mala Semana!!, creo que se llama). Le contesté que seguro que sí, pero que es posterior a Polonia que hace muchos años que dura. Entonces me comentó un sketch de este programa de la ETB, que consistía en una parodia del proceso independentista catalán y de Mas, representado todo como "Braveheart"..., ¡¡¡buenísimo!!!... No quise continuar porque me hubiera enfadado. ¡¡¡Caramba!!!, ¡¡¡pero si los Braveheart son los vascos!!! Tiene cojones la cosa. ¿Pero es que la gente no piensa? ¿No tienen memoria? En este fenómeno del proceso catalán, se están dando cambios espectaculares, una auténtica revolución, realmente una nueva Transición que necesita urgentemente un nombre y que pronto lo tendrá (naming). Traslación estaría bien.

Piensa que todo el mundo compara la situación presente con la que se vivió en España a la muerte del dictador. Incluso el otro día, en la entrevista de Mónica Terribas, el nuevo y 130º Presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, mencionó la famosa frase, "de ley a ley" de Torcuato Fernández Miranda, falangista de pro y de reconocida fidelidad franquista. Puigdemont quería remarcar que la independencia de Cataluña se debería hacer de forma legal y pactada. Fernández Miranda quiso advertir algo similar, que las leyes del Fuero de los españoles darían paso a una Constitución Democrática, es decir, el suicidio de la legalidad franquista para permitir que naciera una de nueva. Así fue, pero todo el mundo olvida que los franquistas aquellos habían jurado lealtad y fidelidad a Franco y que este juramento se transmitía de manera automática al rey de las españas. La gracia es que esto, esta obediencia de perro, militar, en lugar de ser un inconveniente resultó ser todo lo contrario, un gran beneficio. Cuando la gente te obedece como un perro, sin hacer preguntas, les puedes pedir cualquier cosa, que fusilen a quien te conviene, que se disparen una bala en el estómago, o, incluso, que de un día para el otro, de repente, dejen de ser fascistas y se hagan demócratas, así de fácil y así fue. Ahora, sin embargo, la cosa es diferente.

Hoy, en el CCCB no hacían nada que no haya visto. En la librería tenían el último libro de Jordi Balló, pero eran 20 euros, esperaré. Después he bajado por la Rambla del Raval hasta el Paral·lel. He pasado por delante del hospital Pere Camps donde el doctor Bada visitaba a mamá, y ​​donde llevé a papá de urgencias cuando cayó en el Palau de la Generalitat el mismo día que la ETA asesinó a Ernest Lluch, el 21 de noviembre de 2000. Y me he entristecido. Tiene coña caer por las escaleras principales del Palau de la Generalitat después de que te hayan dado un premio, el diploma de Maestro Artesano peletero. Recuerdo que, a él y a unos cuantos más, les dio el galardón en el Salón de Sant Jordi, el que en aquel momento era el Consejero de Comercio, Antoni Subirà. Yo hubiera preferido al Presidente Jordi Pujol, pero no pudo ser. Recuerdo que después del acto les hicieron una foto que al día siguiente salió en algún periódico. Todos mirando a cámara y sonriendo menos papá que miraba al techo con cara de póker. El pasado martes, el del nombramiento de Carles Puigdemont, me fijé que el pobre Pascual Maragall era el único que, despistado también, miraba al techo mientras todo el mundo seguía muy atento la ceremonia de investidura.

He hablado con Esteve que, como ya sabes, es un hombre ansioso, muy necesitado y hambriento de épica y de mujeres apasionadas y amorosas, pero no tiene ni lo uno ni lo otro. También ha venido Anna, que, a su manera, necesita las mismas cosas, sobre todo hombres apasionados;  me ha dado recuerdos para ti. Dice que su vida va fatal, que todo le sale mal, que es un desastre y que tiene que hacer un cambio total. Ahora, me ha explicado, se está dedicando 10 horas al día a intentar vender lo que tiene en casa. Venderlo todo, o casi todo. Las pinturas, las joyas, la plata, las colecciones, incluida aquella tan bonita de botellas de perfume de Art Decó, muebles, todo. Pero que no vende nada, que nadie le compra ni una triste acuarela. Me ha dicho también que su vida es todo un decorado. Yo le he dado ánimos, pero ya sabes que nunca he entendido esta expresión tan manida de: "quiero cambiar mi vida". Es que no sé a qué demonios se refieren. Le he preguntado cómo les había ido el viaje a Roma y si le había gustado, me ha dicho que sí, que mucho, pero que no pudieron disfrutarlo del todo porque su hija, que fue con ellos, de quince años, se aburría, se aburrió como una marmota, y claro, ella, la madre, la tuvo que acompañar a dar paseos por el centro comercial hasta que fueron a parar a una tienda H & M a comprar, como si estuvieran en plena Gran Vía madrileña.

Volviendo a casa, esta tarde, en la Ronda Sant Pau, a la altura de la plaza donde está el Milà y Fontanals, he visto gente persiguiendo a un ladrón que huía, y a un matrimonio paquistaní que paseando lo miraba y que me ha preguntado si lo habían atrapado. Era una pareja con un niño pequeño en brazos, ambos de mediana edad, muy humildes, con unas gabardinas anticuadas, viejas, deterioradas, era una imagen surgida de los años setenta o de más lejos, y he pensado en nuestros padres y en eso que decía el tío Eduardo de que todas las generaciones necesitan una guerra para hacer limpio, y me he puesto triste otra vez.

No hace frío, pero la humedad barcelonesa y los días de cielos grises provocan que el sistema solar necesite un nuevo planeta que según los cálculos que se han hecho debe tener un perihelio de doscientas UA y un afelio de casi mil !! Una barbaridad en el estado actual de nuestra tecnología para poderlo visitar. Mientras tanto yo no pienso hacer otra cosa que abrir Zel, mi tienda, a ver si vendo algo, escribir tonterías, dejar que mi yogur siga caducado y los canalones congelados, planchar los pantalones y la camisa de la nevera, contemplar la luna y ver como los servicios municipales podan los árboles de la calle, sólo los plátanos, que, pobrecitos, se han quedado tan desnudos como aquel rey del cuento, y como siempre lo hemos estado todos nosotros desde el día en que nuestra madre nos trajo al mundo.


Carrer Diputació

6 comentarios:

Miquel dijo...

.....y en eso que decía el tío Eduardo de que todas las generaciones necesitan una guerra para hacer limpio, y me he puesto triste otra vez....

Ostras, eso también lo he escuchado alguna vez...También me pone triste porque no hace falta limpiar, sólo si esta derecha rancia pusiera más dinero en educación, las clases de 25 alumnos y los refuerzos a quien le cuesta más y dos maestros por clase, nos comíamos al mundo en una generación
No se si la izquierda estaría por la labor, a veces pienso que les hacemos falta de la manera que somos...miedosos.

Un abrazo i bon día ¡¡¡

Enric H. March dijo...

L’humitat barcelonina i els dies de cels grisos provoquen un inquietant efecte túnel en què la percepció propera s'accentua, tant que ens arribem a percebre a nosaltres mateixos. Com dins d'un vestit espacial. O d'una nevera.

Marga dijo...

Este finde paseé por su ciudad y no pude evitar acordarme de usted, señor Peletero.

Y es cierto que el tiempo ha sido pelín traidor, no sabía que ponerme para acertar, pardiez.

Lamento no poder leerlo tanto como quisiera durante estas semanas pero el tiempo, el otro, me va a la contra y ando corre que te corre sin llegar, ays.

Ya vendrán tiempos más tranquilos, me digo.

Besos raudos!

El peletero dijo...

Mi tío Eduardo era un irónico y una extraordinaria persona, y lo que quería decir con esta frase tan tremenda es que la gente se acomoda y olvida muy fácilmente el valor de las cosas, las da por supuestas, el bienestar, la seguridad, la libertad, etc., y no es así en absoluto.

Un país que no tenga una educación pública de primerísimo nivel y de absoluta calidad no es país ni es nada. Y la izquierda es tan responsable como la derecha de la educación pública que tenemos aquí, todos son responsables.

Salut, Miquel.

El peletero dijo...

Sí, Enric, és una barreja entre l’efecte túnel que dius i el contrari, l’efecte “Panavisión”, la panoràmica total que et permet veure, fins i tot, el que tens al teu clatell i a sota la sola de les sabates, provocant una sensació d’ingravidesa com la que pateixen els astronautes i un mareig que ni la biodramina pot solucionar.

Però, en fi, tot sigui pel paisatge, és el que poc que ens quedarà durant el darrer minut.

El peletero dijo...

Pues me enfado con usted, querida Marga, pasa por Barcelona y no me dice nada, podíamos habernos visto, ¡caramba!

No le quepa duda, el tiempo, como el viento, a veces se nos pone en contra, rectifique un poco el velamen y verá como, poco a poco, el rumbo se va enderezando, y, no le quepa duda, vendrán tiempos mejores.

Un beso muy fuerte.