lunes, 1 de febrero de 2016

Bla, bla, bla...


Diari d’hivern (10)

Bla, bla, bla...

Farà cosa de vint anys, en un supermercat Caprabo, vaig sentir la conversa de les dues dones que tenia fent cua al meu darrera, esperant, tant elles com jo, el seu torn per pagar. Eren una tieta i la seva neboda.

La tieta li preguntava a la neboda com li anava la vida de recent casada, i la neboda li contestava a la tieta que molt bé, que estava molt contenta i feliç si no fos perquè ell treballava moltes hores, més hores que voltes donen les manetes d’un rellotge. La tieta li va respondre que estupendo. Deixa que treballi –li va dir–, no li posis entrebancs ni et queixis, que porti diners a casa, quants més millor, pensa que els diners són l’oli que fa funcionar la complicada maquinària dels matrimonis, quan manca tot són problemes i allò que ens pensàvem que era amor etern es difumina com el fum d’una cigarreta deixant només una mala olor impregnada a la roba que costa de marxar. Està clar que la tieta, a més de ser una dona experta en les coses de la vida també era tota una poetessa.

Abans d’ahir, l’Albert em comentava que al supermercat Dia hi havia una senyora de mitjana edat comprant amb el marit i parlant pel mòbil amb alguna amiga o germana i explicant-li el que havia conversat amb la seva filla:  “no te quejes hija que ya puedes dar gracias de tener un sueldo de mil cada uno. Y es lo que hay, todo el mundo igual, todos estamos igual. Claro, hasta ahora estaban muy relajados, pero es lo que yo le digo a mi hija y a mi yerno, os tenéis que organizar para que ella no caiga enferma, quiere abarcar mucho para ingresar más pero no hay más, hay que adaptarse a la nueva situación pero sin perder la salud, porque, le digo a él, ¿qué harás si ella se pone enferma...?”

La setmana passada una noia peruana que em va comprar un bitlleter em confessava que fa sis mesos que busca feina perquè al complir els quaranta cinc anys l’han acomiadat per massa gran. Treballava de recepcionista i de cara el públic, i els clients, li van dir a l’empresa, prefereixen que els atenguin persones més joves, i que quan s’ultrapassa certa edat es dona mala imatge. Un conegut de cinquanta i tants em deia ahir que vol obrir una auditoria de no sé què i que només es pensa envoltar de persones més joves de quaranta anys, màxim quaranta cinc, perquè fa poc que s'havia reunit amb col·legues de la seva edat per muntar aquesta auditoria i li va semblar que tots eren una colla de carcamals, i que així no es podia anar enlloc, i, afegia també, que estar envoltat de persones joves és molt convenient i refrescant perquè no tenen encara la sensació de fracàs, no els hi pengen les galtes ni tenen la mirada al·lucinada, sempre que, naturalment, siguin una miqueta madurs de cap, i que, malgrat les seves múltiples mancances i que solen ser uns ignorants de campionat, donen aire fresc i una altra visió de les coses. No vaig saber què dir-li perquè em temo que té raó i perquè mentre m'ho explicava veia pels vidres de l'aparador de la meva botiga com, a l'altra vorera del carrer, mig amagada entre dos cotxes aparcats, una senyora de mitjana edat i ben vestida , s'obria de cames i orinava per entre les faldilles, no és broma, tal qual.

Quan miro al cel ja no sé si busco el Sol, la Lluna o els propers bombarders que estan en camí, cada vegada més a prop per no deixar pedra sobre pedra.  A la mili ens deien que el millor lloc on refugiar-se en un bombardeig és en el sot que ha ocasionat una bomba anterior al caure i explotar, perquè la probabilitat que en torni a caure una altra en el mateix punt és baixíssima. Però l’altre dia llegeixo a La contra de la Vanguardia a l’Albert Satorra, sociòleg, explicar que portar una bomba a la maleta no augmenta pas la seguretat del meu avió, malgrat que l'estadística demostri que és menys probable que en hi hagi dos que només una.



Diario de invierno (10)

Bla, bla, bla...

Hará cosa de veinte años, en un supermercado Caprabo, oí la conversación de las dos mujeres que tenía haciendo cola detrás de mí, esperando, tanto ellas como yo, su turno para pagar. Eran una tía y su sobrina.

La tía le preguntaba a la sobrina cómo le iba la vida de recién casada, y la sobrina le contestaba a la tía que muy bien, que estaba muy contenta y feliz si no fuera porque él trabajaba muchas horas, más horas que vueltas dan las manecillas de un reloj. La tía le respondió que estupendo. Deja que trabaje -le dijo-, no le pongas inconvenientes ni te quejes, que lleve dinero a casa, cuanto más mejor, piensa que el dinero es el aceite que hace funcionar la complicada maquinaria de los matrimonios, cuando falta todo son problemas y lo que pensábamos que era amor eterno se difumina como el humo de un cigarrillo dejando sólo un mal olor impregnado en la ropa que cuesta de limpiar. Está claro que la tía, además de ser una mujer experta en las cosas de la vida también era toda una poetisa.

Antes de ayer, Albert me comentaba que en el supermercado Día había una señora de mediana edad comprando con el marido y hablando por el móvil con alguna amiga o hermana y explicándole lo que había conversado con su hija: “no te quejes hija que ya puedes dar gracias de tener un sueldo de mil cada uno. Y es lo que hay, todo el mundo igual, todos estamos igual. Claro, hasta ahora estaban muy relajados, pero es lo que yo le digo a mi hija y a mi yerno, os tenéis que organizar para que ella no caiga enferma, quiere abarcar mucho para ingresar más pero no hay más, hay que adaptarse a la nueva situación pero sin perder la salud, porque, le digo a él, ¿qué harás si ella se pone enferma...?”

La semana pasada una chica peruana que me compró un billetero me confesaba que hace seis meses que busca trabajo porque al cumplir los cuarenta y cinco años la han despedido por demasiado mayor. Trabajaba de recepcionista y de cara al público, y los clientes, le dijeron en la empresa, prefieren que los atiendan personas más jóvenes, y que cuando se sobrepasa cierta edad se da mala imagen. Un conocido de cincuenta y tantos me decía ayer que quiere abrir una auditoría de no sé qué y que sólo se piensa rodear de personas más jóvenes de cuarenta años, máximo cuarenta y cinco, porque hace poco que se había reunido con colegas de su edad para montar esa auditoría y le pareció que todos eran un grupo de carcamales, y que así no se podía ir a ninguna parte, y, añadía también, que estar rodeado de personas jóvenes es muy conveniente y refrescante porque no tienen todavía la sensación de fracaso, no les cuelgan las mejillas ni tienen la mirada alucinada, siempre y cuando, naturalmente, sean un poquito maduros de cabeza, y que, a pesar de sus múltiples carencias y que suelen ser unos ignorantes de tomo y lomo, dan aire fresco y otra visión de las cosas. No supe qué decirle porque me temo que tiene razón y porque mientras me lo contaba veía por los cristales del escaparate de mi tienda como, en la otra acera de la calle, medio escondida entre dos coches aparcados, una señora de mediana edad y bien vestida, se abría de piernas y orinaba a través de la falda, no es broma, tal cual.

Cuando miro al cielo ya no sé si busco el Sol, la Luna o los próximos bombarderos que están en camino, cada vez más cerca para no dejar piedra sobre piedra. En la mili nos decían que el mejor lugar donde refugiarse en un bombardeo es en el hoyo que ha ocasionado una bomba anterior al caer y explotar, porque la probabilidad de que vuelva a caer otra en el mismo punto es bajísima. Pero el otro día leo en La contra de la Vanguardia a Albert Satorra, sociólogo, explicar que llevar una bomba en mi maleta no aumentará la seguridad de mi avión, pese a que la estadística demuestre que es menos probable que haya dos que sólo una.


6 comentarios:

Miquel dijo...

Ortega nos decía que nosotros eramos nosotros y nuestras circunstancias...Vaya uno a saber..Lo digo por lo de la bomba
un saludo

Enric H. March dijo...

Com de difícil se'm fa parlar d'aquestes coses perquè els meus arguments serien políticament incorrectes. Deixant de banda la crueltat empresarial i econòmica, i la injustícia, el nostre món és un esbós de les nostres espectatives. Entre tots estem contribuint al desastre. Ho deixo aquí.

Marga dijo...

Jajaja me ha hecho gracia lo que cuenta Satorra...

Desde bien chica siempre he elegido quedarme con la voz de la experiencia aunque sonara cascada y algo amarga. Eso sí, no me gusta perder de vista a los que llegan por detrás pero a medida que entre ellos y yo aumenta el trecho es cierto que me parecen más inútiles mis esfuerzos por hacerme entender. Y mucho más complicado. Pero es como lo de los libros que me aburren o no, no pierdo mucho el tiempo con estos últimos. Es posible que en la página 300 encuentre algo que merezca la pena pero elijo no llegar a ella. Pues igual con los jovenzuelos, me abuuuurren soberanamente y ese es un pecado que no perdono. No todos, es verdad, pero casi.

Qué conversaciones se escuchan, verdad? es uno de mis vicios. No por cotillear, es por pura perplejidad y me encanta. Y lo que me río (por no llorar a veces, eso también).

Besote cháchara.

El peletero dijo...

La bomba somos nosotros, Miquel, el agujero donde ella cae es la circunstancia.

El peletero dijo...

Crec, Enric, que els teus arguments serien políticament correctes, certs, justos i carregats de raó, tot i que una mica impertinents, però no crec que això t’importés gaire, veritat?

Jo tinc una botiga i sóc el seu únic dependent. Les vendes m’han baixat per diverses raons; una d’elles és l’edat del dependent, no en tinc cap dubte. El que succeeix és que el meu cap sóc jo mateix i em sap greu acomiadar-me, em fa llàstima. Si tingués que posar a un dependent o dependenta creus que triaria a una persona de la meva edat?, pots estar ben segur que no, la buscaria jove, simpàtica i guapa.

El peletero dijo...

Le decía a Enric que yo soy el único dependiente de mi tienda y que las ventas me han bajado por diversas razones, una de ellas es la edad del dependiente, no tengo ninguna duda. En mi caso, sin embargo, tengo la suerte de ser mi propio jefe y me sabe mal despedirme, me da lástima hacerlo. También le digo a Enric que si tuviera que poner a un dependiente o dependienta ¿cree usted que elegiría a una persona de mi edad?, puede estar segura que no, la buscaría joven, simpática y guapa.

Yo siempre paro la oreja, me gusta escuchar lo que dice la gente, siempre se aprende algo, al menos da tema para escribir un post. Con los libros hago lo que usted, no les tengo ya ningún respeto, en el buen sentido de la expresión, si no me interesan, más que aburrir, los dejo de lado y a otra cosa mariposa.

Los jóvenes son jóvenes y la cosa es esa distancia que se abre como un abismo entre ellos y nosotros, y no digo más para no enrollarme.

Besos parlanchines